Cadena de abastecimiento en la India y Sudeste Asiático

diciembre 13, 2017 - Por Tom Chapman
2599 0

Tierra de oportunidad y desafíos

La región ofrece un clima de la cadena de abastecimiento prometedor, pero complejo para las empresas interesadas en expandirse a nivel internacional.

India y países del sudeste asiático como Tailandia, Singapur, Malasia, Indonesia y Taiwán representan una región vibrante y tentadora para muchas empresas que buscan expandirse y construir sus bases de clientes globales.

A su vez, estas naciones están recibiendo con agrado el interés del exterior, dedican recursos al desarrollo de redes de la cadena de abastecimiento que puedan sostener la industria y fomentar un rápido crecimiento.

El gobierno estable, la sólida infraestructura y los esfuerzos políticos ambiciosos de India -el gobierno se ha enfocado en aumentar el PIB en un 8 por ciento año tras año- indican que el país tiene “un futuro muy brillante para la cadena de abastecimiento”, comenta Arun Sharma, gerente de reenvío global para el proveedor de logística tercero C.H. Robinson.

“Hoy, la economía de India tiene un impulso, energía y optimismo visibles”. India ha logrado un rápido crecimiento en el sector de servicios, incluidas las proyecciones de que la logística en el país superará los $2 mil millones de dólares en 2019. “Este crecimiento subraya que India es una tierra de oportunidades para las empresas orientadas a la logística”, comenta Ravikant Parvataneni, CEO de Crimson & Co. India, una empresa que ayuda a las compañías a establecer infraestructura de almacenamiento y cadenas de abastecimiento.

La promesa del sudeste asiático

En el sudeste asiático colectivamente, las perspectivas económicas también parecen prometedoras, con un crecimiento económico estimado del 4.7 por ciento en 2017 y 4.8 por ciento en 2018 para la región, de acuerdo con la Comisión Social para Asia y el Pacífico de las Naciones Unidas.

“La próxima década debería ser emocionante para el sudeste asiático, ya que muchas industrias se han enfocado en este mercado emergente”, observa Tony Tan, director de reenvío global de C.H. Robinson para el sudeste asiático.

“Como una de las regiones de más rápido crecimiento, y gracias a su gran base de clientes y al ingreso creciente de la clase media, el sudeste de Asia tiene el potencial de convertirse en una región de proveedores importante, así como en un mercado para las economías globales”.

La diversidad de la región ofrece oportunidades únicas y desafíos complejos. “Los distintos niveles de madurez del desarrollo implican que las empresas deben calibrar diferentes estrategias de la cadena de abastecimiento para navegar de manera óptima por los estándares y la calidad prevalecientes en los mercados individuales”, señala Norman Mummery, vicepresidente senior de logística y administración de la cadena de abastecimiento para Asia Pacífico, de DB Schenker, un proveedor de logística con sede en Alemania.

“El comercio en la región requiere un acto de equilibrio delicado, no solo para responder al mercado rápidamente sino también para mantener la destreza operativa con el fin de satisfacer las necesidades normativas de cada parte interesada de la cadena de abastecimiento”. La inversión en infraestructura en India y en los países al sudeste de la misma ha sido sólida en los últimos años. Pero seguir construyendo con base en el crecimiento reciente será un componente crítico de estos países al darse cuenta de su potencial.

Sharma considera los desarrollos de infraestructura importantes en India como un signo alentador. En los últimos cinco años, el país ha desarrollado infraestructura vial y ha construido aeropuertos y puertos marítimos internacionales de talla mundial.

Además, India ha demostrado un compromiso continuo para expandirse en esta área, incluida una meta de casi $377 mil millones de dólares destinada a desarrollos de infraestructura en los próximos tres años. “El gobierno hará todo lo posible por proporcionar la infraestructura necesaria para las empresas que quieran hacer negocios en el país”, señala Sharma.

Parvataneni aplaude el compromiso con las mejoras, pero observa que los cambios aún “no están al ritmo que todos hubiéramos querido”. De hecho, el mayor desafío para el crecimiento en India sigue siendo “la mala calidad de la infraestructura general de la cadena de abastecimiento”, agrega.

En consecuencia, los expedidores que comercian con India deben tener una comprensión sólida de las redes de transporte regionales. Las rutas principales son confiables, “pero llegar a las ciudades de Nivel 2 y Nivel 3, y a las ciudades más allá del tramo de las zonas metropolitanas, es una tarea onerosa”, advierte Parvataneni. “Tener una buena conectividad regional es vital para llegar al cliente final”.

Cerrar la brecha

De hecho, en todo el sudeste asiático la discrepancia entre lo urbano y lo esa brecha es esencial. “La tecnología y la automatización en las grandes ciudades, desarrolladas y densas, debe poder integrarse ampliamente con el interior cada vez más complejo”, señala Mummery.

La infraestructura en el sudeste asiático puede variar en gran medida entre los países, pero el énfasis general de la región está en “desarrollar carreteras, puertos y aeropuertos como una prioridad, lo cual mejora la capacidad y el acceso para apoyar el crecimiento”, observa Tan.

Por ejemplo, Indonesia aumentó su presupuesto nacional para gastos de infraestructura en casi un 100 por ciento durante 2016. “Y se espera que sus inversiones en infraestructura sigan aumentando en el futuro”, agrega Tan.

Para todos los países del sudeste asiático, “es importante comprender que los planes de transporte que funcionan en papel no siempre funcionan en la vida real”, prosigue Tan. “Pueden surgir desafíos frecuentes relacionados con sucesos naturales.

Por ejemplo, la bajamar puede afectar el acceso a los países que dependen de los puertos fluviales”. En general, en la región, “mientras los modos habituales de infraestructura aérea y marítima se desarrollan adecuadamente y de manera constante, queda un mayor espacio para el desarrollo en los sectores ferroviario y carretero, principalmente en los países limítrofes”, dice Mummery.

En India, una fuerza laboral altamente capacitada proporciona un impulso al sector logístico y ofrece una capacidad crítica para ayudar a respaldar el crecimiento.

“El país tiene un enorme capital de recursos humanos: personas con grandes conocimientos y habilidades”, asegura Sharma. En el otro extremo del espectro, un obstáculo para los esfuerzos de Indonesia por mejorar su entorno de la cadena de abastecimiento y permitir el crecimiento es la falta de trabajadores calificados en el campo de la logística, según un estudio realizado por la Universidad RMIT de Australia con socios de Indonesia.

“Una gran brecha” en el suministro de trabajadores de logística calificados representa “un impedimento importante para el intento de la nación de levantar su desempeño logístico nacional”, señala el informe. Mientras que el sudeste asiático tiene “trabajadores con niveles divergentes de habilidades y productividad, es un problema alinear las expectativas corporativas y las prácticas comerciales globales con las expectativas de los empleados locales”, dice Tan.

La facilidad de hacer negocios

Un suceso potencialmente trascendental en la comunidad logística de India ocurrió el 1 de julio de 2017 con la implementación del impuesto a los bienes y servicios (GST), un impuesto único y común para todos los servicios de toda India.

El impuesto reemplaza lo que Parvataneni describe como una “plétora de diferentes impuestos indirectos determinados a nivel local”. El GST “cambia las reglas del juego y esencialmente unirá a India en un mercado común”, explica.

El nuevo impuesto facilitará a los transportistas ubicar sus almacenes en cualquier parte de India sin preocuparse por tener dificultades con los diferentes impuestos que varían entre las localidades. Establecer el GST también simplificará el movimiento de bienes y productos entre estados. “El GST representa una gran oportunidad para las empresas que desean expandir sus negocios a mercados nuevos”, señala Sharma.

El GST se combina con la iniciativa Hecho en India, que se lanzó en 2014 para impulsar la fabricación en el país facilitando las inversiones, fomentando la innovación y mejorando el desarrollo de habilidades. La iniciativa ha ayudado a generar un crecimiento de más del 46 por ciento en inversión extranjera directa en el país desde su inicio.

Si bien India ha dado pasos importantes para acrecentar la facilidad de hacer negocios, el sudeste asiático enfrenta desafíos en esa área. Singapur, y en menor medida Malasia, son excepciones, pero en otros países, las compañías deben enfrentar “diferentes políticas y procedimientos para licencias de inversión, formalidades aduaneras, impuestos y zonas de libre comercio”, comenta Tan.

En ese entorno, es necesario prestar atención a los detalles de los trámites legales. “Los expedidores deben tener su código de importación/ exportación y todos los documentos y licencias requeridos, así como las declaraciones electrónicas siempre que sea posible, antes de que comiencen a hacer envíos”, aconseja Tan.

Los 1,200 millones de consumidores de India y el cambio en todo el país hacia más compras en línea convierten al país en una ubicación cada vez más popular para el comercio electrónico. El aumento en los volúmenes de comercio electrónico y la incorporación de nuevos aeropuertos también han hecho que las tarifas de flete sean más competitivas. India permanece en “una etapa incipiente”, dice Parvataneni, particularmente en la región junto a China, pero su demografía relativamente joven “representa una gran oportunidad con mucho potencial de crecimiento”.

El crecimiento del comercio electrónico en el sudeste de Asia el comercio multicanal en tiendas y mercados va ganando popularidad. La construcción del aeropuerto ha aumentado la frecuencia de los vuelos directos, y los repartidores en motocicleta han contribuido a la capacidad de entregas de última milla en las principales zonas metropolitanas.

Las industrias aeroespacial, de defensa y ferroviaria están teniendo un éxito particular en India. La venta al por menor encabeza la lista en el sudeste asiático, seguida por las industrias de bienes raíces, finanzas, tecnología y de mano de obra intensiva.

“Las marcas con ideas innovadoras y características dinámicas siempre son una buena opción en los países que cuentan con una gran mayoría de jóvenes con ingresos disponibles”, señala Tan. “Ese es el caso tanto de India como del sudeste asiático”.

Historias de éxito

Para las empresas que buscan aumentar su presencia en India y el sudeste asiático, una serie de estudios de casos puede servir como guía. Walmart, por ejemplo, se asoció con Bharti, un conglomerado indio, para moverse con destreza en el sector minorista indio. Y los esfuerzos de Abercrombie & Fitch, Gucci, Tommy Hilfiger y Dolce & Gabbana para vincularse con DLF, un desarrollador inmobiliario comercial, para organizar las cadenas de tiendas minoristas en toda India es “una gran historia de éxito”, agrega Sharma.

En el sudeste asiático, Tan destaca empresas como AEON, el minorista con sede en Japón que ha desarrollado una gran presencia en Malasia; Uber, la empresa de redes de transporte con sede en Estados Unidos que se ha expandido hacia el sudeste asiático, y Grab, la empresa de servicios compartidos y de logística con base en Singapur que ha crecido en toda la región, gracias a su éxito en abrirse camino en el mercado.

Encontrar socios con recursos de conocimiento local, en la zona

Para los expedidores que consideran el comercio con India y el sudeste de Asia, comprender los matices culturales de cada país es esencial para lograr incursiones exitosas. “Las relaciones y el idioma nativo son fundamentales para trabajar con proveedores y transportistas locales”, señala Tony Tan, director de reenvío global del proveedor de logística tercero C.H. Robinson SE Asia.

“Para operar una cadena de abastecimiento exitosa, los transportistas deben comprender los antecedentes culturales y la práctica. Esto es especialmente cierto en países donde la seguridad jurídica no es tan alta como lo es en los países desarrollados.

“En lugar de confiar completamente en los contratos firmados, los expedidores deben comprender y verificar las capacidades de sus socios locales”, agrega. Afortunadamente, varios proveedores de logística global y consultores de la cadena de abastecimiento han establecido una presencia importante en la región, ofreciendo conocimiento local crítico.

Por ejemplo, C.H. Robinson tiene 420 expertos en la cadena de abastecimiento en India y siete oficinas en otros países del sudeste asiático, mientras expande su huella constantemente.

DB Schenker mantiene operaciones extensas en la región, con raíces profundas y una presencia creciente, como su reciente anuncio de planes para un centro logístico en el Puerto de Tanjung Pelepas en Malasia. En algunos casos, las alianzas con empresas ya establecidas en la región han sido clave.

Por ejemplo, la expansión de DHL Supply Chain en India ha sido efectiva debido a la compra de Bluedart, una empresa de alto rendimiento en el mercado logístico de India, que ha mostrado “cómo una compañía global puede vincularse con una compañía local para ampliar su alcance”, comenta Ravikant Parvataneni, CEO de Crimson & Co. India.

“Bluedart sigue manejando las operaciones indias de forma eficiente, de una manera que está bien integrada en las operaciones globales de DHL”, agrega Parvataneni. La apertura de la región al comercio y el “paisaje agnóstico” para el comercio electrónico pueden hacer creer a las empresas que “la cultura del mercado finalmente incorporará rasgos universales de hacer negocios”, sostiene Norman Mummery, vicepresidente senior de logística y administración de la cadena de abastecimiento de Asia-Pacífico para DB Schenker.

“Si bien eso puede ser cierto con los sistemas y procesos tácticos en las transacciones, entender las distintas formas de hacer negocios en los mercados de Asia-Pacífico puede determinar el éxito de cómo la cadena de abastecimiento se ajusta a los hábitos del consumidor final para su cumplimiento”, agrega Mummery.

“Estos son rasgos adquiridos innatamente que vienen con proveedores de servicios que tienen experiencias ricas y duraderas en los mercados a los que sirven”. En última instancia, plantea Arun Sharma, gerente de reenvío global de C.H. Robinson, es crucial ser calculador, selectivo y adaptable para hacer una incursión en la región.

La impaciencia, imperiosidad o inflexibilidad pueden causar problemas. “Es importante comprender las capacidades locales para que una empresa tenga una cadena de abastecimiento exitosa”.

Tags

PARTICIPA CON NOSOTROS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *