Centros de distribución en E-volución

junio 17, 2019 - Por Inbound Logistics Latam
157 0

Centros de distribución en E-volución

POR Karen Kroll

Los centros de distribución actuales ofrecen mucho más que almacenamiento a corto plazo y distribución sin almacenamiento. Al ubicarse más cerca de las zonas urbanas, aprovechar la tecnología y agregar comodidades para atraer trabajadores calificados, los CD se están transformando para satisfacer las demandas de comercio electrónico y las expectativas de entrega rápida.

A medida que las empresas se esfuerzan por satisfacer las expectativas de los clientes para tiempos de entrega cada vez más rápidos, muchos se enfocan en mejorar y ampliar sus centros de distribución (CD). “Veo que los centros de distribución están asumiendo un papel más crítico”, comenta Tracie Longpre, vicepresidenta de la cadena de abastecimiento de Applied Industrial Technologies, una distribuidora de suministros, herramientas y equipos industriales de MRO (mantenimiento, reparación y operaciones) en Cleveland. “Los consumidores industriales han sido condicionados a querer solo lo que necesitan, justo cuando lo necesitan”.
Para satsfacer esta expectativa, los productos deben colocarse más cerca del cliente. “Applied Industrial continúa expandiendo el abanico de productos en sus centros de distribución y procesando productos a través de los centros de distribución más rápidamente”, señala Longpre. Eso incluye entregas diarias durante la noche desde los CD a los centros de servicio locales.
Las compañías con centros de distribución que pueden mover una mayor gama de productos de manera rápida y rentable “pueden crear una ventaja competitiva”, advierte Mike Marks, socio gerente de Indian River Consulting Group. “Pueden obtener más ganancias al mismo precio de venta”.
Sin embargo, no es fácil modernizar un centro de distribución. El inventario no solo debe moverse más rápidamente, sino en grandes volúmenes de pedidos pequeños, menos pallets y más unidades, lo que aumenta la complejidad. Incluso hace cinco o diez años, los centros de distribución podrían albergar varios miles de SKU. Hoy, muchos albergan decenas de miles.
“Existe una presión sobre las operaciones de CD para seleccionar, procesar, surtir y enviar pedidos rápidamente, incluso a medida que la cantidad de pedidos ha aumentado”, observa Chris Merta, gerente de productos de The Raymond Corporation, un proveedor de soluciones de almacén.
Una forma de lograr estos objetivos es ubicar más productos en centros de distribución que estén cerca o en áreas urbanas. Esto tiene el beneficio adicional de proporcionar acceso a un mayor número de empleados potenciales de CD.
Esa solución se enfrenta a otro desafío: la falta de terrenos disponibles en muchas áreas metropolitanas. Para abordar este desafío, algunas compañías están desarrollando centros de distribución de varios pisos, en lugar de extenderse, comenta Bob Silverman, vicepresidente ejecutivo de soluciones logísticas y de la cadena de abastecimiento de JLL, una compañía de gestión de inversiones especializada en bienes raíces.
En 2017, el propietario del almacén Prologis comenzó la construcción de un centro de despacho/distribución de tres pisos cerca de Seattle, el primero en su tipo en Estados Unidos. Los camiones pueden acceder tanto al primer como al segundo nivel, que están dedicados al despacho. El tercer nivel es para la manufactura ligera y el trabajo de laboratorio, entre otras funciones.
Estos tipos de instalaciones constituyen un pequeño porcentaje de los CD en Estados Unidos, pero su número va en aumento, en particular en áreas metropolitanas, como San Francisco y Nueva York, que están rodeadas de agua. “Las compañías que no pueden encontrar una ubicación en la ciudad cierran en 90 minutos”, agrega Silverman.
Además de las áreas metropolitanas, se están abriendo algunos centros de distribución cerca de centros de transporte, como en la intersección de varias autopistas interestatales, comenta John Rosenberger, director de Telemática Global para Raymond. Cita el área alrededor de Pittston, Pennsylvania, que alberga numerosos centros de distribución. Las áreas metropolitanas más cercanas son Wilkes-Barre y Scranton, con una población combinada de aproximadamente 120,000 habitantes. Sin embargo, varias carreteras principales atraviesan Pittston, incluidas las Rutas 81, 476, 84 y 380.
Otro cambio que afecta tanto al tamaño como a la ubicación de un CD es el creciente número de trabajadores necesarios para manejar la recolección a nivel de artículo. “Un centro de distribución para el despacho de comercio electrónico puede requerir entre tres y diez veces más personas en un CD que mueve pallets u otras cantidades a granel”, comenta Rich Thompson, director internacional de la cadena de abastecimiento y soluciones logísticas de JLL. Eso se traduce en estacionamientos más grandes, salas de descanso y otras comodidades para los trabajadores.
Muchos minoristas también están considerando la posibilidad de reutilizar el espacio en algunas tiendas como centro de distribución o centro de despacho en línea. Al hacerlo, pueden abordar los desafíos inherentes a la entrega de última milla, ya que algunos pedidos de los centros de distribución se despacharían en sus tiendas. Al final, es probable que la mayoría de los minoristas conviertan solo una parte de sus tiendas y mantengan un establecimiento físico.

Tecnología del CD

Para mejorar la productividad dentro de sus centros de distribución, Applied se ha centrado en desarrollar una cultura lean, así como oportunidades tecnológicas que tengan sentido financiero. Esto incluye sistemas de adminsitración de almacenes con capacidades avanzadas de gestión de datos, trazabilidad logística y análisis. Applied también está investigando sistemas de almacenamiento y recuperación automatizados más progresivos y capacidades de clasificación, junto con oportunidades para digitalizar la cadena de abastecimiento.
“Los beneficios de tener visibilidad de toda la red en tiempo real son sustanciales”, observa Longpre. “La visibilidad ayuda a reducir los plazos de entrega significativamente y optimiza la gestión de carga e inventario”.
Ryder System, Inc., una compañía de soluciones de la cadena de abastecimiento, está combinando robótica, drones, sensores y dispositivos portátiles en tres de sus centros de despacho. “El objetivo es operar de manera más productiva y efectiva”, comenta Alec Hicks, director del grupo de diseño de soluciones.
Por ejemplo, los drones pueden completar el conteo cíclico de una instalación completa en tres horas, en lugar de los dos días habituales, según Ryder. Y el uso de gafas inteligentes que proyectan indicaciones para el despacho de pedidos dentro del campo de visión del usuario reduce de cinco a siete segundos el tiempo requerido para escanear cada artículo del inventario.
El uso de la tecnología de “mercancías a las personas” -pequeños robots móviles que llevan contenedores o productos a los recolectores-, está creciendo en muchos centros de distribución. ¿La razón? Los trabajadores que escogen pedidos invierten del 70 al 80 por ciento de su tiempo desplazándose y solo del 20 al 30 por ciento en la recolección. “La tecnología de mercancías a las personas busca reducir en gran medida o incluso eliminar las distancias que los trabajadores recorren”, expone Silverman. El resultado puede triplicar la productividad. Aunque parte de esta tecnología existe desde hace un tiempo, ha avanzado incluso cuando sus costos han bajado.
Inther Group también utiliza la tecnología de mercancías a las personas. Los contenedores que contienen los SKU necesarios para completar diferentes pedidos llegan automáticamente a la estación de trabajo donde el surtido del pedido se completa. La estación de trabajo indica al operador qué seleccionar y dónde colocarlo, lo que mejora la precisión. Los contenedores terminados se mueven en forma automática para que el trabajador pueda comenzar la siguiente tarea.
Actualmente, la tecnología de mercancías a las personas representa aproximadamente el 95 por ciento del mercado de “mercancías a”, comenta Paul Hermsen, director de Inther Group. A medida que más CD y almacenes utilicen robots como recolectores, y conforme los robots recolectores se vuelvan más capaces, la proporción cambiará.
Un obstáculo actual para un mayor uso de robots como recolectores son las variaciones en los productos que se escogen. En la actualidad, los robots normalmente pueden manipular cajas de cartón rectangulares que pesan menos de un kilogramo (alrededor de 2.2 libras). Los productos que son más pesados, de formas extrañas o recubiertos de plástico son más desafiantes.
Incluso las soluciones de tecnología de CD existentes ofrecen más capacidades. Por ejemplo, los centros de distribución pueden aprovechar los sistemas de administración de almacenes (WMS) actuales para tomar mejores decisiones sobre la cantidad de inventario que se asignará a varios canales de ventas, señala Jeff Clark, vicepresidente ejecutivo de ODW Logistics.
Supongamos que un pallet de calcetines debe dividirse entre el surtido del comercio electrónico y el reabastecimiento minorista. Las capacidades avanzadas de WMS pueden asignar el inventario de manera eficiente entre los canales para satisfacer la demanda con mayor precisión.
En los últimos 10 años, los constructores de cajas o las máquinas que convierten el material de empaque en cajas de una manera más eficiente que los seres humanos mejoran su rendimiento y precisión, incluso cuando el costo de instalación ha disminuido. “Eso hace que el rendimiento sobre la inversión sea mucho más atractivo y aceptable para las compañías que buscan reducir los requisitos de mano de obra”, agrega Clark.
Otros equipos tradicionales de CD, como las carretillas elevadoras, pueden equiparse con tecnología guiada por visión para automatizar algunas tareas. Por ejemplo, The Raymond Corporation integra la tecnología guiada por visión en sus carretillas elevadoras automáticas. La carretilla aprende la operación que realizará, como mover un pallet de mercancías de un lugar a otro, y luego reemplaza los vehículos tripulados para algunas tareas, dejando que los empleados se encarguen de los trabajos más complicados. “La tecnología optimiza tanto la mano de obra como los activos para que sean más eficiente”, observa Merta.
A medida que crece la cantidad de personas que se requieren en los centros de distribución, mientras el desempleo se mantiene en niveles récord, es más difícil para los gerentes de los CD encontrar trabajadores. “Encontrar mano de obra es el mayor reto actual”, señala Thompson. Una solución es proporcionar un ambiente más acogedor. “Todos quieren trabajar en un lugar agradable”, agrega. Sin embargo, muchos centros de distribución han sido poco más que establecimientos con pocas comodidades.
Eso está cambiando. Thompson realizó recientemente una gira por un centro de distribución en Japón que se jactaba de su “diseño centrado en el ser humano”. Tenía un centro de cuidado infantil en el lugar y un muro de escalada en roca, así como áreas para comer que rivalizan con algunos restaurantes. “Veremos más de esto en Estados Unidos”, predice.
Al igual que AirBnB y Uber modificaron las industrias de la hostelería y el alquiler de automóviles, las empresas de almacenes bajo pedido pretenden hacer lo mismo con los centros de distribución y almacenes. “Los almacenes bajo pedido no tienen espacio propio, pero combinan empresas que buscan espacio con aquellas que tienen acceso”, aclara Thompson.
“Nuestro objetivo es brindar flexibilidad a las cadenas de abastecimiento”, explica Dave Galgon, director de desarrollo de redes de Flexe, una empresa de almacenes bajo pedido que ofrece acceso a más de 1,000 almacenes en América del Norte.
Algunos minoristas usan Flexe para añadir capacidad cuando la situación lo amerita. Ace Hardware, por ejemplo, usó Flexe para almacenar generadores, ventiladores de caja y otros artículos más grandes que se necesitan durante emergencias climáticas en Florida, Georgia y Texas. Con esta capacidad, Ace pudo trasladar los envíos de estos productos a las áreas afectadas por el huracán Florence en un plazo de 24 horas, un sábado. “Permitimos que las empresas posicionen los productos más cerca del mercado y brinden un mejor servicio”, señala Galgon.

¿Los centros de distribución reemplazarán a los almacenes?

Si bien los CD desempeñan un papel más importante dentro de muchas cadenas de abastecimiento, es poco probable que eliminen la necesidad de almacenes. Algunos productos requieren almacenamiento a largo plazo, tal vez porque las materias primas están disponibles solo en momentos específicos, o los fabricantes necesitan producir en grandes cantidades para capturar economías de escala.
Asimismo, las ventanas de entrega cada vez más reducidas significan que los centros de distribución y las nuevas tecnologías implementadas en ellos continuarán desempeñando un papel cada vez más importante en muchas cadenas de abastecimiento. Más centros de distribución usarán inteligencia artificial (IA) para predecir mejor la demanda y, por lo tanto, reducir los costos de inventario. “Si se tiene buena información sobre la demanda, no se necesita mucho inventario”, asegura Marks.
Por ejemplo, las herramientas de AI pueden examinar el tiempo transcurrido desde el pedido (TSO) para determinar tendencias en la colocación de pedidos, y luego usar esto para ajustar los niveles de inventario.
Una cosa que no cambiará es la capacidad de los CD para acelerar el despacho de los pedidos y entregar los productos rápidamente. 


 

Tags

PARTICIPA CON NOSOTROS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *