Educación en la cadena de abastecimiento

abril 16, 2017 - Por Merrill Douglas
4123 0

Las 6 competencias esenciales para posicionarse en la cadena de suministro y hacer carrera de logística.

Ya sea que usted asista a la escuela de negocios, la escuela de ingeniería o la escuela de la vida, hay más de una trayectoria educativa hacia una carrera como profesional de la cadena de abastecimiento.

Sea cual fuere la ruta que usted elija, necesitará desarrollar ciertos conocimientos y habilidades fundamentales a lo largo del camino. Las opiniones varían en cuanto a cuáles son las competencias más importantes y, desde luego, la lista también depende del tipo de rol de la cadena de abastecimiento que usted planea asumir.

Pero después de hablar con los líderes de algunos programas universitarios y con ejecutivos corporativos, hemos compilado una lista de seis áreas esenciales en las que los graduados que emprenden carreras en la cadena de abastecimiento necesitan sobresalir.

1. Principios básicos

Obviamente, usted tiene que comenzar con los conceptos básicos. “Queremos que los candidatos tengan una comprensión básica de la cadena de abastecimiento”, comenta Kathryn Mullen, directora senior de gestión de talento de Americold, empresa estadounidense de servicios 3PL, con sede en Atlanta.

Cuando Americold elige a los aspirantes a sus programas de pasantía y puestos para recién egresados, un criterio es haber tomado cursos que enseñan procesos de la cadena de abastecimiento. La comprensión de los procesos logísticos es también una competencia importante para los candidatos que solicitan trabajar con el 3PL Dachser en Estados Unidos.

“Estos procesos incluyen las complejidades del transporte -en nuestro caso, del transporte internacional- a través del flete aéreo y marítimo”, observa Frank Guenzerodt, presidente y CEO de la compañía con sede en Atlanta.

“También incluyen almacenaje, logística por contrato y gestión de inventario”. Para dar a los estudiantes esos fundamentos, algunos programas adoptan un enfoque amplio de extremo a extremo. La Universidad Estatal de Pensilvania ofrece uno de estos programas.

“Hoy en día nuestros estudiantes ven todo, desde la planificación y la previsión hasta la entrega en el punto de la demanda final”, comenta Robert Novack, profesor adjunto de la Cadena de Abastecimiento y Sistemas de Información del Smeal College Business de la Universidad de Estado de Pensilvania, en State College, Pensilvania.

Los estudiantes del programa de la cadena de abastecimiento de la Universidad de Tennessee participan en ejercicios de simulación que requieren resolver problemas en un equipo multifuncional.

Su plan de estudios se basa en el modelo de Referencia de Operaciones de la Cadena de Suministro (SCOR) de APICS, que abarca seis procesos básicos: Planificación, Abastecimiento, Manufactura, Distribución, Devolución e Integración.

La Universidad Estatal de Pensilvania ofrece una licenciatura en administración de la cadena de abastecimiento, además de una maestría en administración empresas (MBA) y un doctorado con especializaciones en esa disciplina. La Universidad de Tennessee (UT), Knoxville, también utiliza el modelo SCOR para definir las áreas de contenido cubiertas en sus programas de administración de la cadena de abastecimiento.

Estos programas incluyen una licenciatura en negocios con una carrera en la cadena de abastecimiento y una MBA con una especialización en la cadena de abastecimiento. “Tomamos un enfoque aplicado, de extremo a extremo”, señala Chad Autry, William J. Taylor, Profesor de Gestión de la Cadena de abastecimiento y director del programa de Marketing y Administración de la cadena de abastecimiento.

La UT también enseña cómo los componentes de la cadena de abastecimiento trabajan juntos como un todo integrado. Por supuesto, es importante profundizar en las disciplinas individuales. “Pero luego, en cada curso, recalcamos cómo sus decisiones influyen en otras funcionalidades de la cadena de abastecimiento”, agrega Autry.

Como profesional, aun cuando usted podría concentrarse en el recorte de los costos de logística o en la eliminación de daños, en última instancia, debe considerar cómo sus iniciativas afectan el balance general y la declaración de ingresos de su empresa, añade.

Para enseñar a los estudiantes ese enfoque holístico, la UT utiliza simulaciones físicas y digitales, entre otras tácticas. “Al comienzo del programa, ponemos a los estudiantes en un ambiente en el que tienen que fabricar un producto usando Legos, canicas o fichas de póquer”, explica Autry.

Los estudiantes descubren que, si cada grupo en el ejercicio perfecciona solo las funciones de su propio silo, dificulta al sistema general. Más tarde, los estudiantes abordan simulaciones más desafiantes.

“Esto les permite averiguar cómo suboptimizar las funciones con el fin de optimizar el conjunto”, agrega. En la Escuela de Negocios W.P. Carey de la Universidad Estatal de Arizona, los estudiantes en varios programas de la cadena de abastecimiento y logística obtienen una visión general de la industria en un curso introductorio, seguido por cursos sobre operaciones, logística y adquisiciones.

“Luego tenemos una clase final para integrar todo eso”, comenta John Fowler, profesor Motorola de Negocios Internacionales y ex presidente del Departamento de Administración de la Cadena de Suministro en la Universidad Estatal de Arizona, ubicada en Tempe, Arizona. La Universidad Estatal de Arizona ofrece una Licenciatura en Administración de la Cadena de Suministro, una Licenciatura en Gestión Logística Internacional, una Maestría en Logística Internacional, una especialidad opcional en la cadena de abastecimiento dentro de su programa de MBA de tiempo completo y un Doctorado en Administración de la Cadena de Suministro.

2. Herramientas y metodologías

Al igual que sus homólogos de la escuela de negocios, los estudiantes en los programas de la cadena de abastecimiento de las escuelas de ingeniería aprenden a combinar todos los componentes de una cadena de abastecimiento en un todo funcional.

Los programas de ingeniería hacen especial hincapié en dominar las herramientas necesarias para producir ese resultado. “La principal competencia que ofrecemos es cómo modelar los sistemas de la cadena de abastecimiento”, observa James Noble, profesor del Departamento de Ingeniería de Sistemas de Fabricación Industrial de la Universidad de Missouri.

Su departamento ofrece una licenciatura con una especialidad en logística. El programa de Missouri incluye cuatro cursos que enseñan a usar herramientas de modelado: optimización lineal, modelado estocástico, simulación y análisis de datos. Como parte de su curso final, los estudiantes de ingeniería industrial utilizan esas herramientas para llevar a cabo proyectos reales para las empresas.

Aproximadamente la mitad de los estudiantes trabajan en proyectos relacionados con la cadena de abastecimiento. Si bien la maestría de un año en Administración de la Cadena de Abastecimiento de la Universidad de Michigan es parte de la Escuela de Negocios Ross, aborda la cadena de abastecimiento desde la perspectiva de la gestión y la ingeniería.

El 3PL internacional Dachser busca candidatos con fuertes perspectivas internacionales.

“Hay una gran cantidad de análisis involucrada en la solución de problemas relacionados con la administración de la cadena de abastecimiento, se trate de un problema de diseño de red, de un problema de gestión de inventario, o de algo más”, comenta Ravi Anupindi, profesor David B. Hermelin de Administración de Empresas, profesor de Administración de Operaciones y ex director docente del programa de Maestrías en Administración de la Cadena de Abastecimiento.

Se necesitan herramientas y metodologías especializadas para resolver esos problemas. Los estudiantes de Michigan aprenden optimización, estadísticas y otras técnicas para obtener conocimiento de los datos.

La Escuela Ross también se asocia con el proveedor de software Llamasoft para dar a los estudiantes experiencia en el modelado de redes de la cadena de abastecimiento. Los estudiantes de los programas de la cadena de abastecimiento y logística de Arizona toman un curso de análisis de negocios que cubre análisis de datos, minería de datos, visualización de datos y varios tipos de modelado.

Hacen gran parte del trabajo con una herramienta llamada Risk Solver Platform for Education (RSPE), un complemento de Microsoft Excel. “Luego, en las otras clases, tratamos de desarrollar lo que aprendieron forzando a los estudiantes a usar parte de ese conocimiento”, explica Fowler.

La clase de análisis también proporciona experiencia con el sistema de planificación de recursos empresariales (ERP) de SAP, no para que aprendan el producto en profundidad, sino para que se familiaricen con las capacidades que se encuentran en esa categoría de soluciones.

En la Universidad Lehigh de Pensilvania, las metodologías que los estudiantes dominan incluyen el mapeo de riesgos. “Identificamos los riesgos y luego miramos la probabilidad de ocurrencia y el impacto delos riesgos”, señala Robert Trent, director del programa de administración de la cadena de abastecimiento de Lehigh, que ofrece una licenciatura y una maestría en administración de empresas con una especialización de la cadena de abastecimiento.

Los estudiantes aprenden a considerar riesgos tales como la posibilidad de que un proveedor vaya a la quiebra, o que los desastres naturales o la agitación política causen interrupciones en el suministro.

Practican sus habilidades de evaluación de riesgos en ejercicios en que se les podría pedir, por ejemplo, que identifiquen los riesgos de la cadena de abastecimiento que una empresa enfrenta, los clasifiquen y diseñen estrategias de prevención o mitigación.

Además, los cursos de Lehigh abarcan metodologías como Lean Six Sigma, resolución de problemas en grupo y análisis de valor. Al igual que sus compañeros en muchos otros campus, los estudiantes de la cadena de abastecimiento de Lehigh también aprenden a obtener conocimiento sofisticado de las masas de información que las empresas recogen en el curso de sus operaciones.

“Muchos estudiantes toman una asignatura secundaria de sistemas de información de negocios, en la cual tenemos una clase sobre análisis predictivo de macrodatos”, añade Trent.

3. Conocimiento del negocio

Debido a que una cadena de abastecimiento bien administrada es fundamental para el éxito de una empresa, los profesionales de la cadena de abastecimiento deben entender no sólo el flujo de materiales, componentes y productos terminados, sino también apreciar cómo este flujo afecta al negocio en su conjunto.

Para comunicarse con colegas de toda la empresa, deben hablar el idioma de negocios y entender el funcionamiento de las empresas que los contratan. “La cadena de abastecimiento no existe por sí sola; es un integrador de toda la compañía”, asegura Noble.

Los profesionales de la cadena de abastecimiento deben ser capaces de mostrar a sus colegas en otros departamentos, en términos cuantitativos, cómo las mejoras en la cadena de abastecimiento beneficiarán al negocio.

El programa de ingeniería industrial de Missouri no incluye cursos de negocios, pero en las carreras de la cadena de abastecimiento se pueden cursar materias optativas de negocios. Alrededor de una cuarta parte de esas carreras ofrece un programa de cinco años que les permite obtener una licenciatura en ingeniería y una maestría en administración de empresas, agrega Noble.

Los estudiantes de Missouri agudizan aún más su perspectiva de negocios cuando trabajan con las empresas en sus proyectos finales. “En el transcurso de un año, trabajan con gerentes, personal de línea, ingenieros, todo el grupo”, dice Noble.

“Eso en sí mismo se vuelve muy multidisciplinario”. Los programas de la UT también integran las preocupaciones de la cadena de abastecimiento con asuntos corporativos generales. “Vemos la cadena de abastecimiento a través de una lente de negocios, en lugar de verla a través de un objetivo puramente operacional”, aclara Autry.

En los cursos se revisa cómo las decisiones de la cadena de abastecimiento afectan no sólo a las métricas operacionales, sino también a todas las métricas financieras. “Se trata de obtener ganancias totales, en lugar de crear un mejor índice de satisfacción o reducir el gasto total, y llevarlas lo más alto posible en su organización, en términos financieros”, añade.

Los estudiantes que aspiran a puestos gerenciales en la cadena de abastecimiento deben aprender a pensar cómo ésta interactúa con otros elementos de la organización y también cómo la cadena de abastecimiento de una empresa interactúa con las cadenas de abastecimiento de otras empresas.

“Los estudiantes necesitan aprender sobre los retos en el manejo de esas interfaces, lo cual supone más retos organizacionales”, prosigue Anupindi. “¿Cómo trabajas con otras personas?, ¿cómo logras que otros entiendan tu punto de vista?” Usted no puede resolver esos problemas con una hoja de cálculo.

“Es un conjunto de habilidades de gestión que los estudiantes aprenden”, agrega. Junto con el manejo de riesgos, la gestión financiera ha surgido como un nuevo énfasis importante en los programas de la Universidad de Lehigh.

La escuela aumentó el financiamiento para el plan de estudios porque los líderes de la industria ahora entienden que la administración de la cadena de abastecimiento es fundamental para la estrategia empresarial de una compañía. Si un gerente de la cadena de abastecimiento dice a los ejecutivos corporativos que ahora el inventario está rotando cuatro veces al año en lugar de tres, eso no significará mucho para ellos.

Es mucho más útil demostrarles el impacto de esa rotación más rápida por medio de un indicador corporativo, como el rendimiento sobre los activos. “El idioma de negocios es la financiación”, asegura Trent. “La gente corporativa no va a aprender el idioma de la cadena de abastecimiento; usted va a tener que hablar su idioma”.

4. Perspectiva global

En una economía cada vez más global, una fuerte perspectiva internacional es fundamental para cualquier persona que quiera avanzar en una carrera de la cadena de abastecimiento. Como un 3PL internacional, Dachser favorece a los candidatos que tienen una buena comprensión de la geografía y entienden los acuerdos comerciales, observa Guenzerodt.

Aún más que eso, los profesionales de la cadena de abastecimiento en Dachser deben apreciar cómo las normas culturales varían en todo el mundo. “Nuestra gente necesita saber cómo tratar con sus contrapartes en China, Europa y América Latina”, explica Guenzerodt.

“Hay complejidades en los negocios cotidianos que provienen de las diferencias culturales”. Pasar un semestre en el extranjero, o llevar a cabo un proyecto que implica viajes internacionales, podría dar a los candidatos una ventaja.

Los estudiantes de la Universidad Estatal de Pensilvania están expuestos a todos los componentes de la cadena de abastecimiento, desde la planificación y el pronóstico hasta la entrega en el punto de la demanda final.

“Pero al menos deben entender las diferencias culturales, por ejemplo, cómo deben dirigirse a las personas en Asia en comparación con Europa”, agrega Guenzerodt. Hablar un idioma extranjero puede ser útil, por ejemplo, aprender español o portugués para realizar negocios en América Latina, dice Guenzerodt.

Debido a que el inglés es el idioma internacional de los negocios en Asia y Europa, los estudiantes no necesariamente tienen que dominar el mandarín o incluso el francés. Pero necesitan comprender las sutilezas de la comunicación en inglés con hablantes no nativos.

“Pueden decir cosas que en inglés americano suenan diferente de lo que realmente significan”, añade. La comunicación real en tales casos exige tolerancia y flexibilidad. Aprender un idioma extranjero, familiarizarse con otras culturas o viajar a lugares desconocidos puede dar los estudiantes una ventaja en el mercado laboral, asegura Autry.

El programa de la UT intenta impulsar a los estudiantes hacia el escenario internacional lo más pronto posible, y casi el 50 por ciento de sus estudiantes obtiene algún tipo de experiencia internacional antes de graduarse.

Esa experiencia puede obtenerse de un semestre en el extranjero, o de uno de los minicursos de 30 días que la universidad ofrece en el extranjero. “Tienes que ir a un país que te haga sentir un poco incómodo”, aclara Autry, agregando que un semestre en Toronto, por ejemplo, podría no proporcionar la sensación de dislocación necesaria.

La UT ha estado desarrollando programas en América del Sur, Europa Central y China, y también ha enviado estudiantes a Australia y Nueva Zelanda.

5. Habilidades sociales

Para todos los programas de la cadena de abastecimiento con énfasis en la mecánica de la cadena de abastecimiento y en las herramientas necesarias para administrar una, se requiere algo más para iniciar una carrera exitosa. “Buscamos capacidad de liderazgo”, dice Mullen de Americold.

“Es genial si los candidatos tienen habilidades técnicas. Pero si no tienen habilidades sociales y la capacidad para influir en sus compañeros, no necesariamente es una combinación ganadora”. Autry está de acuerdo.

“Escuchamos de nuestros socios de la industria en particular y también de estudiantes ya graduados que regresan que las habilidades sociales sí importan”. Los profesionales de la logística necesitan desarrollar un alto coeficiente de inteligencia social, moverse rápido, saber hacer presentaciones y saber cómo negociar o colaborar con un proveedor.

“Esas son las habilidades que las escuelas de negocios no enseñan, pero que las empresas requieren para que la cadena de abastecimiento funcione”, advierte. Los profesores del programa de la cadena de abastecimiento de la UT buscan constantemente nuevas maneras de ayudar a los estudiantes a desarrollar esas habilidades sociales, agrega Autry.

Por ejemplo, los estudiantes hacen ejercicios para aprender a desarrollar relaciones con los proveedores o clientes. “Tratamos de hacerles entender que sólo porque usted tiene un interés no significa que la otra parte lo vea de la misma manera”, dice.

“Necesitan trabajar en eso juntos”. Los estudiantes también hacen ejercicios de simulación que requieren resolver problemas en un equipo multifuncional. “Tratamos de hacer que la gente vea el mundo a través de los ojos de otras personas en sus negocios”, señala Autry. “Los estudiantes comienzan a pensar que todo el mundo ve un problema de la misma manera, y luego descubren que no es así”.

En Missouri, los profesores pasan mucho tiempo enseñando a los estudiantes de la cadena de abastecimiento cómo comunicar y vender sus ideas, tanto por escrito como en persona. Para pulir las habilidades de presentación, en el curso final cada estudiante hace una presentación casi cada semana.

“A veces se les califica con base en lo que presentan”, añade Noble. “Pero también se clasifican en las críticas que hacen a otros grupos”. Los estudiantes además aprenden a comunicarse de manera concisa, compartiendo un mensaje hasta tres o cuatro minutos, “aprendiendo, de manera efectiva, cómo impartir una charla TED”, asegura Noble.

Por supuesto, los estudiantes también se enfrentan a muchas oportunidades para desarrollar habilidades sociales fuera del aula. Un entrevistador de Americold podría preguntarle a un candidato sobre trabajos de verano, clubes en el campus u otros entornos que les hayan dado oportunidades de liderazgo.

“Podríamos también decirles, ‘Cuéntame sobre algún momento en que formaste parte de un grupo y tuviste que servir como líder informal’, para poder evaluar lo que la gente ha hecho en situaciones de la vida cotidiana”, concluye Mullen.

6. Experiencia en la realidad

Cuando usted quiere mostrar a un empleador potencial que sabe lo que hace, no hay nada como un curriculum vitae que muestre su experiencia con una empresa en la industria. Un estudiante en un programa de administración de la cadena de abastecimiento por lo general adquiere esa experiencia a través de una de dos rutas: hacer un proyecto para un patrocinador corporativo como parte del curso, o trabajar en una pasantía o cooperativa para desarrollar sus habilidades en la cadena de abastecimiento.

El programa de Maestría en Administración de la Cadena de Abastecimiento de Michigan incluye un curso que envía equipos de dos o tres estudiantes a trabajar como consultores para corporaciones. “Hay metas claras para los resultados del proyecto de la compañía”, comenta Anupindi.

El curso está abierto a estudiantes de administración de la cadena de abastecimiento y a candidatos de MBA que estén interesados en la cadena de abastecimiento. Hace unos años, por ejemplo, un equipo estudiantil trabajó con Cummins Engine en Columbus, Indiana, explorando si una empresa conjunta de Cummins en China debía modificar su estrategia de remanufactura.

“También estaba sobre la mesa si la planta de remanufactura de China debía contar con una estrategia de importación, que tomara los motores de esa región, los llevara a China para su remanufactura y luego los enviara de regreso”, dice Anupindi. Entre otras cosas, los estudiantes tenían que considerar las regulaciones de importación y si la planta se reubicaba más cerca de un puerto marítimo.

Un estudiante de la cadena de abastecimiento que participa en el Colegio de Honores Schreyer de la Universidad Estatal de Pensilvania puede hacer un proyecto para una empresa como una tesis de último año.

En un proyecto reciente, una empresa de bienes de consumo empacados dio a un estudiante un resumen de su proceso de licitación de carga: una hoja de cálculo de 60,000 líneas de largo y 24 columnas de ancho.

“Querían que desarrollara lo que yo llamo un análisis a posteriori, para ver si tuvieron un buen desempeño en sus licitaciones”, dice Novack. “Ella encontró alrededor de $7 millones en ahorros potenciales que pasamos por alto”. Americold patrocina nueve semanas de prácticas de verano, cada una con sus propios objetivos de habilidades que el interno debe desarrollar.

“Al final, hay un proyecto final en el que los internos presentan ante un grupo grande lo que aprendieron”, agrega Mullen. Una pasantía reciente se centró en la seguridad en el 3PL. “Trabajaron en todo tipo de operaciones en la planta, pero se enfocaron en qué tipo de entrenamiento de seguridad estábamos haciendo”, recuerda Mullen.

“¿Estábamos asegurando que todos los socios estuvieran entrenados? ¿Cómo podríamos mejorar el proceso y el seguimiento?” En la Universidad Estatal de Arizona, alrededor del 90 por ciento de los estudiantes de la cadena de abastecimiento realizan por lo menos una pasantía, señala Fowler.

La mayoría de los otros trabajan a tiempo parcial mientras asisten a la escuela, por lo que casi todos los graduados salen con experiencia práctica. Los estudiantes no sólo aprenden habilidades de liderazgo a través de esas experiencias, sino que además aprecian más el material que cubren en clase, como el uso de las hojas de cálculo.

“Sus habilidades de Excel casi siempre mejoran, porque terminan haciendo proyectos en la empresa que requieren Excel”, explica Fowler. Además, una vez que los estudiantes ven los principios de la cadena de abastecimiento en acción en una empresa, regresan a la clase preparados para mantener discusiones mucho más enriquecedoras.

“Lo que escuchan acerca de las cosas que han hecho unos y otros en las pasantías, puede serles más útil que lo que escuchan de los maestros”, añade. Los mejores programas universitarios combinan teoría, práctica y experiencia práctica para ayudar a los estudiantes a hacer una transición suave al empleo. Al haber adquirido conocimientos esenciales sobre la cadena de abastecimiento y dominado habilidades imprescindibles, estos graduados están bien posicionados para comenzar el ascenso hacia carreras gratificantes.

Tags

PARTICIPA CON NOSOTROS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *