El cumplimiento electrónico gana velocidad

enero 3, 2021 - Por Inbound Logistics Latam
454 0

El cumplimiento electrónico gana velocidad

 

Cómo las empresas de comercio electrónico y los servicios de transporte satisfacen la demanda cuando la entrega rápida no es lo suficientemente rápida. 

por Merrill Douglas

 

Los clientes de comercio electrónico adoran la velocidad, y este amor engendró el Efecto Amazon, la presión competitiva para llevar los productos a los consumidores en dos días, un día o incluso unas cuantas horas.

Ya sea que envíen paquetes pequeños o artículos grandes y voluminosos, y que los envíos sean a nivel nacional, regional o local, los minoristas directos al consumidor pueden acelerar los procesos en muchos puntos de la cadena de abastecimiento, desde el centro logístico hasta la puerta del consumidor. Gran parte de ese esfuerzo podría centrarse en el transporte.

Cuando los cargadores y sus socios de transporte buscan reducir los tiempos de entrega, algunas de sus mejores estrategias se centran en la forma en que diseñan la red de transporte, cómo colocan el inventario para futuras entregas, cómo implementan la tecnología y cómo combinan los modos de transporte.

 

Ubicación estratégica

LaserShip, con sede en Vienna, Virginia, ofrece entregas en el mismo día, al día siguiente y en dos días en 20 estados del este y medio oeste. Para pedidos dentro de esas regiones, un comerciante de comercio electrónico puede elegir LaserShip sobre un transportista de paquetería nacional porque el servicio regional entrega los productos más rápido.

“Buscamos reducir días, o incluso horas, de tránsito siempre que sea posible”, comenta Josh Dinneen, director comercial de LaserShip. “Tenemos una huella de uno y dos días mayor que los transportistas nacionales, dependiendo del origen del producto”.

Por ejemplo, un producto recogido en Nueva Jersey podría llegar en dos días a un destino en Florida por transporte terrestre.

Si bien no puede competir con UPS o FedEx en el servicio nacional, LaserShip afirma tener una ventaja en las entregas regionales gracias a la forma en que ha diseñado su red en estrella, que incluye 60 ubicaciones y cuatro centros de clasificación.

“Diseñamos esta red de comercio electrónico para la entrega residencial”, comenta Dinneen. Aunque LaserShip también va a destinos comerciales, sus conductores, todos contratistas independientes, por lo general no pasan sus días sirviendo a edificios de oficinas de gran altura o campus corporativos. Así que LaserShip no ubica sus instalaciones cerca de esas propiedades.

“Necesitamos estar donde están las densas comunidades residenciales urbanas y rurales”, señala.

La pandemia ha ralentizado las cosas, pero LaserShip sigue expandiendo su presencia, agregando servicios en Raleigh y Durham, Carolina del Norte, Wilkes-Barre, Pensilvania y Buffalo, Nueva York, en 2020. “Somos muy estratégicos sobre las próximas áreas metropolitanas en las que queremos estar”, agrega Dinneen. “Preguntamos, ¿Cómo ayuda eso a nuestros minoristas, nuestros socios actuales y nuestras relaciones futuras, a hacer llegar las cosas al consumidor más rápido?”

 

Optimización de la última milla

El servicio de última milla de Ryder, Ryder Last Mile, que entrega artículos grandes y voluminosos, ubica sus instalaciones cuidadosamente para optimizar el tiempo de transporte. Cuando un consumidor compra un producto de un cliente de Ryder Last Mile en línea o en la tienda, Ryder recibe ese pedido, programa una cita con el consumidor y luego realiza la entrega desde un centro logístico cerca del destino.

“Tenemos alrededor de 90 instalaciones únicas ubicadas estratégicamente en todo Estados Unidos que reciben carga consignada del minorista o fabricante”, comenta Jeff Abeson, vicepresidente de ventas de Ryder Supply Chain Solutions. La carga consignada consiste en artículos que los consumidores ya han pedido.

Los empleados de Ryder realizan controles de calidad en todos los productos antes de enviarlos y, si es necesario, los ensamblan antes de ponerlos en camiones para su entrega.

 

Dónde colocar el producto

Ryder también utiliza sus instalaciones de última milla para posicionar el inventario aún no vendido para los comerciantes, manteniendo los artículos populares cerca de los principales mercados con el fin de promover el cumplimiento rápido. Los comerciantes que asignan el inventario no vendido a futuro deben pensar detenidamente qué productos colocar, dónde colocarlos y en qué cantidades.

“Están tratando de equilibrar el servicio con los costos de mantenimiento del inventario”, comenta Abeson. “Trabajamos con ellos para tratar de encontrar las ubicaciones óptimas”.

Ryder diseñó su red logística de última milla tomando en cuenta la velocidad y busca oportunidades para mejorar la configuración. “Realizamos ejercicios de diseño de redes continuamente con el fin de asegurarnos de que tenemos nuestras ubicaciones en los lugares correctos para soportar el volumen”, señala Abeson. “Tratamos de asegurarnos de estar cerca de la población y de que nuestras instalaciones tengan el tamaño adecuado para soportar una cierta cantidad de crecimiento”.

 

Enlaces con Bond

Bond, un servicio de cumplimiento de última milla en la ciudad de Nueva York, utiliza una red de “nano centros de distribución” (NDC) para colocar el inventario de los comerciantes lo más cerca posible de los clientes de modo que pueda realizar entregas el mismo día. Los NDC son espacios comerciales pequeños, como escaparates, que Bond alquila a grandes firmas inmobiliarias.

Mediante enlaces a las plataformas de comercio electrónico de sus clientes, Bond recopila datos sobre la demanda pasada y proyectada, y utiliza esa información para calcular dónde almacenar el inventario. La ubicación, e incluso la cantidad de NDC en servicio, puede cambiar a medida que los comerciantes ven que la demanda fluctúa en varios vecindarios.

“Podemos lanzar otro centro de distribución en 48 horas”, señala Dan Eblagon, director de marketing de Bond. “Pueden ser dos nano centros de distribución que cubran la ciudad, o pueden llegar hasta 13. Depende mucho de los volúmenes, las opciones de entrega y otros requisitos que tienen las marcas”.

Bond tiene sus raíces en una empresa de abarrotes de consumo directo llamada Shookit en Tel Aviv. Desanimado por su experiencia con proveedores de entrega de terceros, Shookit desarrolló su propia red y tecnología de soporte. Pronto comenzó a ofrecer entregas a otros minoristas de comercio electrónico.

Bond, una empresa estadounidense, tiene su sede en Nueva York, aunque su rama de investigación y desarrollo está ubicada en Israel. Se está preparando para expandir su servicio a otras ciudades.

Los comerciantes de comercio electrónico que trabajan con UPS pueden elegir entre varias opciones para el posicionamiento del inventario. El servicio Ware2Go de UPS permite a los comerciantes colocar el producto en cualquier número de almacenes para acortar las distancias de entrega. Los comerciantes también pueden revisar sus estrategias de posicionamiento a medida que los requisitos cambian.

“Es posible que necesite un almacén durante seis meses en Orlando porque estoy haciendo una promoción solo en Florida”, señala Nick Basford, vicepresidente de comercio electrónico global y estrategia minorista de UPS, con sede en Atlanta, a modo de ejemplo.

Sin embargo, para muchas empresas de comercio electrónico pequeñas y medianas, el servicio de UPS preferido es eFulfillment, que les permite colocar la mercancía en un centro logístico en Bloomington, California, uno en Louisville, Kentucky o ambos.

UPS eligió esas ubicaciones porque son los sitios óptimos para aprovechar su red de transporte, señala Basford.

A menudo, un minorista que tiene su propio centro logístico utilizará el cumplimiento electrónico o eFulfillment para tener presencia en el otro extremo del país. “Por ejemplo, un cliente ya tiene presencia en la Costa Oeste y quiere servir al Este desde una zona más cercana [la unidad en la que UPS basa sus tarifas] con un tiempo de tránsito en tierra más rápido”, señala Basford.

Un comerciante también puede usar los almacenes y diferentes servicios de transporte de UPS con el fin de cumplir con diferentes compromisos de tiempo para distintos canales de compras. Por ejemplo, un cargador puede organizar una entrega más rápida para los pedidos que llegan a través de Amazon Prime Marketplace y un servicio más lento para los pedidos realizados a través de eBay o Etsy.

 

Ventaja digital

Los cargadores y sus socios de transporte también confían en la tecnología para reducir el tiempo de entrega. “Seguimos añadiendo automatización a nuestros centros de entrega y adquiriendo más equipos de manejo de materiales para hacer que las cosas fluyan más rápido”, comenta Dinneen de LaserShip.

La tecnología también juega un papel importante en la carretera. “Creamos nuestra propia aplicación móvil, que ayuda a nuestros contratistas independientes a obtener secuencias automatizadas e instrucciones paso a paso para realizar las entregas”, agrega Dinneen. La aplicación ayuda a los conductores a elaborar rutas eficientes y luego a moverse sin problemas de una parada a la siguiente.

Otra empresa que utiliza tecnología digital para respaldar un servicio rápido es Rapidus, un servicio de mensajería local que actualmente opera en California y Colorado, y en las áreas de Seattle y Dallas. Rapidus atiende una variedad de mercados de mensajería tradicionales, haciendo entregas de todo, desde cheques de pago hasta planos y órganos para trasplantes.

También sirve a comerciantes de comercio electrónico, a menudo a través de su asociación con la plataforma Shopify. Una aplicación Rapidus en Shopify permite a los comerciantes ofrecer entregas locales en una hora y el mismo día dentro de las áreas de servicio de Rapidus.

 

Rapidus utiliza un modelo similar a Uber, en asociación con pequeñas empresas de mensajería y conductores profesionales independientes. Los conductores usan sus teléfonos para aceptar trabajos de reparto; Rapidus utiliza entonces el enlace móvil para rastrear el avance de los conductores en tiempo real y comunicarse según sea necesario.

Además, Rapidus y sus conductores utilizan la tecnología para planificar la máxima eficiencia. Cuando Rapidus recibe una solicitud para recoger un paquete, ofrece el trabajo al conductor más cercano a esa ubicación que ya está en camino en la dirección correcta, dice Olexandr Prokhorenko, cofundador y director ejecutivo de Rapidus en San Francisco.

“Tenemos esa información porque aprendemos todo lo que podemos de los patrones de conducción de todos los socios de entrega, ya que están usando nuestras aplicaciones y las rastreamos en tiempo real”, explica Prokhorenko. La empresa también utiliza información de terceros, como los servicios de datos de tráfico, para tomar decisiones que pueden acelerar las entregas.

Recientemente, Rapidus agregó inteligencia artificial (IA) a su arsenal, utilizando datos históricos sobre las entregas y datos actuales sobre las condiciones del mercado para predecir la próxima demanda.

“Por ejemplo, ¿qué probabilidades hay de que recibamos en San José una entrega proveniente de San Francisco a las 8 a.m.?”, añade Prokhorenko. “Eso nos permite exponer esa información a los conductores de modo que puedan hacer una reservación previa”.

Ryder Last Mile aumenta la velocidad de cumplimiento mediante el uso de tecnología patentada para planificar las entregas, ejecutar esos planes y monitorear el avance de los conductores. En cada centro logístico, el proceso comienza unos días antes de una serie de citas de entrega, cuando Ryder optimiza las rutas de los conductores.

“Eso nos permite ver toda la carga que tenemos en nuestro edificio, ejecutar la rutina de optimización y luego construir camiones productivos”, comentó Abeson.

 

Las compensaciones correctas

Un desafío en este proceso es cómo hacer las compensaciones correctas entre velocidad y servicio al cliente. Eso es particularmente crucial cuando un cliente necesita que Ryder no solo entregue un artículo grande en un hogar, sino que lo lleve adentro y lo configure.

“Nosotros y nuestros clientes tratamos de lograr ese equilibrio entre una ruta eficaz, ser lo más eficientes que podamos y asegurarnos de que tenemos suficiente tiempo para dedicarlo al consumidor final”, explica Abeson.

Una vez que los camiones de reparto salen a la carretera, Ryder usa una aplicación en los teléfonos de los conductores para detectar atascos de tráfico, entregas a domicilio más lentas de lo esperado u otras demoras.

“La aplicación comprende la hora estimada de llegada frente al tiempo estimado de llegada previsto”, dice Abeson. “Si comienza una desviación de material, nuestro sistema se actualiza automáticamente de modo que podamos hacer un ajuste”. Luego, un despachador trabaja con el conductor para volver a encarrilar las cosas.

En UPS, cuando la plataforma de comercio electrónico de un comerciante transmite pedidos al servicio eFulfillment, los sistemas integrados de gestión de pedidos y administración de almacenes de UPS determinan qué servicio de UPS utilizar y dónde introducir los paquetes en la red de transporte.

“Se entregarían en la cartera de servicios aéreos o terrestres, o en nuestra cartera de Mail Innovations o SurePost, para que coincidan con el tiempo en tránsito que se vincula a las listas de precios que el cliente eligió para esos pedidos en particular”, dice Basford.

Bond utiliza tecnología patentada para mantener un servicio rápido, asignando paquetes a los conductores de manera estratégica y enviándolos por las rutas más rápidas posibles.

 

Entrega a la moda

Un cuarto conjunto de estrategias involucra el modo de transporte. Bond, por ejemplo, mantiene su velocidad, a pesar del tráfico de la gran ciudad, al enviar conductores a través de los cinco condados de Nueva York en triciclos eléctricos de carga. “Son rápidos, convenientes y ecológicos”, señala Eblagon.

UPS controla una red que incluye transporte terrestre y aéreo. Y Rapidus pronto presentará un nuevo servicio terrestre y aéreo combinado para ofrecer entrega regional el mismo día. El precio de este transporte es competitivo con el servicio al día siguiente de un transportista de paquetes nacional, asegura Prokhorenko.

“Tenemos contratos con varias aerolíneas que podemos combinar con nuestro servicio de entrega de última milla”, dice. Por ejemplo, un conductor de Rapidus podría entregar un paquete desde una ubicación en San Francisco al aeropuerto local y ponerlo en un vuelo a Los Ángeles. Allí, otro conductor de Rapidus llevaría el paquete a su destino.

“Si tiene suerte, puede conseguirlo en tres o cuatro horas”, agrega. “Y puede ver dónde exactamente está su paquete en su teléfono o en la web”.

Ni Rapidus ni las otras compañías entrevistadas para este artículo han reclamado crédito por el hombre con un jet pack visto volando cerca del Aeropuerto Internacional de Los Ángeles en septiembre y octubre de 2020. ¿Pero quién sabe? ¿Cuánto tiempo pasará antes de que alguna empresa busque reducir aún más los tiempos de entrega lanzando mensajeros al cielo?

 

Tags

PARTICIPA CON NOSOTROS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *