Embarque de un campeón

octubre 1, 2019 - Por Inbound Logistics Latam
40 0

Embarque de un campeón
La pericia en logística entrega la victoria en la Indy 500

 

por Mike Ogle

Justo a las afueras de la capital de Indiana se encuentra un municipio llamado apropiadamente Speedway. Su población ronda los 12,000 habitantes, pero ese número aumenta 25 veces una vez al año, cuando recibe a 300,000 espectadores aproximadamente en “El Espectáculo más Grande de las Carreras”, la carrera anual Indianápolis 500, en el autódromo Indianapolis Motor Speedway (IMS).

A diferencia de la ciudad cercana que comparte su nombre, la ciudad que rodea al IMS aparece y desaparece cada mes de mayo a medida que se acerca el domingo del Día de los Caídos, día de la carrera. Todo el mes se celebra una variedad de eventos que incluyen no solo la carrera de clasificación para las 33 posiciones de la Indy 500, sino también una carrera de Grand Prix, un gran concierto y muchos otros eventos pequeños. La estadía de un mes en el sitio lo convierte en una de las carreras más desafiantes logísticamente del año para los equipos de carreras.

Bienvenido a la instalación deportiva más grande del mundo. El IMS es una instalación de 963 acres que incluye no solo gradas masivas y lugares de estacionamiento para todos los equipos, sino también varios hoyos de un campo de golf, un circuito de carreras de Grand Prix y una granja solar.

Considere la escala del lugar: Churchill Downs, la Ciudad del Vaticano, el Coliseo Romano, el Taj Mahal, la Casa Blanca, el estadio Rose Bowl, la Isla de la Libertad y el Estadio Yankee podrían caber cómodamente dentro del diamante de 253 acres.

Reanimar la logística

Se necesitan muchos envíos y distribución para mantener contentos a tantos fanáticos, no solo durante la gran carrera, sino también durante todo el mes a medida que el conjunto completo de eventos se lleva a cabo (ver el cuadro siguiente). Una carrera como ésta también aumenta las compras en el popular museo de carreras en el mismo lugar y en todas las tiendas y puestos de mercancías.

Los pilotos de la Indy 500 tienen una oportunidad cada año para competir en la carrera, pero la planificación comienza mucho antes del día de la carrera, básicamente la semana posterior a la finalización de la carrera anterior. La logística de la carrera es crítica para el éxito de los conductores, asegurando que todo esté en su lugar tanto para la calificación como para la carrera. “Indy presenta algunas dificultades únicas debido a la cantidad de tiempo que estamos allí”, comenta Chris Yoder, director de transporte del Equipo Penske y veterano de 15 años en Penske. El primer camión en 2019 salió el 26 de abril, un mes completo antes de la gran carrera, con todos los suministros para trasladarse e instalarse en los talleres. Los talleres pueden ser como armazones de bloques estériles, con solo pisos de concreto, algunos bancos de madera y puertas, comenta Yoder. 

Las seis personas que suben con el primer envío comienzan la transformación de ese armazón vacío, equipando el área del taller no solo para preparar a los automóviles, sino también para servir como un hogar para el equipo durante un mes. El proceso incluye la colocación de pisos especiales, la instalación de oficinas y áreas de ingeniería, y proporcionar la pintura, gabinetes especiales y el aire acondicionado. Snap-on Tools, socio de toda la vida, ayuda al Equipo Penske a configurar las herramientas y el equipo que apoyan todas las pruebas y ajustes, una parte fundamental de los preparativos para la carrera. El taller no es funcional solo para las carreras. Se convierte en un lugar de exhibición para los muchos fanáticos del Equipo Penske y los medios de comunicación que tienen la oportunidad de echar un vistazo cuando las puertas están abiertas o, si son de los pocos afortunados, que entran en realidad. 

El propietario del Equipo Penske, Roger Penske, instala un taller en un remolque de 53 pies, llamado RP1, que sirve como su oficina. Un remolque hospitalario parece un camión transportador, pero contiene una cocina para atender a personajes importantes y dar de comer al Equipo Penske. Siendo uno de los equipos de mejor desempeño en la carrera de autos Indy, el Equipo Penske también ofrece un remolque de mercancía para los fanáticos del equipo y de sus pilotos. Debido a que los remolques de transporte, el remolque de mercancía y el remolque RP1 son la cara del nombre Penske, deben mantenerse en óptimas condiciones. Una vez que lo básico se estableció, el martes 7 de mayo de 2019, Penske envió cuatro remolques de transporte de autos de carrera junto con un remolque de soporte adicional con carritos de golf y una variedad de otros suministros de apoyo. Luego llegó el momento de que los equipos de carrera comenzaran su trabajo para preparar los autos para la carrera del Gran Premio de IndyCar en el circuito de IMS, seguida de la carrera de calificación para la Indy 500. 

Para complicar aún más los preparativos, el equipo es uno de los pocos que no tiene su base en el área de Indianápolis. La distancia de conducción de nueve horas causa dificultades que pueden magnificarse si se produce algún error durante la preparación, en particular cuando sucede algo desconocido o inesperado, y se requieren envíos desde la sede de Penske en Mooresville, Carolina del Norte. Tanto tiempo en el sitio y tantas horas de práctica abren oportunidades para daños y reemplazos necesarios. Todos los camiones tienen un equipo de conductores para asegurarse de que nunca se detengan. 

Carrera hacia el Círculo de GanadoresLa 103ava edición de la carrera vio a Simon Pagenaud, piloto del Equipo Penske, sostener el prestigioso Trofeo Borg-Warner decorado con las caras de cada piloto ganador, beber la tradicional leche de la victoria y ponerse la corona que llevan los ganadores. Pagenaud luego dijo: “Mi equipo ha sido muy solidario, me ha dado lo que necesito. No ganamos por error”. El Equipo Penske no solo ganó, sino que también ocupó dos de los otros cinco primeros lugares, continuando con un desempeño dominante anual en las Indy 500. En esa misma entrevista posterior a la carrera, Pagenaud dijo: “Cuando conduces para el Equipo Penske, se espera que cumplas”. Esa expectativa se extiende a todo el equipo de carreras de Penske, incluidas a las personas que se aseguran de que todos los autos y el equipo de apoyo lleguen al sitio según se necesite. La planificación para la próxima Indy 500 comienza poco después de que el equipo de transporte regresa de la carrera.

El equipo se reúne para discutir qué salió bien, qué desafíos enfrentaron y cómo mejorar el próximo año. Pero no hay mucho tiempo para celebrar la victoria juntos; el equipo tiene que cambiar rápidamente los autos para la próxima carrera el siguiente fin de semana en Detroit, una carrera organizada y promovida por Penske Corporation y Downtown Detroit Partnership. Después de la carrera, se necesitan tres viajes de ida y vuelta para llevar todo a Mooresville. Hay nueve camiones en la Indy y 17 conductores de camiones, incluidos los cuatro adicionales que llegan en avión el sábado del fin de semana de la carrera para proporcionar nuevas horas de conducción debido a las reglas de las Horas de Servicio. Cuatro camiones que transportan los autos los sacan poco después de la carrera del domingo para llevarlos de regreso a la base de operaciones el lunes y comenzar a prepararse para la próxima carrera. Para la noche del martes, los autos deben estar listos para rodar hacia Detroit. Después de las competiciones de los sábados y domingos en Motor City, el proceso de regreso y preparación se repite para dejar listos a los autos y al equipo ya que el martes por la noche se dirigirán a Texas para la próxima serie de carreras. 

Vuelta de la victoriaA pesar de los fines de semana de carreras consecutivas que comienzan con las Indy 500, “la carrera Indy es la que tenemos que ganar”, comenta Yoder. Este año marcó la victoria número 18 del equipo, pero, si bien el objetivo número uno para los equipos de carrera es ganar, el listón se ha puesto un poco más alto de lo que enfrenta el director de transporte promedio. El uso eficiente de los recursos sigue siendo importante y los costos se administran de manera cuidadosa, pero el equilibrio se inclina claramente hacia asegurarse de que los camiones, los conductores y los suministros siempre estén disponibles dónde y cuándo deben estar. Los conductores y las tripulaciones siempre deben suministrarse, por lo que no puede ocurrir una situación de “falta de existencias”. “Somos una empresa de transporte en camión y un proveedor de logística”, explica Yoder. “Para mi equipo, las carreras simplemente son nuestro producto básico”.A juzgar por el rendimiento en la Indy 500, las métricas de Penske van por buen camino.

 

Logística de la Indy 500… encienda sus motoresTomar el volante de la logística en torno a la Indy 500, y los eventos de un mes de duración relacionados con la carrera, requiere una lucha continua por la posición y por reunir al equipo. Cuando la bandera cuadriculada ondea, estas son algunas de las cosas que los equipos de logística deben monitorear. la pistaFoto de Joe Skibinski más de 250,000 asientos permanentes2.5 millas de pista ovaladamás de 30,000 lugares de estacionamiento La Indy 500 de 2018 servida más de 30,000 hot dogs Indycasi 6,000 hamburguesas Brickyardmás de 8 toneladas de papas fritas  regado con más de 18,000 galones de refrescosun estimado de 114,000 galones de cerveza mantenido fresco pormás de 200 toneladas de hielo (BALAZO 1)La planificación de la logística comienza mucho antes del día de la carrera, básicamente la semana posterior a la finalización de la carrera anterior.  PIE 1El Equipo Penske es responsable de toda su logística asociada con la Indy 500, incluido el transporte de los autos de carrera, así como de los carritos de golf y otro equipo de apoyo. (BALAZO 2)“La carrera de Indy es la que tenemos que ganar”.-Chris Yoder, director de transporte, Equipo Penske FOTO DE KARL ZEMLIN

 

Tags

PARTICIPA CON NOSOTROS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *