ESPECIAL AMTI

mayo 27, 2019 - Por Adriana Holohlavsky
749 0

Humberto Vargas, Nuevo Presidente

“Tomo la presidencia de la Asociación Mexicana de Transporte Intermodal con mucho entusiasmo, pero sobretodo con mucho compromiso. Dirigir los esfuerzos que hacemos en la Asociación, hablar a nombre de los asociados y tomar decisiones en nombre de ellos, es sin duda una gran responsabilidad, a la cual respondo y seguiré respondiendo con trabajo”, así dio inicio la conversación que Inbound Logistics Latam sostuvo con el nuevo presidente de la AMTI, Humberto Vargas García, con quien platicamos respecto a los ejes de trabajo que desarrollará a lo largo de su gestión, así como los temas que ocupan al sector en este comienzo de 2019.

Haciendo un justo y honesto reconocimiento a uno de los pendientes que involuntariamente ha arrastrado la Asociación a lo largo de los últimos tiempos, Humberto comenzó hablando de su primera pretensión. Y es que siendo el intermodalismo la habilidad de mover carga en contenedor, y siendo éste el símbolo natural del intermodal, históricamente se ha relacionado al modo intermodal con el ferrocarril, un modo emblemático sin duda, que ha dedicado muchos esfuerzos a promover el transporte intermodal en las últimas décadas. “Pero, hemos de reconocer que el contenedor se puede mover tanto por tren como por buque como por autotransporte; y si bien nos han involucrado más los desafíos comunes al sector ferroviario, hemos dejado de lado al marítimo en los últimos años, razón por la cual consideramos éste un gran pendiente de nuestro sector”, señaló Vargas García. “No es nuestro interés duplicar esfuerzos con las asociaciones del sector marítimo, ni mucho menos restarles relevancia, simplemente queremos involucrarnos más en los aspectos en los que convergemos, para seguir promoviendo el uso del transporte intermodal con los usuarios de México”.

El transporte marítimo ha vivido recientemente ajustes importantes, ante el desafío de eficientar sus recursos, como una consecuencia natural de los cambios que el comercio internacional ha venido padeciendo. “En la cadena logística, uno de los principales objetivos es el ser eficientes y mantenernos competitivos ante el mercado. El que se vayan dando estas sinergias, alianzas y fusiones es algo bueno para el mercado, pues lejos de sucumbir ante los embates, las empresas se reinventan en beneficio de los usuarios. A nosotros, como asociación, nos corresponde buscar que estos proveedores de servicio, al tocar puertos mexicanos, encuentren la mejor conectividad posible para movilizar con eficiencias las cadenas de suministro”, agrega.

Contrato único para intercambio de contenedores

“Ciertamente, AMANAC, CANACAR y AMF tienen agendas particulares del sector al cual representan, pero hay puntos donde las cuatro asociaciones convergemos, y creo que en ese aspecto, AMTI puede aportar mucho más, por representar al elemento que nos vincula: el contenedor. Al final del día, somos nosotros los más interesados en resolver congestionamientos en terminales, accesos y rutas en pro de la eficiencia; por ello, uno de los proyectos que deseamos empujar en esta administración, es el desarrollo de un contrato único de intercambio de equipo. Hoy no existe esta figura en México, sin embargo no es algo nuevo, pues otros países lo han habilitado con éxito. Se trata de un contrato que permite el intercambio de contenedores entre las partes, para que la cadena de suministro fluya de la manera más eficiente posible. Hasta hoy, los dueños de los contenedores ubicados en México se han visto obligados a firmar un sinnúmero de responsivas con las diferentes empresas con las que intercambian contenedores; es decir, en un puerto, por ejemplo, para que un transportista se lleve un contenedor, la naviera es quien hace firmar al transportista una responsiva por el equipo. Lo mismo sucede en una terminal o puerto interior, si una empresa mexicana necesita usar el contenedor de otra estadounidense”. Así –explica Humberto Vargas- la idea es hacer un contrato que funcione de manera homogénea y uniforme en todo el país; un contrato que esté avalado por los dueños de los equipos, y que sea administrado por la Asociación Mexicana del Transporte Intermodal, para facilitarle la operación a los dueños de los equipos y evitarles la carga administrativa de estar firmando contrato tras contrato. Por otro lado, esta iniciativa brindaría beneficios a los transportistas para firmar un contrato único, con el cual obtendrían derechos y obligaciones sobre los contenedores que se intercambian en las diferentes terminales del país. Además, habría que adecuar el contrato a lo que permiten y exigen tanto la normatividad como la jurisdicción mexicanas; es obvio que la configuración de las leyes estadounidenses no aplica en el caso mexicano, así como tampoco es igual la infraestructura existente; por ello, aunque pudieran emularse modelos de éxito, el sector habría de configurar su propia estrategia.

Compromiso social ante el vigésimo aniversario de AMTI

“Constituida en 1999, la AMTI nace en un entorno en donde el intermodalismo era muy incipiente en el país. Para empezar, Lázaro Cárdenas ni siquiera existía como puerto de contenedores, y aunque Manzanillo y algunos puentes transfronterizos ya tenía operación de ese tipo, todavía era muy pequeña; no existían los puertos interiores y los ferrocarriles no tenían el servicio de intermodal habilitado. Sin duda, la madurez que ha ganado el mercado a veinte años de distancia es significativo, obligándonos como asociación a compartir los parámetros de desarrollo aprendidos, para profesionalizar al sector y enseñar a las nuevas generaciones”, destaca Humberto, entendiendo el compromiso social al que la trayectoria de la Asociación obliga.

Y es que, si bien el sector ya empieza a vislumbrar un relevo generacional, tiene que prepararse y coordinarse con gobiernos y universidades, para construir programas y madurar estrategias. “Hoy, se hace pertinente tener acercamiento con el Gobierno Federal, para aprovechar el programa que actualmente empuja para insertar a jóvenes entre 18 y 25 años en la planta productiva del país, así como también aprovechar los beneficios que el mismo programa ofrece a las empresas. A pesar del alto volumen de carga que mueve el sector intermodal, seguimos siendo muy jóvenes como industria, sin embargo, ya se hace necesario aterrizar en programas de formación, la experiencia recogida a lo largo de dos décadas. El intermodalismo demanda un conocimiento muy específico y técnico, por lo que sólo gente involucrada en el sector puede capacitar a nuevas generaciones”, puntualiza Vargas García.

Temas que ocupan a AMTI a comienzos de 2019

Pronunciándose sobre los dos temas importantes que han acontecido en este principio de año en México -los problemas de abastecimiento de combustible y el bloqueo de las vías de ferrocarril en el Estado de Michoacán-, el presidente de la AMTI señaló: “Quisiera pensar que no hay un solo mexicano que no apoye la iniciativa para combatir el robo del combustible; sin duda, al país le conviene que este robo se elimine por completo. Sin embargo, creemos que este tipo de iniciativas merecen una implementación mucho más pensada; merecen que el esfuerzo no termine por dar un resultado negativo al país, deteniendo la economía y poniendo en riesgo la estructura  productiva de México. Como sector transportista, el combustible es nuestro principal insumo, por lo que buscamos que estas estrategias no paralicen el transporte de mercancías, porque de este sector depende incluso, que el mismo combustible llegue a las gasolinerías”.

Ante la pregunta sobre cómo podría la AMTI y otras asociaciones o cámaras de representación mostrarse propositivas para el feliz encuentro de soluciones, y de qué manera se suma la Asociación al combate de la corrupción en el país, Humberto comentó: “Hay dos vertientes, y una va muy de la mano con la iniciativa que tenemos en AMTI respecto al contrato único para el intercambio de contenedores. En la Asociación empujamos desde luego, a que todas nuestras empresas asociadas cumplan con requisitos tanto en operatividad como en infraestructura, así como para que practiquen los mejores criterios de ética y confianza en el servicio, permitiendo las auditorías necesarias y promoviendo competencia ética y leal, que incluye desde luego, el evitar la compra de combustible robado. En ese sentido, AMTI está sumándose a la iniciativa del Gobierno Federal, y pretendemos aportar con iniciativas como ésta para fomentar ese marco de responsabilidad ética.

“Por otro lado, algunos de nuestros asociados trabajan incluso directamente con el Gobierno Federal, para poner a su disposición no sólo el conocimiento técnico, sino también los servicios que ofrecen, para distribuir el combustible. Todos supimos en su momento que Kansas City Southern mueve combustible de importación todos los días sobre sus vías; asimismo, Ferromex tiene contratos directamente con Pemex, para mover producto también sobre sus vías, y además, tenemos transportistas que también han estado en diálogo y sirviendo al Gobierno Federal con este fin. Ciertamente, nos corresponde a las asociaciones contribuir a que estas estrategias lleguen a buen término; no obstante ello, también como sociedad civil nos corresponde hacer las exigencias pertinentes al mismo Gobierno –esta administración y las que vengan- para que el país funcione y avance de la mejor manera posible.

“Sin duda, todos tenemos la obligación de bajar el nivel de polarización que involuntaria y desafortunadamente se ha gestado en la sociedad; depende de uno caer o no en un debate confrontativo, y reaccionar con objetividad y madurez, para coadyuvar a disminuir la división social y buscar un mecanismo de exigencia propositiva”. 

Y para concluir la conversación, y con respecto al bloqueo suscitado en Michoacán, por el cual se calcula una pérdida de 1700 millones de pesos para el sector ferroviario -252 trenes sin poder cargar y 2.1 millones de toneladas de productos sin poderse transportar, según comunicó en medios Iker De Luisa, Presidente de la AMF, el 28 de enero-, el presidente de la AMTI se pronunció de la siguiente manera:

“Nosotros -AMTI- estamos solicitando reunirnos con el Gobierno Federal y entablar un diálogo para exigir una solución al conflicto. Sin duda, éste es un conflicto político que lleva varios años, e incluso, el bloqueo a vías ferroviarias se ha venido haciendo desde hace tres años aproximadamente, no con tanta proyección mediática ni por tantos días, pero sí se realizaba. Sin duda, un bloqueo de 15 días afecta sobremanera. En AMTI, sí estamos convencidos de que el Gobierno Federal tiene que tomar las riendas para facilitar una solución, a pesar de que éste sea un problema estatal. Le pedimos al Gobierno Federal que se busque una solución de fondo, no sólo una solución puntual para eliminar el bloqueo –como ha sucedido en ocasiones anteriores-, sino una solución definitiva para evitar que estos bloqueos sigan ocurriendo. Ciertamente tiene que haber una sanción económica y penal para los responsables; la consecuencia tiene que ser contundente, porque este tipo de acciones nos perjudican a todos los mexicanos. No sólo el robo de combustible es un delito, sino también el bloqueo a vías de comunicación federales, y se tiene que señalar como tal. Los tres niveles de gobierno son los responsables de brindar seguridad y velar por un Estado de Derecho, aún cuando estén involucradas empresas concesionadas como los ferrocarriles, las terminales portuarias y carreteras. A la industria privada y la asociación civil no les corresponde la provisión de seguridad en el país, de ahí que la exigencia se haga al Gobierno Federal, dado que el gobierno estatal no está teniendo la capacidad de resolver el conflicto con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, CNTE. El hecho de ser éstas concesiones públicas, le da al Estado el derecho de incursión; no obstante, convencidos estamos de que el ejercicio de la fuerza pública no es la solución, porque sólo aportaría una solución puntual, no de fondo”.


Ing. José Humberto Vargas García

Ing. Químico y con un diplomado en Mercadotecnia, Estrategia Comercial y Competitiva por la Universidad Iberoamericana. De 2001 a 2005 laboró para Intermodal México donde, entre otros proyectos, llevó a cabo los estudios de viabilidad para la red de terminales intermodales de Ferromex. De 2005 a 2012 trabajó para Ferromex donde, además de ocupar el puesto de Subdirector Intermodal, logró la consolidación del Servicio InterPacífico, así como la apertura del corredor Cd. Juárez-Chihuahua para el movimiento de autopartes, sentando las bases para el inicio del servicio Eagle Premium, principalmente. Desde 2012 labora para Werner, ocupando actualmente el puesto de Director Intermodal para la División de México, desde donde encabeza el desarrollo y consolidación del producto intermodal cross border tanto para carga seca como para carga refrigerada. Además, desde 2012 ha colaborado activamente en la Asociación Mexicana del Transporte Intermodal (AMTI), la cual le ha nombrado Presidente, para el período comprendido entre 2019 y 2020.


 

Tags

PARTICIPA CON NOSOTROS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *