La cantidad perfecta de embalaje

octubre 23, 2017 - Por Jean Thilmany
1305 0

Los empaques sustentables aportan a las utilidades y a la marca de los transportistas, además de ser respetuosos del medio ambiente.

¿Realmente necesita todo el empaque que utiliza? Esa es una de las principales preguntas del Manual de Empaque y Política de Sustentabilidad de Wal-Mart, que el minorista introdujo en 2016 como guía para vendedores, fabricantes de marcas privadas y proveedores de empaques.

Walmart diseñó la guía para mejorar la puntuación de los proveedores en el índice de sustentabilidad, una medida que la compañía elaboró para monitorizar a los proveedores. Pero también debería ayudar a los proveedores y minoristas a reducir el costo de los productos, comenta Ashley Hall.

La medida forma parte del compromiso global del gigante minorista con el embalaje sustentable, por lo general ayuda a reducir los costos de logística y de la cadena de abastecimiento, observa Hall. De hecho, los transportistas suelen encontrar una relación entre la logística y el embalaje sustentable en la que todos ganan. Una de las mejores prácticas del Manual, por ejemplo, requiere que los proveedores y fabricantes se aseguren de que sus empaques sean reciclables.

Estas empresas a menudo descubren que al rediseñar sus empaques para reciclaje eliminan material innecesario, optimizando así el espacio cúbico. “Walmart ha estado haciendo eso durante mucho tiempo, incluso antes de que se le llamara sustentabilidad”, asegura Hall. “Hemos sido lo más eficientes posible con los empaques”.

Con beneficios como la reducción de peso, más productos por contenedor y más contenedores por envío, el embalaje sustentable se ha convertido en algo tan importante para los transportistas que se ha trasladado del departamento de transporte y logística a los ejecutivos de primer nivel, observa Marc Bevilacqua, vicepresidente senior de embalaje global de OIA Global, un proveedor internacional de logística de terceros con sede en Portland, Oregón.

A lo largo de los años, muchas empresas –en particular las de los sectores minorista y de la alimentación, que operan con márgenes muy reducidos- han descubierto que el embalaje sustentable impulsa el ahorro de energía, lo que se traduce en un ahorro económico.


El programa de optimización de OIA ayuda a las empresas a detectar estos ahorros mediante soluciones como el cartón corrugado de alto rendimiento, que es tan resistente como el cartón corrugado estándar que se utiliza en Asia, pero tiene sólo un tercio de espesor.

Para ahorrar energía, Walmart mueve los productos en sus centros de distribución por banda transportadora en lugar de carretilla elevadora.

Esa reducción de fibra libera de 10 a 12 por ciento de espacio adicional dentro de un contenedor. El programa determina si un producto puede someterse a compresión, un método que literalmente extrae el aire de los artículos voluminosos como los suéteres.

También capacita a los operadores sobre la mejor forma de doblar prendas de vestir para empacarlas, por ejemplo, apilar prendas con la cremallera primero a la derecha y luego a la izquierda, con el fin de evitar un “efecto pirámide” más alto de lo necesario, señala Bevilacqua.

El programa con frecuencia encuentra que una compañía puede rediseñar sus cajas de empaque para obtener el menor desperdicio de espacio cuando se empaca cada tipo de artículo de su línea de productos, por ejemplo, zapatos. Los zapatos son un buen ejemplo porque una caja de zapatos estándar puede reducirse en tamaño, y aun mantener un tamaño estándar.

“La sustentabilidad y los ahorros producen un efecto en cascada”, explica Bevilacqua. “Los empaques sustentables también reducen la huella de carbono durante el transporte de la mercancía y ahorran el agua y la energía que se requieren para fabricar las cajas”.

Encontrar un equilibrio sustentable

Los objetivos del embalaje sustentable existen en tándem con muchas otras preocupaciones de un transportista. A pesar de que los proveedores de Walmart rediseñan los empaques, deben tener en cuenta otras consideraciones, como la protección del producto en su interior.

“Un producto que no es lo suficientemente resistente para sobrevivir al proceso de envío o no es compatible con nuestra automatización es muy probable que sufra un daño”, aclara Hall.

“El equilibrio entre el abordar el peso, el tamaño y el aguante de un producto sin excederse en el empaque, pero que tampoco sea deficiente, es sutil”. La automatización entra en juego porque Walmart encuentra que utiliza menos energía cuando los productos se mueven en banda transportadora en vez de hacerlo en una carretilla elevadora en el almacén.

Un gusto por los ahorros

Desde 2002, Hormel Foods ha seguido de cerca los ahorros asociados con el embalaje sustentable. La meta de la empresa de alimentos, iniciada en 2012, es reducir el peso del embalaje en 25 millones de libras para 2020, comenta Dan Miller, gerente de investigación y desarrollo.

La compañía está actualmente a sólo 20 por ciento de distancia de lograr ese objetivo. En Hormel, los científicos del embalaje prueban, evalúan y aprueban los materiales de embalaje sustentable, que el grupo de abastecimiento de la compañía adquiere después o que diseñan los científicos.

“Hemos examinado casi todos los materiales de embalaje desde el punto de vista de la sustentabilidad”, dice Miller. Esto incluye analizar el cartón corrugado contra el cartón en términos de resistencia y capacidad de reciclaje, y considerar cartón con varios niveles de acanalado para determinar la mejor relación entre fuerza y delgadez.

Los científicos del embalaje están estudiando actualmente el cartón hecho de fibras alternativas, algunas veces llamadas fibras sin árboles, como el algodón, el cáñamo o residuos agrícolas como la paja de trigo. Un cambio reciente en Hormel afecta a las carnes de Lloyds Barbecue, que originalmente se embalaban en contenedores de plástico rígido con un sello de película plástica. El contenedor se envolvía en una funda de cartón para identificar su contenido, señala Chad Donicht, científico senior de embalaje, investigación y desarrollo de Hormel.

Hace unos años, la empresa cambió a un sistema de etiquetado en el molde para marcar el paquete de plástico y eliminar la necesidad de una funda. Al mismo tiempo, los científicos de embalaje de Hormel optimizaron el contenedor de plástico para reducir el peso.

La medida no sólo ahorró cartón, sino que también contribuyó a la visibilidad del producto en el estante del supermercado, agrega Donicht. Hormel también ha encontrado formas de reducir el peso de las latas metálicas que utiliza para ciertos productos, lo que aligera a su vez las cargas de envío.

La empresa de alimentos también descubrió que cuando los productos están empacados de una manera más estrecha y sustentable se puede eliminar un poco de material de embalaje de los pallets -incluyendo el acolchado en capas utilizado durante el transporte

Resistencia al embalaje

Pero los transportistas podrían enfrentarse a una resistencia del mercado a implementar sus medidas de embalaje sustentable. En 2016, ese tipo de resistencia impidió el avance de Procter & Gamble hacia el cumplimiento de sus objetivos de embalaje sustentable, de acuerdo con su informe de ciudadanía corporativa.

“En algunos mercados clave, las solicitudes de los clientes del conteo de cajas pequeñas provocaron un aumento en el uso de cartón corrugado”, señala el informe. “También cambiamos algunos productos a tamaños más pequeños para satisfacer mejor las necesidades de los consumidores, lo cual incrementó la cantidad de embalaje por uso del consumidor”.

Sin embargo, la compañía pudo compensar esos problemas con varias modificaciones al empaque, logrando una reducción de 12.5 por ciento en los materiales de embalaje para 2016 en comparación con 2010.

Los cambios incluyen: En Europa, la línea de cuidado del cabello de P&G cambió al envío sin cajas en algunas cadenas de abastecimiento. En Latinoamérica, la compañía presentó Pampers Pants en un paquete de película flexible con un nuevo diseño de apilamiento de pallets.

“Esto reduce considerablemente la cantidad de material corrugado requerido”, señala el informe. El diseño del paquete y del pallet se está extendiendo a otras regiones. Los rollos de toallas de papel Bounty y papel higiénico Charmin más grandes hacen que los consumidores cambien sus rollos con menos frecuencia y P&G utiliza menos material para empacar y enviar los rollos.

“Esperamos que los mismos obstáculos desafiantes persistan en el año fiscal 2017 por lo que el avance futuro en contra de nuestra meta puede ser más desafiante”, dice el informe. “En el futuro, mantendremos un enfoque centrado en la optimización del diseño de empaques y en la evaluación de oportunidades no solo para reducir la fuente, sino también para aumentar nuestro uso de resina reciclada y la capacidad de reciclaje”.

Los esfuerzos de embalaje sustentable no están del todo donde los transportistas quieren que estén. Pero están dando pasos a través de programas corporativos para seguir su avance hacia la reducción, la capacidad de reciclaje y la disminución del desperdicio.

Construcción de una marca sustentable

Muchos transportistas encuentran que el embalaje sustentable -y un esfuerzo bien comunicado hacia la sustentabilidad en general- mejora su imagen. Pero se aplican ciertas advertencias. “Las marcas se enfrentan a un gran reto”, señala Marc Bevilacqua, vicepresidente senior de embalaje global de OIA Global.

“Una empresa no puede afirmar que es ambientalmente segura porque los consumidores llamen a eso lavado ecológico”, o hablar de metas verdes sin tener programas sólidos implementados que permitan cumplir con esos objetivos.

“En particular, cuando las redes sociales pueden poner en evidencia los problemas ecológicos, las empresas tienen que informar sobre sus programas ambientales para demostrar que han logrado sus metas de cumplimiento ambiental”, agrega Bevilacqua.

Aunque los consumidores pueden dudar al encontrar sus marcas favoritas empaquetadas en nuevas formas, a menudo se dejan convencer; en particular si descubren que el empaque también mejora el producto, asegura Chad Donicht, científico senior de embalaje, investigación y desarrollo de Hormel Foods.

Tomemos este ejemplo: El productor de alimentos originalmente envasaba sus trozos de tocino Real Bacon Bits en frascos de vidrio.

En un esfuerzo por reducir el peso, los científicos de embalaje de la empresa rediseñaron los frascos. Luego, hace unos tres años, Hormel mejoró la medida, añade Donicht. El fabricante de alimentos cambió de vidrio a envases de plástico recubiertos. El producto ahora viene en una envoltura plástica moldeable resellable, similar a cómo se envasa el atún de una porción.

“Ese nuevo empaque nos permite reducir mucho el peso en comparación con el frasco, y hemos sido capaces de mantener igual la vida útil”, asegura Donicht. “Pero también mejoramos la experiencia del cliente porque añadimos tapas cocteleras para una dispensación más fácil.

Y el producto se adapta más fácilmente a la alacena”, añade. “No podíamos hacer eso con nuestro frasco de vidrio y su tapa de metal”.
Walmart ha creado conciencia para sus programas ambientales mediante la implementación de una etiqueta de producto que muestra a los consumidores cómo reciclar los empaques de marca privada.

El minorista anima a las marcas nacionales a adoptar la etiqueta también. “Cuando pensamos en sustentabilidad y en nuestros clientes, queremos que sepan que no tienen que elegir entre lo que es sustentable y lo que es asequible”, dice Ashley Hall, gerente senior de sustentabilidad de Walmart. “Los clientes aprecian eso. Es bueno para el cliente, es bueno para el medio ambiente y es bueno para los negocios”.

Tags

PARTICIPA CON NOSOTROS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *