La innovación de la automatización

agosto 15, 2019 - Por Inbound Logistics Latam
157 0

Las innovaciones en las soluciones de manejo de materiales ayudan a reducir los costos y a mejorar la precisión de la cadena de abastecimiento.

 

Por Karen Kroll

Cuando Magid, un fabricante y distribuidor de equipos de protección personal, consolidó varios almacenes en Chicago en una sola instalación fuera de la ciudad, la administración “aprovechó la oportunidad para buscar formas de utilizar la automatización con el fin de impulsar la productividad, mejorar el tiempo del ciclo de pedidos y ser más eficiente”, comenta Dave Forberg, vicepresidente de operaciones.

La gerencia también quería obtener un mayor control sobre los más de 25,000 artículos que la compañía tenía en inventario. Anteriormente, muchos artículos estaban dispersos entre los almacenes.

Forberg y sus colegas recurrieron a una solución de surtido de pedidos de mercancía a la persona que incorpora la lanzadera Multishuttle de Dematic, un proveedor de soluciones tecnológicas para almacenes y centros de distribución. El Dematic Multishuttle almacena los productos de corta y larga estancia, y los ordena en secuencia entre el stock de gran volumen, además de realizar otras funciones, como la recolección y la preparación de pedidos.

En comparación con otras opciones, la solución Multishuttle ofrecía una forma más efectiva de almacenar y administrar los productos sueltos en cajas dentro de un área contenida. “Tenemos un sistema de 26 robots multishuttle”, agrega Forberg.

El inventario entrante se mueve desde el área de recepción a las estaciones de trabajo de traspaso. Cada unidad de mantenimiento de existencias (SKU) se registra, se descarga y se coloca en una caja. Luego, la caja se mueve al subsistema de almacenamiento Multishuttle, el cual la entrega a las estaciones de trabajo de mercancía a la persona cuando se requiere para la preparación de pedidos. Cuando una caja llega a la estación de trabajo, un monitor muestra una imagen tanto del SKU como del número que debe recuperarse. Una vez que los SKU necesarios se han recuperado, el sistema de transportador mueve las cajas del pedido del cliente al área de envío.

Un sistema de administración de almacenes (WMS) funciona junto con el sistema de ejecución de almacenes (WES) de Dematic para gestionar las operaciones de recuperación de las piezas, la reposición y el control del stock. También controla el flujo de pedidos en tiempo real a través de las estaciones de trabajo de mercancía a la persona, mejorando la eficiencia. “Todo está completamente automatizado”, explica Forberg.

 

Mayor rendimiento, menor tiempo del ciclo de pedido

Desde la implementación del sistema, el rendimiento ha aumentado alrededor de un 75%, mientras que el tiempo del ciclo de pedido se ha reducido. “Las ganancias en productividad han sido enormes”, señala Forberg, y añade que muchos pedidos pueden estar en el muelle 45 minutos después de que se reciben.

Al igual que Magid, muchos cargadores buscan formas de aumentar las capacidades de sus soluciones de manejo de materiales, por lo general mediante la automatización. “Los controladores para la automatización son más potentes que nunca”, asegura Ken Ruehrdanz, gerente de mercado de sistemas de distribución, de Dematic.

La automatización puede mitigar la contracción laboral continua que muchas empresas enfrentan, al tiempo que les ayuda a manejar los volúmenes de SKU cada vez mayores de una manera más eficiente y precisa. Además, el costo de muchas soluciones de manejo de materiales se está reduciendo, poniéndolas al alcance de una gama más amplia de cargadores.

Otro cambio que influye en la tecnología de manejo de materiales es la priorización de la flexibilidad sobre la productividad, comenta Fergal Glynn, vicepresidente de mercadotecnia de 6 River Systems, un proveedor de robots. Las soluciones de automatización tradicionales, como los sistemas de bandas transportadoras, tienden a ser muy productivas, pero inflexibles. El aumento del comercio electrónico y el incremento correspondiente en los pedidos heterogéneos ha incrementado la necesidad de flexibilidad.

Muchas soluciones de manejo de materiales pueden ubicarse en tres categorías a grosso modo, observa Gary Allen, vicepresidente de excelencia de la cadena de abastecimiento de Ryder Systems. La primera consiste en las tecnologías probadas y disponibles en la actualidad, como los sistemas de bandas transportadoras y de clasificación.Luego están las jóvenes promesas, como los drones, que probablemente adquirirán un mayor valor a medida que la vida útil de su batería mejore.

La pieza final es la integración y la visibilidad. Los datos que los rastreadores y los sensores generan deben integrarse con la administración del almacén o el sistema de control para proporcionar el mayor valor, por ejemplo, al emitir alertas cuando un envío se retrasa.

Muchas innovaciones dentro de las soluciones de manejo de materiales incorporan tecnologías viejas y nuevas. Las carretillas elevadoras son un ejemplo. Hace treinta años, un operador de carretilla elevadora tenía que llevar el aceite hasta el cilindro manualmente mientras levantaba la palanca de control conectada a la válvula de control hidráulica y a un interruptor que encendía la bomba de elevación para levantar el mástil, recuerda Jim Gaskell, director global de desarrollo de negocios de tecnología, de Crown Equipment Corporation, un fabricante de equipos de manejo de materiales.

Hoy en día, este proceso está informatizado. Como resultado, los sistemas de elevación y descenso actuales son más de 60% más rápidos, además de que levantan más peso y usan menos energía. Otro cambio es la altura de elevación común que se ha incrementado aproximadamente de 7 metros a entre 10 y 12. Eso ha permitido que los almacenes sean más altos, una característica clave en lugares donde el terreno es estrecho o costoso.

Conforme las alturas de elevación crecieron, también lo hizo la velocidad de elevación, la cual se incrementó de aproximadamente 100 pies a 160 pies por minuto. Más aún, los camiones de hoy pueden detectar cuando las horquillas están vacías, y las bajan más rápido que cuando están llenas, lo que mejora el desempeño. “Hace treinta años, ese tipo de cosas era una fantasía”, dice Gaskell.

Los rodillos que mueven los artículos en los racks o estanterías para el empacado también están cambiando. Por ejemplo, junto con el sistema de rodillos estándar que utiliza la gravedad para mover los artículos en los racks, una nueva solución incorpora rodillos individuales que pueden adaptarse a diferentes tipos de cajas, explica Brian Chen, gerente de productos de Unex Manufacturing, un proveedor de soluciones de preparación de pedidos. Esto permite a los cargadores acomodar una combinación de tamaños de cajas sin perder tiempo en enderezarlas.

El fabricante de muebles La-Z-Boy monitorea las innovaciones en el campo del manejo de materiales continuamente. Una innovación de interés es el uso de la inteligencia artificial para facilitar el movimiento de los artículos. Por ejemplo, el software puede programar los materiales para que lleguen a donde sea necesario, de la manera que se requiera, minimizando los cuellos de botella y las ineficiencias. “Es un gran ejemplo de cómo la tecnología se integra a la fabricación”, observa Darrell Edwards, vicepresidente senior y director de la cadena de abastecimiento de la compañía.

Otro ejemplo es el equipo automatizado, como los vehículos guiados automáticamente (AGV), por su capacidad para mejorar la seguridad de los empleados, una prioridad en La-Z-Boy. Los posibles ahorros en los costos también son clave. Edwards señala que mover piezas o productos entre edificios es una actividad sin valor agregado. Asignar este trabajo a las máquinas brindará “la oportunidad de reutilizar el talento en áreas donde puede crear más valor para el cliente”, agrega.

Si bien el concepto de carretilla elevadora autónoma, en esencia un AGV, ha existido desde la década de 1950, las mejoras recientes en la adaptabilidad, navegación y flexibilidad de la tecnología, así como los costos más bajos, están impulsando la adopción, sostiene George Prest, CEO de MHI, una organización de manejo de materiales, logística y la cadena de abastecimiento.

 

Alimentar a las carretillas elevadoras

La energía que alimenta a las carretillas elevadoras también ha avanzado de baterías de plomo ácido, que son del mismo tipo que las utilizadas en los automóviles, a pilas de combustible alternativas, y ahora a baterías de ion-litio. ¿Las ventajas? Las baterías de ion litio se cargan más rápidamente, requieren menos mantenimiento y duran más. El inconveniente de las baterías de ion-litio había sido el costo, pero este ha ido bajando, asegura Gaskell.

Las soluciones de mercancía a la persona, en las que los robots, dirigidos generalmente por un sistema de gestión de pedidos, llevan los contenedores llenos de SKU a los empleados quienes toman los artículos necesarios para completar los pedidos, están ganando terreno. Pueden reducir las distancias que los empleados recorren a través del almacén, lo que aumenta la productividad. “En lugar de recoger 150 piezas por hora, los empleados pueden recoger de 500 a 600 piezas porque no están circulando por el almacén”, explica Ruehrdanz.

Yendo un paso más allá están las soluciones de mercancía a robot. Como su nombre lo indica, los robots surten los pedidos al recoger los artículos de las cajas donantes, un proceso “muy repetible e ideal para robots”, dice Ruehrdanz. Las soluciones han pasado por el desarrollo y la comercialización.

Además, los robots pueden complementar los sistemas de manejo de materiales existentes. Esto es fundamental, ya que, si bien muchas empresas necesitan soluciones de manejo de materiales más flexibles que se adapten al creciente volumen de pedidos de comercio electrónico, pocas pueden justificar el hecho de sencillamente dejar de utilizar las soluciones en las que han invertido grandes sumas de dinero. 

APLIQUE LA IA

Los robots también pueden aplicar la inteligencia artificial para aprender un entorno de almacén de modo que puedan navegar de forma autónoma y adaptarse a los cambios en el diseño, comenta Lior Elazary, director ejecutivo de Invia Robotics.Sin duda, el éxito de estas soluciones suele variar según el tipo y la diversidad de los artículos que se deben recolectar. Por ejemplo, los productos de salud y belleza tienden a ser ligeros y están empacados en cajas, lo cual permite que su manipulación sea más fácil que la ropa empacada en bolsas de plástico que resultan resbaladizas para muchos robots.

La mayoría de los robots aún carece de capacidades de manipulación fina, al menos a un costo que convenga para la mayoría de las aplicaciones. Esto puede cambiar a medida que los costos laborales aumentan y los costos de las soluciones disminuyen. Dependiendo de los artículos que manejan, los robots pueden usar pinzas, succión o dispositivos neumáticos para mover la mercancía.

Los robots también deben estar programados para trabajar con el sistema de administración de almacenes de una empresa de modo que se complementen con otros equipos, y no interfieran con ellos, advierte Chen. Señala que muchos desarrolladores de robots proporcionan ingenieros de software que trabajan con las compañías para vincular los robots con su sistema de administración de almacenes.

En las empresas donde las soluciones de mercancías a robots se introducen por primera vez se comienza con productos como los productos de salud y de belleza, que “van a ser sólidos como una roca”, señala Ruehrdanz. Una vez que la efectividad de la solución se demuestra, pasan a productos y paquetes más complejos.

Otra clave del éxito son los “subsistemas modulares estandarizados”, señala Ruehrdanz. Al reducir la personalización, las empresas obtienen un rendimiento más predecible, programas de implementación más cortos y una reconfiguración más sencilla del sistema cuando el negocio cambia, agrega.

Finalmente, incluso a medida que la tecnología avanza, las personas siguen siendo imprescindibles. “Las personas son esenciales para que un proyecto sea efectivo”, comenta Edwards. Las partes interesadas clave deben entender el problema que se intenta resolver y deben tener un asiento en la mesa donde puedan dar su opinión.“Resulta irónico, pero es cierto”, señala Edwards. “Independientemente de cuán automatizados estén los sistemas, el éxito o el fracaso recae en la parte humana de la empresa”.


 

Tags

PARTICIPA CON NOSOTROS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *