Botón de Boletín

BLOG DE EXPERTOS

  • Recursos naturales: Integración productiva = Integración logística (Parte I)

    Recursos naturales

    Dado que los costos logísticos en América Latina pueden ser hasta cuatro veces más altos que aquéllos de los países de la OCDE, y dado que la exportación de recursos naturales es especialmente sensible al volumen y al tiempo, la CEPAL urge propiciar una adecuada logística para el desarrollo de la región.

    Un informe de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), nos ayudará a comprender la imperiosa necesidad de contar con una infraestructura logística acorde a la explotación sostenible de los recursos naturales existentes en la región Sudamericana. Y esto en consecuencia con nuestra publicación en el número anterior (edición 143), en la que ejemplificamos los “Proyectos emblemáticos y una logística muy alejada de ellos”.

    Es oportuno visualizar desde el punto de vista de una institución multilateral, aspectos relevantes en las actuales y emblemáticas explotaciones de recursos naturales en la región.

    “Los países de la región no han sido capaces de generar un proceso virtuoso para el aprovechamiento sostenible de esta riqueza. Por esta razón, se requiere una nueva gobernanza de los recursos naturales que asegure que los beneficios de su explotación sean sostenibles y se transformen en un aporte concreto al desarrollo pleno, contribuyendo a disminuir las desigualdades existentes”, dice el organismo. Pese “a la importancia estratégica de los recursos naturales, no se observa en la región una atención especial al diseño de infraestructuras especializadas ni la promoción de servicios logísticos de valor agregado especialmente orientados a estos productos”.

    Este concepto de CEPAL valida lo que hemos manifestado en nuestra publicación anterior: “mucha de la infraestructura pública utilizada para el transporte de estos recursos naturales es deficiente y con altas externalidades negativas sobre la población y el medio ambiente”, continúa.

    Dado que los costos logísticos en América Latina pueden ser hasta cuatro veces más altos que aquéllos de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y que la exportación de recursos naturales es especialmente sensible al volumen y al tiempo, la CEPAL recalca que propiciar una adecuada logística para los recursos naturales es un tema de especial importancia para el desarrollo de la región, donde la falta de infraestructura o los altos costos logísticos imperantes dificultan además la posibilidad de realizar encadenamientos productivos o reexportaciones con valor agregado.

    Sin embargo, es muy difícil lograr una integración productiva en la región, sin una integración logística que la sustente. Los gobiernos de la región deben incrementar el conocimiento sobre el papel de la logística para el uso más diversificado y la explotación sostenible de los recursos naturales, así como fortalecer sus capacidades para el diseño e implementación de infraestructura de transporte y logística, tanto como políticas nacionales en ese ámbito.

    Nuestra Región Sudamericana, especialmente, muestra importantes limitaciones en la prestación de servicios de infraestructura y logística, que se reflejan en altos costos de logística e importantes externalidades negativas, elementos que afectan gravemente la competitividad futura y el desarrollo regional. A pesar de los avances recientes en la industria y el desarrollo económico, la región basa todavía, en un nivel significativo, su desarrollo futuro en la exportación de recursos naturales y productos relacionados, con bajo valor agregado y poca inversión tecnológica.

    Hasta hoy, los países se han focalizado en extraer y transportar sus recursos naturales como materia prima, sin añadir un valor significativo a los productos. La falta de estrategias nacionales de desarrollo a largo plazo y políticas con una perspectiva regional, en combinación con la ausencia de criterios de sostenibilidad ha promovido infraestructuras de transporte ineficientes y aisladas. Esto representa importantes desafíos para la competitividad de la industria, limita la captura de valor añadido y la rentabilidad económica de estos productos de exportación, y reduce significativamente los impactos sociales positivos esperados.

    A través de una mayor integración de los mercados y una reducción de los costos del comercio, los costos serían menos volátiles y deberían converger hacia niveles comparativos con los de otras regiones, lo que facilitaría la redistribución de recursos, debido a cambios en las ventajas comparativas. Este proceso de redistribución se reflejaría en una mayor competencia por la generación de acceso a nuevos mercados tanto a nivel nacional como regional e internacional, así como por una mayor movilidad de los factores, que produciría un aumento de la migración, disminuiría los costos de transacción y mejoraría el acceso a los sistemas de salud y educación (Banerjee, Duflo y Qian, 2012).

    La infraestructura física actúa como un mecanismo de redistribución para generar o mejorar la disponibilidad de servicios básicos como agua, electricidad y educación, o para facilitar la accesibilidad a redes de comunicación o de servicios de transporte. Las características de una infraestructura eficiente repercuten en todas las actividades económicas.

    En el contexto de los recursos naturales, esto incluye no solamente a los exportadores de productos básicos, sino también a los proveedores locales y las industrias relacionadas. De esta manera, se distinguen tres situaciones en lo referente al rol de la infraestructura en el desarrollo de encadenamientos hacia y desde el sector de los productos básicos:

    1.- Situación en que la naturaleza de los recursos naturales impacta el desarrollo de la infraestructura (Perkins y Robbins, 2011): Los recursos naturales que se producen y exportan a granel en volúmenes cuantiosos (por ejemplo, el hierro y el carbón) requieren infraestructuras físicas de transporte y de logística de grandes tamaños en forma de corredores, lo que genera externalidades para las economías locales. Es por ello que las empresas líderes del sector deberían contar con los recursos suficientes para financiar los gastos de la infraestructura necesaria. Cabe señalar que en los casos en que la responsabilidad de la provisión de infraestructura le corresponde al sector público, las restricciones fiscales pueden impactar en el desarrollo de infraestructura.

    2.- Situación en que la naturaleza de la infraestructura necesaria tiene implicaciones importantes para la creación de encadenamientos: Ciertas infraestructuras tienen características específicas para la producción y el transporte de un recurso natural, y por tal motivo solamente conllevan un potencial restringido de efectos secundarios positivos, que podría facilitar el crecimiento de los encadenamientos hacia atrás y hacia adelante. Tal es el caso, por ejemplo, del desarrollo de infraestructura ferroviaria, que tiene un potencial para reducir los costos logísticos de los diferentes actores en una cadena de valor, desde la actividad extractiva hasta el producto final.

    3.- Situación tradicional en países en desarrollo, exportadores de recursos naturales (productos básicos), donde la infraestructura ha sido utilizada única o primordialmente para satisfacer los requerimientos de las empresas líderes de la explotación: En muchos casos, lo anterior se ha traducido en el desarrollo de infraestructura en la forma de enclave, que obstaculiza las posibilidades de los proveedores o procesadores de participar de forma efectiva en las cadenas de valor, de los diferentes productos básicos.

    Cabe apuntar que la geografía física ha afectado el desarrollo económico en Sudamérica, en gran parte como resultado de la riqueza de la región en recursos naturales renovables y no renovables. Asimismo, la geografía ha influido en la localización de la actividad económica y la integración y cohesión territorial.

    De cierta manera, la geografía provoca que los países experimenten una “brecha de proximidad”, cuya superación requiere de la cooperación regional en cuatro áreas principales: infraestructura de transporte; facilitación del comercio; descentralización y desarrollo económico local; y, migración. Cada una con implicaciones para los servicios de infraestructura.

    Continuaremos este interesante estudio de la CEPAL, con respecto a la estrecha relación entre: logística, integración, productividad, encadenamientos y sutentabilidad. Cada uno de los temas que hemos abordado en nuestras ediciones anteriores y por separado.


    La definición de infraestructura considera tres dimensiones, de acuerdo a la CEPAL:

    Física, Institucional y Personal.

    La infraestructura física hace referencia a las carreteras, ferrovías, redes de telecomunicación, puertos y otros servicios de utilidad pública. La efectividad del desarrollo de infraestructura estará en función de la confiabilidad, la calidad de provisión y el costo para el usuario.

    El factor institucional se refleja en la eficiencia y los costos del régimen administrativo y regulatorio, que apoya al sector productivo.

    La infraestructura personal está compuesta por el conocimiento práctico y teórico aunado al potencial cuantitativo y cualitativo de la sociedad.


    * Ricardo Ernesto Partal Silva es Presidente de la Organización Mundial de Ciudades y Plataformas Logísticas (OMCPL), Secretario del Centro Profesional de Actividades Logísticas de Argentina (CEPAL), Director Ejecutivo y autor de Integración Empresarial por Corredores Bioceánicos. Se le puede localizar en rutalogica@gmail.com