Sumario Anual 2014

febrero 17, 2015 - Por Adriana Holohlavsky
413 0
Etiquetas:

Siempre ha sido nuestra intención publicar la información constructiva y edificante del sector, aquélla que genera valor al día-día del profesional de la logística, pero para hacer un sumario anual, es necesario reconocer el contexto, aunque sombrío se encuentre éste. Hoy, las circunstancias nos demandan esfuerzos extraordinarios de coherencia, congruencia y objetividad, pues nada bueno conseguimos los mexicanos polarizando el ánimo ni dividiendo la sociedad en bandos a favor o en contra.

Ciertamente, en el contexto en el que México se encuentra, es necesario entender que los sectores productivos lidiarán en el corto y mediano plazo con el impacto de una crisis que si bien no sorprende, nadie imaginó la forma en la que detonaría el 26 de septiembre pasado. México está de luto, y aunque el optimismo no debe desmayar, el dolor es inocultable. Si bien el pronunciamiento del Ejecutivo del pasado 27 de noviembre ayuda, lamentablemente sigue siendo insuficiente y tardío para componer el tejido social tan dolorosamente afectado.

Sin embargo, sinceramente hacemos votos para que las medidas de seguridad y anticorrupción, así como las Zonas Económicas Especiales anunciadas sean una realidad y mejoren el estado de derecho en el país. Pero mientras los formalismos y protocolos siguen su curso entre los poderes Ejecutivo y el Legislativo para convertir las iniciativas en leyes, tratemos de recoger de manera sucinta el devenir del año, en aras de enmarcar el arranque de un 2015 por demás desafiante. La indignación, la vergüenza y el hartazgo llegaron a su límite. El gobierno y sus instituciones se enfrentan ante la peor crisis de credibilidad, la cual difícilmente se revertirá antes del 2018, y ante ello me pregunto si nuestra cercanía con Estados Unidos seguirá siendo suficiente para “salvar” los impactos en nuestra economía.

LA RECIENTE EVALUACIÓN DEL BANCO MUNDIAL ENVÍA SEÑALES

De acuerdo al Índice de Desempeño Logístico 2014 del Banco Mundial, México bajó tres posiciones, ubicándose en la posición 50 de las 160 que el índice evalúa. Infraestructura, almacenamiento, aduanas, comercio internacional, costos, tiempos y calidad, han sido los rubros donde la competitividad ha descendido, desde hace dos años que se realizó la última evaluación, aquellos mismos dos años en los que nos entusiasmábamos con el Mexican Moment, ¿recuerda? En este contexto, Estados Unidos, pese a las dificultades que tuvo que lidiar desde 2009, se mantiene en la posición novena, mientras Alemania, Bélgica y Holanda ocupan los primeros lugares.

Canadá escaló dos posiciones, quedando en la décimo segunda, y China, por el contrario, las descendió quedando en la posición 28. Pero desmenucemos de cerca el comportamiento de la logística mexicana: En el rubro de aduanas, México descendió de la posición 66 a la 70; en materia de infraestructura lo hizo de la 47 a la 50; en embarques internacionales, de la 43 a la 46; en competencia y calidad logística, de la 44 a la 47; y en rastreo de envíos y seguimiento a compromisos acordados, de la 49 a la 55. En contraste, México escaló de la posición 55 a la 46 en tiempos de entrega, que si bien es loable, no es en absoluto suficiente.

Hace dos años, coincidía el aparente Mexican Moment con el inicio de la gestión Peñista. En un esfuerzo –que no el primero- los mexicanos nos empeñábamos en sacar del costal de frustraciones, un poco más de esperanza, pese al descontento de muchos por el resultado electoral y la poca credibilidad con la que contaba el nuevo gobierno. Poco nos duró el momento, cuando empezamos a ver que pasaban los meses y el presupuesto no se ejercía, mientras los índices de crecimiento sufrían ajustes a la baja mes con mes, y la inflación caminaba en sentido contrario.

Fuimos pacientes, entendiendo que el estancamiento del presupuesto durante el primer año era natural, pero cuando empezamos a ver que la recesión se prolongaba y la inflación no se detenía, el nerviosismo empezó a transformarse en enojo. Las prometidas reformas estructurales, sin duda, contribuían a alimentar nuestro autoengaño, queriendo creer que ellas detonarían la economía, tal como nos lo ofrecía el gobierno; pero ciertamente, en nuestra ansiedad por disfrutar ese México promisorio, fácilmente perdimos de vista que los beneficios, si llegaban, lo harían hasta pasados varios años; tiempo para el cual, el escenario nacional habría de cambiar sustancialmente, y para muestra un botón…

El pasado mes de noviembre se realizó el aumento número once en el año del precio del diesel y las gasolinas, alcanzando el primero los 13.83 pesos por litro, la gasolina Magna los 13.22, y la Premium los 14 pesos; precios a los cuales se les suma el 3% en diciembre –ajuste por inflación que determinaron Diputados y Senadores recientemente-, para empezar 2015 con un diesel de 14.40 por litro, una Magna de 13.70 y una Premium de 14.50. De esta manera se concluye un esfuerzo de ajuste que inició en 2008, periodo en el que el diesel incrementó 135.08%, la gasolina Magna 89.87% y la Premium 61.63%.

Cierto es, como hemos podido observar y sentir, que el escenario con el que se van a encontrar los beneficios de una reforma energética, será muy diferente a aquél en el que se inició su gestión. Sí, seguramente bajarán los precios, pero para entonces habrán subido sustancialmente.

MACROECONOMÍA VERSUS MICROECONOMÍA

A lo largo de los últimos ocho años, particularmente en los paneles, hemos venido señalando cuán peligroso estaba siendo que el gobierno se es- forzara tanto en formatear la macroeconomía del país para hacerla competitiva ante el mundo, descuidando tan irresponsablemente el camino de la microeconomía. Esta falta de equilibrio entre ambas abriría, decíamos, cada vez más la brecha social entre la riqueza y la pobreza, entre la venta y el consumo, entre las empresas y el mercado, y las consecuencias no se dejarían esperar; el comportamiento recesivo de los últimos dos años lo evidencia. Cerramos el año con un pronóstico sombrío, pues de acuerdo al FMI y el propio Banxico, la previsión de crecimiento económico baja del 2.7% al 2.4%, por lo que la Secretaría de Hacienda ha tenido que señalar un 2.6%.

Pero si bien éstas son las cifras oficiales, el pulso de la iniciativa privada e instancias académicas hablan de un 2.1%. Sin duda, la constante disminución en la producción petrolera ha entorpecido el despegue en los últimos dos años; la caída de un 3.7% en la tasa anual, ciertamente afecta, al depender la economía del país del petróleo en un 30%; sin embargo, como suele suceder, el remedio sólo agrava el panorama, al estar gastando el gobierno tanto dinero -773 millones de dólares- en compra de seguros de cobertura para blindar el impacto, según han informado diversos medios.

LOABLES ESFUERZOS DE LA INICIATIVA PRIVADA

No obstante el crítico panorama, justo es reconocer y aplaudir el esforzado trabajo de la iniciativa privada, que pese al golpeteo que ha recibido desde 2013 con el cambio de políticas hacendarias por un lado, y la recesión por otro, ha sabido defenderse a través de sus cámaras y asociaciones, las cuales ciertamente han logrado consensos satisfactorios –que no fáciles- con el gobierno. Así, vemos como el sector industrial dio muestras de recuperación durante 2014.

Las manufacturas de exportación aumentaron un 3.2%, apoyadas también por la revitalización de la economía norteamericana; y el sector de la construcción tuvo un avance del 4%, ante la liberación de presupuesto del último semestre del año para desarrollo de infraestructura.

Y qué decir del sector automotriz, la joya de la corona, y el sector aeroespacial, una estrella que aunque pequeña aún, su luz alcanza a iluminar hacia delante un largo camino promisorio. En la pasada Convención Anual de la Asociación de Parques Industriales Privados, conferencistas diversos hablaron desde sus respectivas áreas de experticia sobre los logros obtenidos por la iniciativa privada, así, según nos comparte la Ampip en su relatoría, los números hablan por sí mismos:

Emilio Cadena, Presidente del Index, Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufacturera de Exportación, afirmó que las empresas del sector manufacturero en México representan el 50% del empleo formal en México, equivalente a 4,464,382 personas dadas de alta en el Instituto Mexicano del Seguro Social, a su vez se tiene un estimado de 2,450,453 millones de personas laborando en dicho sector, considerando que la manufactura en México tiene 24% la productividad de la manufactura en Estados Unidos. Por otro lado, confirmó que el sector manufacturero es el generador número uno de divisas del país después del petróleo, y que cuenta con sueldos y salarios 22% mayores al sector no exportador.

Javier Lomelín, CEO de Colliers International de México y Latinoamérica, presentó la conferencia, Tendencias del mercado inmobiliario industrial en América Latina, la cual permitió a los asistentes conocer la situación actual de dicho mercado en América Latina y conocer las expectativas que se tienen para el próximo año, resaltando que la inversión extranjera directa ha crecido con una tendencia al alza, siendo México y Brasil, los países que más han logrado atraer dicha inversión, ejemplo de ello es que México del 2013 al 2014 pasó del número 48 al número 39 en el ranking de apertura de una empresa, además de ser el principal emisor de flujos de inversión en la región de América Latina y el Caribe.

Luis Lizcano, Director General de la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial, FEMIA, declaró que actualmente esta industria tiene un valor del mercado de 450 mil millones de dólares y se prevé un crecimiento del 4.7% en los próximos 20 años. Asimismo, mencionó que la composición del mercado mundial de la industria aeroespacial comprende de un 46% civil y un 54% de defensa.

Óscar Albín, Presidente Ejecutivo de la Industria Nacional de Autopartes, confirmó que el 68% de dicha producción se exporta a Estados Unidos y un 80% de la producción corresponde a vehículos ligeros, así como que el PIB del sector de autopartes en el periodo 2005-2014 fue de 7.5%, mientras que el PIB del sector automotriz fue del 16.7% respectivamente.

PERSPECTIVAS ANTE EL CONTEXTO 2014

Con base en el estudio Reshore to Mexico, realizado por el CIDAC, Centro de Investigación para el Desarrollo, se contemplan 661 parquespúblicos y privados a lo largo del territorio nacional, detectando 8 sectores con mayores posibilidades para reubicar su producción: el de electrodomésticos, computadoras y electrónicos, plásticos y hule, metal-mecánicos, fabricación de equipos de transporte, muebles, equipo eléctrico y equipo médico. Asimismo, el estudio destacó a 1) Chihuahua, 2) Nuevo León y 3) Baja California como las entidades con mayor índice de capacidad de atracción de inversión manufacturera en México.

Jesús Silva-Herzog Márquez, analista político, mencionó también en la Convención Anual de la Ampip, que hay razones para creer que pese a que México tiene todo para ser potencia -por su gente, fuerza laboral y sus exportaciones- es imperante que México tenga y fomente la transparencia, reforma que no ha logrado avanzar y que desafortunadamente no favorece la imagen de México.

Asimismo, enfatizó que la sociedad tiene que estar consciente de la responsabilidad que tiene respecto a la educación, y el fomento de valores a través de la convivencia familiar. Para la reconstrucción de la sociedad, la ciudadanía debe trabajar junto con el gobierno, pues si bien éste debe generar ilusiones, administrarlas y saber manejar las desilusiones para evitar caos y desconfianza nacional e internacional, sin la institución familiar, no habrá resultados.

Sin duda, la competitividad depende estrictamente de la capacidad para atraer inversión extranjera directa al país, y hacer una entidad atractiva no depende exclusivamente del gobierno. La fórmula suma entre sus variables no sólo los beneficios arancelarios, ni la mano de obra disponible, capacitada y barata, sino también un entorno educado con seguridad y calidad de vida, infraestructura y prospección de desarrollo en la entidad.

Y si bien los Estados, a través de sus secretarios de desarrollo económico y el apoyo indiscutible de ProMéxico han hecho bien su trabajo en el extranjero, la fragilidad social que los últimos acontecimientos nacionales han evidenciado, representa la parte delgada por la que pudiera romperse el telar. Sin duda, es tiempo de sumar, no de dividir.

Tags

PARTICIPA CON NOSOTROS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *