Trucos del comercio

agosto 15, 2019 - Por Inbound Logistics Latam
96 0

5 regiones y países que merecen una reflexión seria por parte de cualquier empresa que haga negocios en el ámbito internacional

Por Beth Pride*

El comercio nunca ha ocupado un lugar tan prominente en la mente de los líderes corporativos como ahora. Los efectos de las barreras arancelarias y no arancelarias en la economía y el suministro representan una amenaza creíble para el éxito corporativo; también podrían llevar a algunas pequeñas y medianas empresas al borde del fracaso. Las guerras comerciales y otras acciones proteccionistas lideradas por Estados Unidos y seguidas por muchos otros países no desaparecerán pronto.

Cinco regiones y países merecen una reflexión seria por parte de cualquier empresa que haga negocios a nivel internacional: Estados Unidos, Canadá y México, el Reino Unido, Rusia y el Tratado Integral y Progresivo de la Asociación Transpacífico (CPTPP).

 

Estados Unidos: Aranceles y guerras comerciales

El presidente Trump ha implementado algunas políticas proteccionistas que pueden resultar contraproducentes para algunas empresas estadounidenses. Por ejemplo, los aranceles de la Sección 201 sobre lavadoras y paneles solares; los aranceles de la Sección 232 sobre acero, aluminio y uranio, y los aranceles de la Sección 301 sobre la propiedad intelectual china representan 32 mil millones de dólares en nuevos impuestos para las empresas estadounidenses.

Si los aumentos que se programaron en un principio para el 2 de marzo de 2019 se implementan de manera definitiva, el impacto total aumentará a 129 mil millones de dólares. Si la administración sigue adelante con la imposición de aranceles adicionales, el Producto Interno Bruto (PIB) a largo plazo se reducirá un 0.38 por ciento (94.4 mil millones) y los salarios un 0.24 por ciento.

Además, se eliminarían 292,600 empleos equivalentes a tiempo completo, según el Modelo de Impuestos y Crecimiento de la Fundación Tributaria, de abril de 2018.El comercio internacional se ha vuelto aún más complicado ahora que países como China, la Unión Europea, India, Turquía, Rusia, Canadá y México están imponiendo 29.1 mil millones de dólares en aranceles compensatorios a muchos productos esenciales para la economía estadounidense. A los agricultores estadounidenses excluidos de los mercados extranjeros debido a los aranceles compensatorios se les prometió un programa de rescate de 12 mil millones de dólares, pero en noviembre de 2018 solo habían recibido 838 millones.

Y si bien la “tregua” entre China y Estados Unidos permitió a China comprar frijol de soya estadounidense por primera vez desde julio de 2018, todavía es una fracción de lo que se importa durante un año común.

Como resultado, muchas empresas están revisando sus cadenas de abastecimiento y buscando trasladar las operaciones de manufactura de China a países que no están sujetos a estos aranceles. Las empresas que no pueden mover su fabricación de forma rápida o rentable buscan modificar el diseño de ingeniería para evitar los aranceles. Algunas empresas solicitan exclusiones de estos aranceles, sin embargo, solo se han aprobado menos del 25 por ciento de las solicitudes.

El proyecto de ley que evitó el cierre del gobierno en febrero de 2019 asignó 4.5 millones de dólares al “apoyo a contratistas para que implementen el proceso de exclusión de productos para los artículos incluidos en las medidas impuestas por la Sección 232”, según el texto del proyecto de ley publicado por el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes.

 

Canadá y México: ¿Acuerdo de libre comercio?

El 1 de diciembre de 2018, los líderes estadounidenses, mexicanos y canadienses firmaron el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés) en la reunión del G-20 de ese año después de la renegociación del TLCAN. Todavía debe ratificarse por la legislatura de cada país, lo que será un proceso largo. Las estimaciones indican que el acuerdo no entrará en vigor antes de 2020.

La amarga realidad es que cualquier avance en Canadá o México que ratifique el USMCA quedará paralizado hasta que Estados Unidos elimine los aranceles sobre el aluminio y el acero. Igual de preocupante es la posibilidad de que la Cámara de Representantes de Estados Unidos se muestre renuente a otorgar algún tipo de victoria política al presidente Trump. Lamentablemente, aún no se ha presentado ante el Congreso un proyecto de ley de implementación del USMCA.

Se teme que el hecho de que el Congreso no haya ratificado el USMCA dé como resultado que el presidente Trump se retire del TLCAN, lo que obligará a algunas empresas a pagar derechos e impuestos sobre los artículos que han estado libres durante los últimos 25 años. El aumento del costo de los bienes comercializados entre los países de Norteamérica podría paralizar las tres economías. 

Reino Unido: ¿Con acuerdo o sin acuerdo?

Habiéndose señalado el 31 de octubre de 2019 como fecha para que el Reino Unido abandonara la Unión Europea (UE), la ruptura se ha retrasado hasta octubre. Pero al margen del acuerdo, las empresas deben prepararse para todas las eventualidades del Brexit,¿qué deberían considerar las empresas? Recomendamos analizarlo desde una perspectiva organizacional.

El departamento de cumplimiento comercial debe considerar cómo cada escenario afecta los requisitos de licencia de exportación para los artículos de doble uso que se mueven del Reino Unido a la UE, y viceversa. Las empresas deben tener inventarios de todas las licencias de exportación existentes emitidas en el Reino Unido. Deben clasificar y valorar los bienes correctamente para la importación, exportación y documentación aduanera para la cadena de abastecimiento del Reino Unido cuando ocurra el Brexit.

Los departamentos fiscal y de finanzas deben considerar el impacto del impuesto al valor agregado (IVA) en los diversos escenarios, identificar opciones de prórroga y presupuestar los gastos de los derechos aduaneros sobre las importaciones dentro y fuera del Reino Unido.

Un acuerdo del Brexit puede dar lugar a nuevos acuerdos comerciales preferenciales y un Brexit sin acuerdo aplicará el arancel NMT (nación más favorecida) de la Organización Mundial del Comercio, lo cual tendrá un impacto fiscal significativo. Las empresas deben registrarse para obtener un número de registro e identificación de operador económico (EORI) para envíos dentro y fuera del Reino Unido hacia la UE, un requisito para cualquiera que pretenda importar o exportar desde la UE.

El movimiento de mercancías entre países de la UE se describe como “arribos y despachos”, mientras que las mercancías que se mueven a través de las fronteras de la UE son “importaciones y exportaciones”. Si el Reino Unido se separa de la UE, el movimiento de mercancías dentro y fuera del Reino Unido requerirá un EORI para envíos a la UE.

Los departamentos de contratos y conformidad de productos deben revisar los contratos para ver si los Incoterms (términos comerciales estándar) están correctos. Deben actualizar los contratos y las facturas comerciales para que reflejen el idioma del “importador” y el “exportador”, así como el código de la declaración de conformidad. Y las empresas deben determinar si sus productos requieren una declaración de conformidad con la legislación de seguridad de la UE.

Los departamentos de recursos humanos deben revisar a todos los ciudadanos de la UE en el Reino Unido y a los ciudadanos del Reino Unido en la UE, ya que puede haber consideraciones de visa.El departamento de TI debe considerar el cumplimiento del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) y el hecho de que en el Reino Unido los datos de los clientes no pueden almacenarse. Deberán mover los servidores del Reino Unido a un servidor en un país de la UE. 

Rusia: Es complicado

En los últimos años, Estados Unidos ha implementado sanciones económicas a personas o entidades rusas, incluidos bancos, oligarcas, contratistas cibernéticos, magnates comerciales y un agente de envío. Las sanciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro se implementaron luego de la intervención militar de Rusia en Ucrania y la anexión de Crimea.

Las sanciones agregaron una carga administrativa significativa a las compañías estadounidenses que hacen negocios con Rusia, al requerir que determinen si una o más personas bloqueadas poseen el 50 por ciento o más en el conglomerado de una entidad. Las empresas deben obtener detalles de propiedad que tal vez no estén disponibles públicamente o que sean difíciles de obtener y validar.

Durante muchos años, Rusia ha promulgado barreras arancelarias y no arancelarias a las empresas estadounidenses, incluidos los reglamentos técnicos y los requisitos de prueba y certificación de productos que plantean barreras significativas porque solo las entidades registradas y residentes en Rusia pueden solicitar estas certificaciones de productos. La importación de productos alcohólicos requiere que todos los aranceles aduaneros, impuestos sobre el consumo e IVA se paguen por adelantado mediante una garantía bancaria y un depósito.

Una gran cantidad de agencias gubernamentales rusas administran licencias que añaden una complejidad que las compañías no enfrentan en otros países. Casi todas las exportaciones de alimentos y productos agrícolas de Estados Unidos han sido prohibidas desde 2014, cuando Estados Unidos impuso sanciones a Rusia.

Rusia ha promulgado leyes específicas que dan prioridad al software ruso. Las agencias gubernamentales rusas pueden comprar software extranjero solo cuando no hay un software similar disponible en el registro de software del Ministerio de Comunicaciones de Rusia. El Servicio Federal Ruso para la Supervisión de la Esfera de las Tecnologías de la Información de Telecomunicaciones y las Comunicaciones Masivas puede multar a los ciudadanos rusos que almacenan datos personales en servidores ubicados físicamente fuera de Rusia.

Y Rusia, al igual que muchos países, ha impuesto aranceles compensatorios del 25 al 40 por ciento sobre los productos de origen estadounidense en respuesta a los aranceles de la Sección 232 de Estados Unidos sobre el acero y el aluminio. Hay sustitutos de fabricación rusa para todos estos productos, como equipos de construcción de carreteras, equipos de petróleo y gas, herramientas para el procesamiento de metales y perforación de rocas, y fibra óptica.

En diciembre de 2018, el Órgano de Solución de Controversias de la Organización Mundial del Comercio aprobó la segunda solicitud de Estados Unidos de formar un panel de controversias para revisar la legalidad de los aranceles rusos en respuesta a los aranceles de la Sección 232 de Estados Unidos sobre el acero y el aluminio. 

Países del CPTPP: Algo que esperar

Cuando Estados Unidos se retiró del Tratado de Asociación Transpacífico (TPP), las 11 naciones restantes del TPP (Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam) siguieron adelante y negociaron un nuevo acuerdo comercial: el Acuerdo Integral y Progresivo para la Asociación Transpacífico (CPTPP), también conocido como TPP11 o TPP-11. Las economías combinadas de estos 11 países equivalen al 13.4 por ciento del PIB de Estados Unidos.

Estos 11 países, la mayoría de los cuales tiene excelencia en centros de fabricación, merecen una visita en los próximos años. No se desaceleraron cuando Estados Unidos se retiró del TPP; más bien, volvieron a redactar un acuerdo que reducirá los aranceles entre sus países.

Los firmantes también están dispuestos a frenar la influencia de China en la región al reducir su dependencia del comercio chino. Esto es algo que la administración de Estados Unidos debería recibir con agrado y aplaudir. Si Estados Unidos hubiera permanecido en el acuerdo, una consecuencia hubiera sido que todos los firmantes se acercaran a Estados Unidos.

Las empresas se beneficiarán al hacer negocios en estos países ahora que el CPTPP entró en vigor el 30 de diciembre de 2018. El acuerdo generará beneficios económicos importantes para Canadá al proporcionar acceso a Japón y otros mercados de rápido crecimiento, como Malasia y Vietnam.

La expectativa es que estos beneficios también se extiendan a los nuevos miembros. Los miembros del CPTPP obtendrán un entorno comercial predecible que dará a los fabricantes y exportadores una ventaja en los mercados nuevos.

El CPTPP también incluye anexos que abordan los desafíos específicos que enfrentan los exportadores de productos farmacéuticos, dispositivos médicos, tecnología de la información y las comunicaciones, y cosméticos. Y habrá una eliminación gradual de los aranceles para vehículos y partes automotrices.

Hay varios miembros potenciales de este nuevo acuerdo: Corea del Sur, Taiwán, Filipinas, Colombia, Tailandia, Laos, Indonesia, Camboya, Bangladesh e India. Una realidad sorprendente del CPTPP es que los miembros potenciales tendrían que acatar las políticas comerciales proteccionistas existentes para unirse al acuerdo, lo que beneficia a todos.

 

Un denominador común

Debido a que las empresas no pueden evitar las realidades comerciales que estas regiones/países plantean, deben planificar de manera estratégica para reaccionar con rapidez ante los desafíos que seguramente traerá 2019.

El denominador común cuando se planifica para el 2019 y más adelante es que al crear una estrategia efectiva las empresas aprovechan sus datos existentes. Las compañías deben mirar hacia el interior para evaluar cómo operan y cómo los problemas comerciales actuales afectan sus operaciones.

Ya sea China, los países del CPTPP, Rusia, América del Norte o el Reino Unido, las empresas deben planificar todos los escenarios posibles y desarrollar planes de contingencia.


* Beth Pride es presidenta de BPE Global, una firma global de consultoría y capacitación comercial. Contacto: beth@bpeglobal.com o 415-845-8967.

Tags

PARTICIPA CON NOSOTROS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *