Unir la logística y la economía compartida

abril 1, 2020 - Por Inbound Logistics Latam
1366 0

Unir la logística y la economía compartida

 

La logística abarca la economía compartida con colaboraciones en la cadena de abastecimiento, cruces de la industria y asociaciones inesperadas que brindan eficiencia de cumplimiento y transporte.

Por Jennifer Baljko

La economía compartida sigue creciendo, con opciones para pedir prestado todo, desde el automóvil de una persona hasta sus coles. La prevalencia de este modelo de intercambio fue fundamental para que el negocio de productos para bebés de Coterie Baby despegara. Coterie pasó más de dos años creando productos de pañales sustentables y de alta calidad, y esperaba lanzar una nueva línea de toallitas para bebé antes de que finalizara el 2019. Pero se enfrentaba a dos desafíos importantes: encontrar una forma de gestionar el cumplimiento y encontrar un lugar para almacenar sus productos.

El proceso tradicional de administración de almacenes, en el que se invierte en un espacio dedicado, se firman contratos de arrendamiento a largo plazo o se trabaja con socios de logística terceros (3PL) que evitan la contratación de empresas con volúmenes iniciales más bajos, dificultaba aún más el trabajo. En cambio, la compañía de la ciudad de Nueva York tomó la ruta bajo pedido. Por recomendación de los ejecutivos de la empresa emergente de colchones Casper Sleep, Coterie se asoció con Flexe, un proveedor de almacenamiento a pedido con sede en Seattle.

Esta decisión alimenta una tendencia en evolución recientemente basada en las industrias hotelera y restaurantera, de vehículos compartidos y de entretenimiento con compañías como AirBnb y Lyft. La disponibilidad de flexibilidad y acceso bajo demanda, junto con otras estrategias, está creando nuevas versiones de colaboración en la cadena de abastecimiento, para aumentar la eficiencia, reducir los costos y capitalizar los activos subutilizados.

“El modelo de almacenamiento a la carta –inmediata- pareció una gran opción para lo que necesitábamos”, comenta Mark O’Toole, Vicepresidente de Productos y Operaciones de Coterie. “Ofrecía acceso a una red de cumplimiento de nivel empresarial sin tener que comprometerse con un arrendamiento a largo plazo o inversiones masivas para adquirir nuestros propios centros de distribución”.

“A través de Flexe, obtenemos la plataforma tecnológica que necesitamos para administrar las operaciones y el acceso a algunos de los 3PL más grandes y sofisticados del mundo”, añade.

Con la ayuda de Flexe, “pudimos configurar toda nuestra red de cumplimiento en menos de dos meses y comenzamos a ofrecer una promesa de entrega de dos días desde que el producto sale por la puerta sin firmar un contrato de arrendamiento”, agrega O’Toole. 

Conectarse

En el mundo del transporte de carga, los modelos de negocio de ventas y cumplimiento omnicanal que se ejecutan a velocidades de entrega hiperrápidas inducidas por Amazon se entrecruzan con la mercantilización de la economía compartida y la monetización de activos físicos, y hacen que estos activos estén disponibles siempre que la gente los quiera o los necesite a un precio más asequible. Quiere una película, una habitación o un automóvil, aquí lo tiene. Necesita un almacén, un camión y una solución de gestión de cumplimiento, aquí también lo tiene. 

“En el mundo de las aplicaciones de comunicación post-móviles en tiempo real, la entrega en el mismo día y el consumo continuo, las personas que viven específicamente en las ciudades esperan gratificación instantánea de las plataformas de comercio electrónico, las redes sociales y los servicios a la carta”, según el informe de innovación y soluciones para clientes de DHL de 2017, “Logística de la Economía Compartida” de Ben Gesing, gerente de proyectos de DHL Trend Research. “La economía compartida ha sido muy perjudicial para varias industrias que son de naturaleza pesada en activos, como la movilidad y la hospitalidad”, señala el informe. “Pero las tecnologías y los modelos comerciales que permiten la economía compartida se pueden aplicar a cualquier industria. La logística, con todos sus activos e infraestructura pesada, no es una excepción”.

Almacenamiento a pedido

Las empresas como Flexe ya han visto la verdad en ello. La empresa de almacenamiento a pedido utiliza su plataforma tecnológica para conectar una red de más de 1,000 almacenes con un equipo de expertos en logística, minoristas y marcas para resolver las limitaciones de capacidad de almacén y proporcionar un cumplimiento dinámico de comercio electrónico.

El dominio de Flexe en este segmento joven, pero creciente, le ha asegurado 64 millones de dólares en fondos desde su fundación en 2013. “Debido a que las necesidades de los clientes evolucionan constantemente, los logísticos no pueden sentarse a admirar lo que acaban de hacer”, comenta Megan Evert, Vicepresidenta Senior de Operaciones de Flexe. “Deben seguir buscando formas innovadoras de satisfacer la demanda”. Flexe trabaja con una variedad de operadores logísticos, desde pequeñas empresas en su etapa inicial que desean probar su servicio en una tienda emergente durante algunas semanas, hasta nombres de primer nivel como Walmart y Ace Hardware que necesitan flexibilidad adicional y espacio para inventario promocional, estacional o en exceso. 

Traer socios 3PL

Evert está menos sorprendido por los transportistas que vienen a Flexe en busca de soluciones innovadoras que por la relación de colaboración que está construyendo con los 3PL, quienes en algunos contextos consideran a Flexe un competidor. “Ha sido interesante ver la forma en que los 3PL se relacionan con nosotros”, señala Evert. “A veces, les traemos un negocio que tal vez no hayan conseguido, y podemos ayudar a los 3PL, en especial a los proveedores regionales, a encajar en la estrategia nacional de logística y almacén de una marca”. 

Ese fue el caso de ITS Logistics de Reno, Nevada. Cuando Walmart realizó una promoción de dos semanas para televisores en el otoño de 2018, recurrió a Flexe para complementar sus necesidades de almacenamiento y logística. Luego, Flexe contactó a ITS para que lo ayudara a posicionar el producto en la Costa Oeste. “Todos piensan que Walmart tiene todo el espacio del mundo, pero todavía están construyendo el lado del comercio electrónico del negocio”, señala Ryan Martin, Presidente de Servicios de Distribución de ITS Logistics.

“Flexe preguntó si teníamos una opción de almacenamiento de tamaño decente que pudieran usar para la promoción. “Fue extremadamente exitoso y resultó ser una buena oportunidad para nuestros ingresos”, agrega Martin. Además, dado que Flexe utiliza una plataforma basada en la web más simple de la que ITS utiliza internamente, fue fácil y eficiente mover los productos de Walmart dentro y fuera del almacén. 

Trabajo conjunto para almacenamiento conjunto

El almacenamiento bajo demanda no es el único lugar propicio para nuevas oportunidades y colaboración. La extensión del trabajo conjunto hacia el almacenamiento compartido abre muchas opciones más para que las personas compartan ideas de la cadena de abastecimiento y desarrollen las mejores prácticas. Saltbox, una empresa emergente con sede en Atlanta, continúa donde el trabajo conjunto termina. Ofrece a un grupo diverso de dueños de negocios, importadores y exportadores, distribuidores, fabricantes y operadores de comercio electrónico, un lugar para ser compañeros de oficina y colegas de almacenamiento.

Su objetivo es facilitar que las personas que necesitan un almacén administren sus negocios, al mismo tiempo que crean un entorno de colaboración para modelos comerciales de polinización cruzada, prácticas de la cadena de abastecimiento y estrategias de administración logística y de almacenamiento. “Queremos crear no solo espacios físicos funcionales donde las personas puedan formar una comunidad, sino también eliminar la fricción que existe para el emprendedor de la ‘clase concreta’”, explica Tyler Scriven, cofundador y CEO de Saltbox.

Muchos empresarios y propietarios de pequeñas empresas están atrapados en una situación difícil hoy, agrega. Necesitan un lugar para hacer crecer sus empresas y una red de apoyo. Pero no quieren ni necesitan arriendos costosos de varios años para miles de pies de espacio de almacén en edificios antiguos sin comodidades modernas y lejos de los centros de las ciudades. 

A diferencia de los empleados y empresarios de tecnología y servicios que pueden encontrar lo que necesitan en el creciente número de espacios de trabajo compartido en la mayoría de las ciudades, aquellos que necesitan más que un escritorio y una conexión a Internet tienen problemas para encontrar espacios similares.

Aeugenie Mack esperaba con ansias el día en que pudiera mover productos naturales para el cabello dentro y fuera de su propio espacio de almacén. Superó su capacidad de aceptar y almacenar cajas en su garaje, y esperaba que un muelle de envío recibiera productos de los distribuidores y enrutara los paquetes de salida hacia los consumidores.

Pero el alquiler a largo plazo de una gran cantidad de espacio de almacén, con todos los costos de seguro implícitos y las posibles responsabilidades, aún estaba fuera del alcance de su empresa emergente de un año.

“Es difícil tener un sistema de administración de inventario cuando el garaje es su almacén”, señala Mack, quien se basa en su experiencia previa en TI, derecho y fabricación para administrar su negocio electrónico. “Vemos crecer nuestro negocio, pero no pudimos obtener un contrato de arrendamiento de cinco o 10 años para un espacio de almacenamiento”.

“Comenzamos a pensar en cómo podríamos minimizar los gastos generales, compartir la responsabilidad de tener espacio de almacén, aumentar nuestros ingresos y colaborar con otros”, agrega.

La compañía de Mack, Manetain Beauty, un negocio en línea directo al consumidor con sede en Atlanta, encontró una solución con Saltbox.

“Tomamos un enfoque centrado en el ser humano para resolver un problema de espacio industrial”, comenta Scriven. “Observamos las necesidades de los seres humanos que están tratando de administrar sus negocios y construir un espacio hiperfuncional para apoyar a la comunidad empresarial”.

“Tradicionalmente, los almacenes son ambientes masculinos: están fríos, sucios, en lugares distantes y tal vez incluso son inseguros. Con Saltbox, queríamos crear un lugar fresco y brillante donde todos se sintieran bienvenidos”, agrega Scriven, y señala que la mitad de los miembros fundadores de Saltbox son mujeres empresarias.

Entonces, ¿quién está de acuerdo con la idea de almacenamiento conjunto de Saltbox? Los miembros fundadores incluyen un médico/autor popular que quiere consolidar varios espacios de almacenamiento para almacenar sus libros, un importador caribeño de productos alimenticios, una modista, varios trabajadores remotos de una empresa con ingresos de 6 mil millones de dólares y la empresa Manetain Beauty de Aeugenie Mack.

Para Mack, el modelo de Saltbox tiene lógica para la posición en que su compañía está hoy en día.

“Encontrar una manera de compartir el almacenamiento y quizá los servicios de envío tendrá un gran impacto en nuestro margen”, asegura Mack. “También es emocionante contar con una comunidad donde podamos inspirarnos mutuamente e incorporar ideas que puedan beneficiarnos a todos”.

Ordenarlo fresco

Las innovaciones de transporte y entrega también han creado parejas interesantes de la cadena de abastecimiento.

Por ejemplo, el mercado de alimentos FreshSpoke, facilita a los compradores de alimentos al por mayor de restaurantes y supermercados comprar directamente a los productores locales. La empresa con sede en Barrie, Ontario, que incorpora muchos elementos de economía compartida, utiliza una plataforma logística para conectar a los compradores con los vendedores con el fin de simplificar el pedido, el pago y la entrega.

Pero lo que realmente lo hace funcionar es la capacidad de FreshSpoke de aprovechar el exceso de capacidad de transporte existente en los sectores de entrega comercial. La compañía trabaja con conductores, operadores de flotas y proveedores de alimentos que realizan otras entregas durante un turno regular y desean complementar sus ingresos llenando sus camiones vacíos con productos alimenticios.

“Nunca tuvimos la intención de entrar en el negocio de la logística cuando comenzamos en 2014”, aclara Marcia Woods, cofundadora y CEO de FreshSpoke. “Queríamos apoyar a la cadena alimentaria local, pero terminamos tratando de resolver el desafío de distribución de introducir productos locales frescos en el mercado de alimentos al por mayor.

“Recibimos comentarios de los compradores y vendedores de que ya había suficiente conciencia sobre la sustentabilidad alimentaria, la alfabetización alimentaria y la conexión de la cadena alimentaria local”, agrega. Lo que todos preguntaron es: “¿Cómo vamos a llevar nuestra comida de aquí para allá?”

“Sabíamos que sería ambientalmente irresponsable poner más camiones en la carretera”, reconoce Woods. “Pero sabíamos que, si bien muchos camiones se mueven llenos en una dirección, entre el 40% y el 60% regresan vacíos. Pensamos que sería una buena idea aprovechar ese exceso de capacidad”.

Lo que también ayudó a FreshSpoke fue el tiempo. Cuando la compañía llevó su prueba de concepto al mercado en 2016, los modelos de economía compartida de Airbnb, Uber y otros ya habían perturbado el mundo y ganado tracción. Esa atención prioritaria sobre cómo otras industrias estaban ganando eficiencia con estas prácticas comerciales emergentes le valió a FreshSpoke la aceptación/apoyo de la comunidad a la que apuntaba.

La compañía ahora se ha asociado con 306 proveedores locales de alimentos y 650 compradores en Ontario, Canadá. FreshSpoke se está expandiendo a Ohio, y Woods espera escalar el modelo a otras regiones.

Asuntos espaciales

Al final, independientemente de dónde provenga la inspiración o qué prácticas de la cadena de abastecimiento sean prestadas de otros sectores, lo básico seguirá siendo lo básico.

“Las empresas siempre están cambiando, pero el pensamiento todavía gira en torno a cómo usar mejor el espacio, cómo mantener cantidades más pequeñas de inventario más cerca de los clientes y cómo satisfacer a los clientes a través de cada nodo de la red”, dice Richard McDuffie, director de operaciones de Kane Is Able, un 3PL con sede en Scranton, Pennsylvania. “Todos están buscando cómo construir una mejor trampa para ratones. En algunas áreas, la colaboración ayudará a logralo”.

 


Compartir es preocuparse por el medio ambiente

Dos industrias muy diferentes, FIFCO, una compañía de alimentos y bebidas, y CEMEX, un proveedor de materiales de construcción, unieron estratégicamente sus cadenas de abastecimiento para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Durante el año pasado, los camiones de CEMEX que solían regresar vacíos a un centro de distribución en la costa del Pacífico de Costa Rica estuvieron llevando productos al centro de distribución de FIFCO en el área.

Esta iniciativa optimiza los viajes y maximiza el uso del combustible fósil de la flota. Al mismo tiempo, también contribuye a reducir el tráfico de vehículos pesados ​​en las rutas compartidas de ambas compañías y a colocar equipos más seguros en las rutas de tráfico intenso.

En el año que transcurrió a partir de que comenzó la alianza, ambas compañías reportaron resultados ambientales positivos. “Contribuimos al Programa de neutralidad de carbono del país y a la descarbonización de la economía”, asegura Gisela Sánchez, directora de relaciones corporativas de FIFCO.

“También ahorramos 62,292 litros (16,455 galones) de diésel y disminuimos 165,938 kg (365,830 libras) de dióxido de carbono equivalente, y redujimos el tráfico en las rutas más importantes del país”, señala Sánchez.

“Una parte integral de la iniciativa para adquirir equipos de doble remolque”, agrega Enrique A. García, director de CEMEX Costa Rica. “Implementamos dispositivos de seguridad llamados ‘ojos móviles’ para mejorar la conducción, lo que evita aproximadamente el 95% de las colisiones frontales y hasta el 60% de todos los tipos de colisiones.

“De esta manera, contribuimos a la seguridad vial con equipos de alta tecnología y conductores sumamente capacitados”, concluye.

Para el transporte compartido se utlizan cuatro camiones de doble remolque llamados bitrenes. Su doble articulación les proporciona un 40% más de capacidad de carga que el promedio mensual de 36 viajes: 28 a Nicoya y ocho a Puntarenas.

Para lograr este acuerdo, FIFCO y CEMEX tuvieron que establecer procedimientos y controles logísticos, y ejecutar protocolos rigurosos de calidad y seguridad en todos los camiones.

Los productos terminados se cargan en los centros de distribución de FIFCO, donde llevan a cabo procesos de barrido y soplado con aire a presión para eliminar todas las partículas y garantizar que el transporte de productos de diferentes tipos y orígenes no afecte la calidad y la seguridad del producto entregado al consumidor.


 

Tags

PARTICIPA CON NOSOTROS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *