COLDCHAIN: Evolución Postpandemia

septiembre 8, 2020 - Por Inbound Logistics Latam
85 0

Evolución Postpandemia

Este año, se vislumbra un 74% de crecimiento para productos perecederos y un 57% a nivel industria mundial. ¿De qué tamaño es la oportunidad para la cadena fría? Con un mercado global de 260 billones de dólares para 2021, la oportunidad es indiscutible, ¿cómo subirnos a esta ola en México?

Por Arturo Frías

De acuerdo a GCCA (Global Cold Chain Alliance), se estima un mercado a nivel global de 260 billones de dólares en 2021 para la cadena fría. Esta tendencia que ya venía in-crescendo, se sumó al efecto pandemia, aumentando la estimación de crecimiento a corto y mediano plazo. Las razones radican en el aumento de protocolos para el manejo  logístico de alimentos -buscando siempre la inocuidad de los mismos-, así como en el sector farmacéutico, donde se busca no romper ni alterar propiedades de los medicamentos y las vacunas. Sin duda, dos sectores al alza: alimentos y salud.

Si a estos dos sectores sumamos un tercero -e-commerce-, tenemos los tres vértices del triángulo dorado del crecimiento en pandemia. Y es que este último también juega un papel importante en la última milla de alimentos para procesar, por lo que tenemos un sector con estimación de crecimiento anual de doble dígito. Sin embargo, la velocidad de desarrollo en materia de infraestructura en México, así como el número de jugadores con experticia no crece de manera proporcional, y si a ello agregamos que la regulación para estos sectores será cada vez mayor, el problema que se vislumbra es serio.

Solo para dar algunos datos comparativos y ver nuestra posición, en los Estados Unidos de América, el 69% de los alimentos siguen un trazo de cadena fría, mientras que en México (HVACR) sólo el 16% lo hacen; en USA, 24% de los alimentos se traducen en algún tipo de merma por prácticas y operatividad de la cadena fría, mientras que en México asciende al orden del 43%, de acuerdo al mapa agrologístico de la CDMX, hecho por nuestro gabinete para SAGARPA. Es decir, existe una oportunidad muy alta para generar valor agregado por el buen manejo de la cadena fría en alimentos. Y en el ámbito farmacéutico, el efecto es mayor.

Pero las cifras no quedan aquí. En el Mundo, se estima (GCCA) una capacidad de 700 millones de metros cúbicos para almacenamiento: India, con 141 millones; USA, con 110 millones; y México, con cerca de 5 millones de metros cúbicos, por poner unos ejemplos.

Durante esta pandemia, de acuerdo a la encuesta del Cold Chain Business Impact 2020, en el mundo, el 24% de los países mencionaron no tener capacidad suficiente, con base en las reglas que actualmente rigen el manejo de perecederos, ya ni imaginar con las del mañana. Para citar un ejemplo, en la Central de abastos de la CDMX hay 15,000 m3 de capacidad fría, cuando el requerido es de 90,000 m3. El déficit asciende a 75,000 m3, o sea, 5 veces más.

Otra perspectiva muestra que en el mundo, 64% de empresas traen de 1 a 5 almacenes fríos; 24% de 6 a 20 almacenes fríos; y el 12% tienen más de 20. En México, con los dedos de una mano contamos a los que tienen más de 20.

En conclusión, estamos ante el gran reto de generar infraestructura a una velocidad mayor que la demanda; es una carrera contra el tiempo, sí, pero dadas las oportunidades que vislumbra el sector, el esfuerzo promete. Ciertamente no hay muchos jugadores, pero los precios de logística, transporte y renta de almacenes son muy rentables versus la baja oferta. Además, cabe puntualizar que, en adición a este nicho de oportunidad, hemos de capitalizar el hecho de que el sector Cadena Fría cuenta con uno de los mejores capitales humanos, y sobretodo asimilados a trabajos bajo presión y en las condiciones características de la cadena fría. En el mismo estudio citado, el 90% de las empresas respondieron que las medidas de reacción ante la situación covid, con respecto a la protección para el personal, tuvieron un enfoque repartido de la siguiente manera: 67% continuidad del negocio, y 49% enfoque en la moral de los trabajadores. Y en México, el enfoque y las buenas prácticas en el sector también han sido loables.

¿A donde vamos? De acuerdo a GCCA, 72% desarrolla planes más robustos y de emergencia SOP (sales and operations), y 75% implementa protocolos más estrictos para CEDIS y transporte. Este año, se vislumbra un 74% de crecimiento para productos perecederos (cadena fría) y un 57% a nivel industria mundial.

Cadena fría ha sido siempre un segmento demandado, pero hoy, la demanda implica estrategias más inteligentes, debido a los retos adicionales: volúmenes de crecimiento, e-commerce, más regulaciones, enfoque en calidad y producto, más globales; incluso,  México, a nivel gobierno, ha decidido licitar internacionalmente fármacos para sector salud, y ni qué decir de la perspectiva creciente que se vislumbra a partir de la firma del  TMEC, en materia de exportación agrícola.

Por último, cabe puntualizar que para abordar este contexto, hay dos tendencias definitivas muy marcadas: mayor uso del outsourcing y de la tecnología. Hay cantidad de ahorros en ambos rubros, tanto por sinergias como por maximización de unidades, capacidades internas de vehículos, prorrateo de mano de obra (según los requerimientos en logística), uso de IOT, drones, equipo de escaneo, tags, etc. Exponencialmente se nos viene un mundo de oportunidades, ¡no hay que dejarlas pasar! Nos tocó vivirlas y nuestro reto será acomodar a nuestro país en mejor posición ante esta escalada de crecimiento en cadena fría.

El evento Congreso Cadena Fria www.congresocadenafria.com será un oportuno espacio para conversar al respecto. Es el referente presencial y virtual para Latinoamérica, donde expertos del sector puntualizan oportunidades y muestran showcases ejemplares para guiar al sector en materia de tendencias.

Construyamos juntos el futuro de esta gran nación. ¡Vamos México!

 

Tags

PARTICIPA CON NOSOTROS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *