Cruceros y su impacto en el medio ambiente. Parte 2

septiembre 21, 2023 - Por Inbound Logistics Latam
687 0

Por: Ing. ALEXANDER ESLAVA SARMIENTO 

Consultor Portuario – Especialista en Logística Internacional

laeslavas@unal.edu.co 

Foto ALEXANDER ESLAVA

Ing. ALEXANDER ESLAVA SARMIENTO
Consultor Portuario – Especialista en Logística Internacional laeslavas@unal.edu.co

Efectos negativos de los cruceros

Contaminación del Aire

El tipo de combustible, el tipo de motor, la velocidad de viaje, las maniobras, la producción de electricidad y las emisiones de los incineradores de desechos son elementos que determinan la producción de eyecciones a la atmósfera en los cruceros, la cantidad y el contenido puede variar significativamente, pero se sabe que la mayoría de los cruceros utilizan combustibles ricos en azufre, que es hasta 1,000 veces más sucio que el combustible utilizado en el transporte por carretera. 

Las eyecciones consisten principalmente en dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O), óxidos de azufre (SOx), óxidos de  nitrógeno (NOx), Compuestos Orgánicos Volátiles (COV), Material Particulado (MP), haluros y aerosoles. Se estima que la contribución global de las emisiones de los cruceros es del 15% NOx y 9% de SO2 respectivamente. Estudios realizados en áreas portuarias muestran que la contaminación proveniente de los cruceros que recalan en estas, son responsables del 95% de las emisiones de azufre. 

Los gases SOx y NOx de los motores de los cruceros cuando se inhalan como aerosoles aumentan la probabilidad de asma o cáncer de pulmón de 5 a 10 veces. Las emisiones de CO2 de los cruceros son directamente proporcionales al consumo de combustible. El  consumo de combustible a alta velocidad también conduce a un aumento de las emisiones de CO2. Como resultado, se reduce la velocidad, lo que se traduce en velocidades más bajas, menos consumo de energía y combustible y, por tanto, menos emisiones de CO2

Reducir la velocidad de los cruceros reduce el CO2, pero, un crucero navega por debajo de la velocidad óptima consume más combustible que la cantidad esperada de combustible. Las posibles consecuencias negativas del funcionamiento a baja velocidad incluyen el aumento de vibraciones  y problemas de acumulación en las cámaras de combustión y en los sistemas de escape. 

El “smog” que es una combinación de niebla (humedad) y humo (gases que forman las eyecciones) también  provoca la acidificación de los ecosistemas. Las eyecciones de los cruceros también tienen efectos localizados y regionales en el medio ambiente. Los eventos de smog localizados afectan la salud humana y los objetos culturales, como edificios y estatuas. Se estima que, a nivel mundial, el 30% del smog proviene de los cruceros.  Esto puede verse exacerbado por las nuevas emisiones de los incineradores de desechos de los cruceros, que pueden incluir dioxinas y tiofenos. 

El Mediterráneo ha sido identificado como una de las rutas marítimas más grandes y las regiones más contaminadas del mundo. La región es sensible al cambio climático, acidificación y  eutrofización debido a la deposición elevada de azufre, nitrógeno, vanadio y níquel en aerosoles. Por su parte, la contaminación del aire se ha asociado estrechamente con efectos adversos para la salud, como enfermedades respiratorias (incluida la enfermedad pulmonar obstructiva crónica y el asma) y enfermedades cardiovasculares, como la aterosclerosis y los accidentes cerebrovasculares. 

curcerosmedio ambiente

Se estima que la contribución global de las emisiones de los cruceros es del 15% NOx y 9% de SO2/Foto: Unsplash

Cada uno de los componentes gaseosos y de partículas de la contaminación del aire de los cruceros puede tener un efecto perjudicial en la salud humana. En particular, SOX y NOX pueden causar muerte prematura, incluso por cáncer de pulmón y enfermedades cardiovasculares, y morbilidad (asma). Los grupos vulnerables específicos dentro de los cruceristas (niños, ancianos, personas con enfermedades respiratorias y cardiovasculares) pueden ser más susceptibles a los efectos nocivos de la contaminación del aire. El MP se asocia con resultados cardiovasculares adversos, lo que aumenta la mortalidad cardiovascular y respiratoria general. Estas partículas ultrafinas pueden inhalarse profundamente en los pulmones y desde allí ingresar al torrente sanguíneo produciendo efectos perjudiciales para los sistemas cardiovascular  y respiratorio. 

Residuos Sólidos

Si bien los cruceros representan solo un pequeño porcentaje de la industria naviera mundial, se estima que alrededor del 24% de todos los residuos producidos por el transporte marítimo provienen de estos. El contenido de los desechos sólidos de los cruceros es similar al de los desechos comunales. En cuanto a la basura, o residuos domésticos, que es el tipo de residuo sólido que se produce en mayor cantidad en un crucero comprende todos los residuos de los espacios domésticos a bordo del crucero que no sean residuos de alimentos: aceite de cocina y plástico. 

Se compone de cartones, vidrios, latas, colillas de cigarrillos, envases de despensa  y papel de baño. Los desechos plásticos generalmente comprenden láminas, envolturas, botellas, tambores,  cuerdas sintéticas, bolsas plásticas de embalaje, bolsas plásticas de basura, latas de productos químicos vacías, etc. El desperdicio de alimentos se genera en las cocinas y en los restaurantes e incluye frutas, verduras, productos lácteos, aves, productos cárnicos, restos de comida y esqueletos de animales. El aceite de cocina proviene de la fritura de los alimentos. Residuos electrónicos (e-waste) son los equipos eléctricos y electrónicos utilizados para el funcionamiento normal del crucero o en los espacios de alojamiento

Los ejemplos incluyen tarjetas electrónicas, aparatos, instrumentos, equipos de computadoras, cartuchos de impresora, periféricos, audífonos,  conectores, cargadores, puertos, etc. Los desechos de alimentos se descargan en el mar, cuando están triturados o semi triturados, a tres millas náuticas (5,55 kilómetros terrestres) de la tierra más cercana fuera de las áreas especiales y a más de 12 millas náuticas (22,22 kilómetros terrestres) dentro de las áreas especiales. Los residuos de alimentos que no estén triturados o triturados pueden descargarse a solo 12 millas náuticas fuera de las  áreas especiales. 

Por tanto, en aguas internacionales, los cruceros eliminan los desechos orgánicos moliéndolos y lanzándolos por la borda. Un estudio ilustró que el transporte marítimo en general produce aproximadamente un millón de toneladas de residuos orgánicos al año, el 24% de los cuales proceden de los cruceros. Hay evidencia de que esta práctica involucra también otros residuos inorgánicos.

En los cruceros de nueva generación, los desechos inorgánicos se incineran y las cenizas se eliminan en el mar, mientras que, en los cruceros más antiguos, los desechos sólidos inorgánicos se desembarcan en tierra. Los desechos plásticos en la superficie de los océanos se han convertido en un problema ambiental global, los residuos flotantes asfixian aves, mamíferos marinos y tortugas marinas; se encontró que el 35% de las tortugas marinas varadas en el Mar Adriático había ingerido plásticos. 

Datos recopilados por la Guardia Costera de EE. UU., indican que anualmente 1,000,000 de aves y  100,000 de mamíferos mueren asfixiados debido a los desechos plásticos. La Academia de Artes y Ciencias de EE. UU. ha estimado que flotan 13,000 piezas de plástico por kilómetro cuadrado de océano. Investigaciones recientes estiman 500 toneladas de microfragmentos de plástico en el mar Mediterráneo con posibles consecuencias extremas para la contaminación de los ecosistemas y los seres humanos. 

En las islas del Adriático se encontró que de playas con áreas entre 200 – 400 m2 existe una media de 100 a 2,000 piezas de botellas de plástico y espuma de poliestireno. Los plásticos contienen y absorben Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP). Los COP no solo plantean un problema para el medio ambiente marino, sino que pueden bioacumularse a lo largo  de la cadena alimentaria y afectar la salud humana. 

Cruceros y su impacto en el medio ambiente

Los plásticos contienen y absorben Contaminantes Orgánicos Persistentes (COP)/Foto: Unsplash

Residuos Peligrosos

El procesamiento de fotografías, la lavandería, fotocopias, el mantenimiento general, los servicios médicos y los productos químicos domésticos, etc., son fuentes de desechos peligrosos. Las sustancias son diversas, desde metales pesados como plomo, mercurio, hasta hidrocarburos clorados, benceno, tolueno y otros materiales peligrosos. 

Existen serias preocupaciones de que los cruceros no manejan adecuadamente los desechos peligrosos y que cantidades desconocidas terminen en los ambientes marinos. La fuente de emisiones peligrosas también son los incineradores de los cruceros que emiten metales ecotóxicos y compuestos plásticos tóxicos. Esto, debido a que en el casco de los cruceros está recubierto con pinturas antiincrustantes que los protegen del crecimiento de algas, biomoléculas, bacterias, larvas, animales macroscópicos y de más organismos viscosos marinos, al evitar la fotosíntesis y la reproducción a través de la mutación de proteínas y enzimas.  

La pintura antiincrustante (tributilestaño, tributilcobre) contiene metales ecotóxicos (letales para el ecosistema marino)  los cuales se emiten al medio marino y se acumulan en sedimentos y organismos, especialmente en algas, bivalvos, caracoles y babosas de mar, mamíferos marinos, aves, mejillones y peces que consume el ser humano. Por tanto, estos compuestos antiincrustantes se bioacumulan a lo largo de la cadena trófica hasta llegar a los peces y  mariscos, particularmente a los cultivados en acuicultura, lo que representa una amenaza para los consumidores de productos del mar debido a su toxicidad y capacidad de bioacumulación en estos organismos. 

La OMI estima que 1,000 toneladas de pintura antiincrustante de los cascos se vierten al mar anualmente. Investigaciones disponibles muestran que las emisiones másicas disueltas de cobre (Cu) ecotóxico estimada de un  gran crucero con más de 3,000 cruceristas es de 1.3 kg/día. En 2008, la OMI prohibió el TBT, y desde entonces se han introducido nuevos compuestos antiincrustantes a base de cobre que tienen una toxicidad reducida. 

Sin embargo, los niveles elevados de cobre (Cu) se han asociado con una menor riqueza de especies. Esto indica una contaminación localizada de media a alta (342 ppm), especialmente cuando se incluye la contribución de otras fuentes. Análisis de biomarcadores de la bioacumulación de contaminantes en el mejillón mediterráneo (Mytilus galloprovincialis) confirma una concentración localizada muy alta de Cu.

Aguas de Lastre

El agua de lastre, es el agua contenida en los tanques de lastre que se utiliza para brindar estabilidad y maniobrabilidad al crucero durante un viaje, puede contener aguas residuales, petróleo y otros hidrocarburos, microbios, microplásticos y especies invasoras. El deslastrado (liberación controlada) de las aguas de lastre actúa como vehículo para la distribución mundial de patógenos (y organismos resistentes a los  antibióticos) y enfermedades transmitidas por el agua, que tienen un impacto adverso en los seres humanos, los animales marinos y el ecosistema acuático en su conjunto. Los microplásticos en las aguas de lastre es una fuente y vector de metales, antibióticos, productos químicos tóxicos, bacterias patógenas (Vibrio cholerae) y  dinoflagelados formadores de floraciones de algas nocivas; sirven como “puntos críticos” para el desarrollo y la propagación de múltiples patógenos humanos resistentes a los medicamentos a través de mecanismos de selección. 

Las aguas de lastre se encuentran entre los principales vectores para la introducción de especies no  autóctonas, lo que puede causar extinciones locales de especies nativas. Desde el punto de vista de la salud humana, el agua de lastre de los cruceros contribuye a la introducción de patógenos humanos en áreas no endémicas, lo que en consecuencia aumenta el número de enfermedades transmitidas por el agua, comprometiendo no solo la salud humana, sino también la de las plantas y otros animales. Además, la transferencia de genes resistentes a los antibióticos podría ocurrir debido al sistema cerrado y al largo tiempo de retención de agua dentro de los tanques de lastre del crucero. 

Por tanto, el agua de lastre es, actualmente, el vector principal para el transporte de especies invasoras acuáticas. Las especies invasoras son una forma de contaminación biológica conocida como “vertidos biológicos” o “bio flujo global” que amenaza significativamente la integridad de los hábitats costeros y la diversidad de la vida marina en los ecosistemas marinos. Transportan organismos a grandes distancias y los introducen en nuevos lugares donde pueden volverse invasivos y, en ocasiones, peligrosos para los humanos (fitoplancton tóxico, Pfiesteria piscada, el cólera). 

Los cruceros desempeñan un papel en la dispersión de enfermedades transmitidas por vectores por insectos como la malaria, el dengue, la fiebre amarilla y la encefalitis japonesa. y Zika. Las  infestaciones con estos insectos pueden contribuir a la propagación de enfermedades protozoarias transmitidas por los alimentos.

No es de extrañar que la Organización Marítima Internacional (OMI), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) hayan proclamado en su Programa Global de Gestión del Agua de Lastre (GloBallast) que las especies acuáticas invasoras es una de las cuatro mayores amenazas para los océanos del mundo, y puede causar impactos ambientales, económicos y de salud pública extremadamente severos. 

Aguas Residuales

Los cruceros emiten aguas residuales negras, grises y de sentina. Las aguas residuales, incluidas las “aguas negras” (aguas residuales contaminadas de los inodoros) y las “aguas grises” (aguas residuales generadas al bañarse, de lavabos, duchas, baños, lavadoras, limpieza de las cubiertas, de piscinas, de saunas  a bordo), también son un problema creciente. 

Cruceros y su impacto en el medio ambiente-1 (2)

Las aguas residuales dan como resultado una disminución del oxígeno disuelto disponible y la posibilidad de que florezcan algas cuando se liberan/Foto: Pixabay

Las aguas residuales dan como resultado una disminución del oxígeno disuelto disponible y la posibilidad de que florezcan algas cuando se liberan, particularmente en aguas poco profundas o cerradas. Además, los microcontaminantes como los productos farmacéuticos (incluidas las  sustancias antibióticas), los productos de cuidado personal (incluidos los filtros UV) y los patógenos (bacterias  y virus) pueden liberarse en el mar y transferirse a otros organismos a través de las aguas “negras” y “grises” no tratadas de los cruceros. 

La presencia de microorganismos fecales y compuestos antibióticos (triclosán) en las aguas residuales de los cruceros dan lugar a la generación de bacterias resistentes a los antibióticos y otros organismos. Muchos cruceros todavía tratan las aguas residuales con dispositivos de saneamiento marino tradicionales, que a menudo no funcionan como se espera y contienen cantidades significativas de bacterias fecales, metales pesados y nutrientes que superan los estándares de calidad del agua limpia. 

El agua de sentina, es decir, el agua que se acumula en las sentinas del crucero que contiene fluidos de espacios  de maquinaria y sistemas de drenaje interno, entre otras fuentes, proviene de la parte más baja del crucero donde quedan residuos de aceite, lubricantes, productos químicos de limpieza y fragmentos de metal y vidrio. Las aguas residuales contienen enterobacterias, virus y organismos patógenos; son fuentes de infecciones virales y bacterianas para los peces y seres humanos que entran en contacto con agua de mar contaminada al bañarse.

Los nutrientes introducidos en el medio marino a través de las aguas residuales provocan alteraciones en la  estructura de los ecosistemas y reducen los niveles de oxígeno.  

Los nuevos “megacruceros” utilizan plantas de tratamiento de aguas residuales; sin embargo, a pesar de las nuevas tecnologías, persisten problemas con las plantas de tratamiento, las elevadas cantidades de bacterias coliformes fecales y sólidos suspendidos totales. Los desechos de limo que quedan después del tratamiento de aguas residuales contienen huevos de parásitos y se consideran desechos peligrosos. 

La reutilización del agua y el impacto ambiental cero todavía no está al alcance en el diseño de los modernos “megacruceros”. Un crucero completamente ocupado necesita vaciar su tanque de aguas residuales con regularidad, hasta una vez al día.  Teniendo en cuenta la liberación masiva de aguas residuales a diario existe un significativo potencial negativo para el ambiente marino. La descarga de agua de sentina es una fuente de descarga de hidrocarburos, incluso cuando se trata de reducir el contenido de petróleo a niveles que cumplen normas internacionales para su liberación al medio ambiente. 

A nivel mundial, la contaminación crónica de las aguas de sentina y el combustible liberado en las operaciones estándar de los cruceros representa hasta tres veces más contaminación que los  derrames y colisiones de petróleo informados. Los hábitats frágiles, como las praderas de pastos marinos, son muy sensibles a los hidrocarburos, mientras que los hidrocarburos aromáticos policíclicos tienen consecuencias significativas para las poblaciones de aves marinas, así como para los mamíferos marinos y las tortugas. 

En general, las aguas grises contienen contaminantes como coliformes fecales, desechos de alimentos, aceite y grasa, detergentes, champús, limpiadores, pesticidas, metales pesados, desechos médicos y dentales. Las descargas normales de aguas grises contienen compuestos orgánicos e inorgánicos, como nitrógeno y fósforo, y contribuyen a la demanda biológica y química de oxígeno, lo que agota la cantidad de oxígeno disuelto en el agua. 

Los cruceros dependen de grandes volúmenes de agua de lastre para su estabilización. El agua de lastre a menudo se toma en una zona costera y se descarga en el siguiente puerto de escala donde se carga agua o combustible. Se estima que el agua de lastre transporta al menos 7,000 especies marinas cada día a puertos de  todo el mundo. Las operaciones de lastre requieren el uso de aguas oleosas de limpieza o aguas de sentina potencialmente perjudiciales para el medio ambiente. 

En 2006, se estimó que se descargaron 2.5 millones de toneladas de agua de lastre en el Adriático croata, la mayor parte en los puertos de Rijeka, Pula y Sibenik. Hay 113 especies introducidas registradas en el Adriático croata, de las cuales 61 especies se consideran exóticas, mientras que 52 especies se considera que han ampliado su área de distribución nativa debido al CCG.  

Hidrocarburos

Los cruceros, generan contaminación por petróleo o hidrocarburos de petróleo (Bunker Fuel  Oil, Marine Diesel Oil y Marine Gas Oil). Las descargas de aceite y desechos aceitosos pueden resultar de  colisiones, encalladuras, derrames de operaciones de abastecimiento de combustible y bombeo de sentinas. Las fugas de aceite pueden surgir de una variedad de lugares en un crucero.

Los derrames y fugas ocurren durante el uso y la transferencia de combustibles y lubricantes para los sistemas de propulsión y generación eléctrica, bombas y otros sistemas mecánicos a bordo de la embarcación. El aceite residual finalmente se mezcla con el  agua de la sentina y se acumula en el fondo de la embarcación en la sentina. El agua de sentina oleosa restante se descarga por la borda o se descarga en una instalación de tratamiento mientras el crucero está en el puerto. 

Ruido

Es un contaminante que influye significativamente en el medio ambiente marino debido al aumento del tráfico y al hecho de que el mismo tiene un efecto amplificador en el agua. La fuente de contaminación acústica marina son principalmente los motores de los cruceros que crean efectos a corto y largo plazo, y alteraciones del funcionamiento del ecosistema. 

El ruido ambiental del mar afecta a muchas especies marinas para las que  el sonido es la base de la supervivencia; en particular, aquellos animales marinos que usan la audición como su principal sentido de alimentación y comunicación. La exposición prolongada a sonidos intensos da como resultado la modificación del comportamiento y el uso del hábitat en algunas especies de peces. Por ejemplo, en la  bahía de Yakutat, Alaska, en los últimos 10 años, el tráfico de cruceros se ha multiplicado por 10, mientras que el número de focas se ha reducido en dos tercios. 

Hay registros de colisiones de cruceros con grandes mamíferos, muy probablemente causadas por la desorientación causada por la contaminación acústica. En Croacia, la población residente del delfín mular (Tursiops truncatus) evita las zonas de tránsito frecuente de cruceros, que son  consecuencia de un aumento del tráfico en la temporada turística; sin embargo, estas especies son fauna carismática que a menudo atrae el interés del turismo y, por tanto, el potencial futuro de interacciones negativas con  la industria de cruceros es muy significativo. 

Colisiones

Las colisiones con mamíferos marinos y tortugas marinas representan un problema importante. La velocidad y el tamaño de los cruceros han aumentado significativamente en los últimos años, así como el número total de cruceros y las posibilidades de colisiones. En muchas regiones sensibles, como las aguas de  Alaska y el mar de Liguria, se han registrado cruceros que colisionan con ballenas o perturban a pequeños cetáceos

A escala mundial, las colisiones con cruceros representan una importante amenaza mortal para las ballenas. Las colisiones son probables por el impacto del ruido submarino del crucero, que interfiere con la  comunicación de los cetáceos y evita que los animales detecten y reaccionen a tiempo ante las amenazas.

Los avistamientos de delfines, ballenas y tortugas marinas con heridas por colisiones con hélices son bastante regulares. A medida que aumenta el tamaño y la velocidad promedio de los cruceros, así como el número total de cruceros, existe una mayor probabilidad de colisión con vertebrados marinos. Todos los tipos de embarcaciones están involucradas, por lo que se puede esperar que la cantidad involucrada en colisiones aumente a medida que aumenta la flota mundial y en efecto, los cruceristas. 

Luz

La contaminación lumínica ecológica puede ser un problema tanto para los humanos como para el ecosistema en general. Es especialmente perjudicial para el funcionamiento de las especies nocturnas, el efecto varía desde la desorientación hasta la atracción o repulsión hacia la fuente de luz. Los cruceros bien iluminados en un mar oscuro desorientan a las aves que migran de noche y vuelan bajo, lo que provoca colisiones. 

La creación de “luz de luna” permanente asociada con cruceros bien iluminados causa problemas localizados con migraciones de zooplancton, cefalópodos, peces y potencialmente otras especies marinas, poniéndolos en una posición de depredación intensiva y frecuente. Está bien documentado que las tortugas marinas que anidan son perturbadas por las luces a lo largo de la costa. 

Perturbaciones

Los efectos de las olas de los cruceros (estelas) en masas de agua poco profundas tienen implicaciones para la sostenibilidad ambiental de la navegación en aguas costeras. Las estelas generadas en áreas de mar abierto decaen rápidamente con la distancia desde la embarcación y tienen un impacto insignificante en el lecho marino, en las áreas cercanas a la costa y en los ecosistemas. 

No obstante, en áreas costeras poco profundas, los mecanismos de generación de estelas, los patrones de propagación y los modos de impacto se desvían radicalmente de los típicos de las condiciones de mar abierto. Se ha demostrado que el tránsito de “megacruceros” tiene impactos ecológicos en áreas de aguas poco profundas, como arroyos de marea, estuarios de micro mareas, costas de canales delta navegables y lagunas. Esto se debe a que los cruceros que navegan incluso a velocidades moderadas en estas áreas, crean tipos específicos de perturbaciones, como estelas anormales, áreas de depresión o perforaciones supercríticas que afecta la integridad del fondo del mar. 

Además, en los cuerpos de agua poco profundos, los “megacruceros” resuspenden grandes cantidades de sedimentos que se desplazan a los frágiles hábitats cercanos, como los arrecifes de coral, lo que aumenta la turbidez y la supervivencia y el asentamiento de corales potencialmente juveniles a largo plazo. 

Infraestructura

La construcción de instalaciones de infraestructura portuaria para “megacruceros” conduce al deterioro de las características ambientales naturales del sitio. Se han construido nuevos puertos o se han ampliado los existentes en términos de atraque y servicio de cruceros; esto incluye el dragado de los lechos marinos que provoca un aumento de la turbidez del agua debido a la suspensión de sedimentos, lo que representa una de las principales amenazas para las praderas de pastos marinos y los arrecifes de coral locales. 

También el anclaje sin restricciones de cruceros representa una grave amenaza para la existencia de arrecifes de coral y áreas sensibles. Es posible que los arrecifes dañados por el ancla nunca se recuperen; y si lo hacen será un proceso lento, en la mayoría de los casos de más de 50 años.

Comentarios 

Los impactos negativos de la industria de los cruceros en el medio ambiente son amplios e incluyen el aire, el  agua (dulce y marina), el suelo y la cubierta terrestre, los hábitats sensibles y las áreas protegidas, la vida silvestre marina y en tierra. El turismo de cruceros depende directamente de la calidad del entorno anfitrión y de sus recursos. Al mismo tiempo, crea alta presión negativa en forma de contaminación, explotación de recursos, cambio de hábitat y degradación. 

De hecho, la contaminación del turismo de cruceros es un problema de varios niveles de negligencia compartida por parte de las autoridades, líneas navieras y los mismos cruceristas. El  tratamiento inadecuado de la contaminación genera externalidades negativas que deben entenderse y valorarse,  ya que son una carga para las comunidades y los ecosistemas locales.

Estos impactos ambientales acumulativos resultantes de muchos efectos diferentes (a veces individualmente insignificantes) generalmente no se miden ni se tienen en cuenta antes de que causen un daño significativo a través de su acumulación. Los efectos de la  industria de los cruceros en la salud humana también son amplios e incluyen a los cruceristas, la tripulación y  las personas visitadas en tierra. 

Por lo general, las compañías de cruceros a nivel mundial no ofrecen información sobre prácticas ambientalmente sostenibles. Con algunas excepciones, como el monitoreo de las emisiones de los cruceros dentro o cerca del área portuaria o el monitoreo de algunas enfermedades transmisibles, no existe un sistema de monitoreo integral para evaluar los impactos ambientales y de salud de la industria de cruceros. 

Falta el monitoreo y los informes son deficientes con respecto al tratamiento de aguas residuales a bordo de los cruceros, el cumplimiento de la calidad del agua, la reducción de la contaminación del aire y los brotes de enfermedades en los cruceristas, y aunque la industria de los cruceros dedica esfuerzos y recursos considerables para mantener una imagen positiva con respecto a la responsabilidad social y ambiental de las empresas, estudios recientes sugieren, que esta imagen está mal representada por “Lavado Verde”.  

Por tanto, la industria de cruceros debe ser examinada y regulada más de cerca para prevenir o al menos minimizar los crecientes impactos negativos tanto en la salud del medio ambiente como en la de los seres humanos. Y es que, por su propia naturaleza, los cruceros no pueden clasificarse como una forma sostenible de turismo porque estos son incapaces de funcionar sin intervención externa al utilizar cantidades significativas de recursos naturales; en consecuencia, ejercen presión negativa e irreversible en los lugares que visitan.  

La sostenibilidad es tema destacado en el turismo de cruceros, y en especial en el Ártico donde el clima está cambiando rápidamente, con temperaturas promedio más altas, mayores precipitaciones y condiciones climáticas más variables y extremas debidas al CCG. El grosor y la extensión del hielo marino han disminuido y esta es una de las razones por las que el turismo de cruceros en el Ártico ha experimentado un rápido crecimiento,  ya que áreas que antes eran inaccesibles se han convertido en destinos potenciales para las navieras (Carnival  Corporation, Royal Caribbean Cruises, Norwegian Cruise Line) y a los cruceristas. 

En este contexto, el Ártico se ha convertido en uno de los destinos más importantes para el llamado “Turismo de Última Oportunidad”, donde los turistas están motivados por el deseo de ver paisajes o vida silvestre que se espera que desaparezcan debido al CCG. De hecho, el combustible típico que se usa hoy en día en los cruceros es el fuel oil pesado; un combustible muy sucio, básicamente un residuo del proceso de refinación del combustible, se le conoce como “combustible residual”; es básicamente el mismo combustible que usan los automóviles y camiones diésel. 

La razón principal para usarlo es el precio: es significativamente más barato, y con un alto contenido de azufre. Por su parte, el Gas Natural Licuado (GNL), que es principalmente metano (CH4) un poderoso GEI significativamente más potente que el CO2, se ha convertido en un combustible muy popular para los “mega cruceros”, no contiene azufre y las emisiones de NOx son mucho más bajas que con los combustibles derivados del petróleo. 

Las emisiones de MP se reducen significativamente. Los motores de los “megacruceros” impulsados por GNL pueden funcionar tanto con gas como con diésel, pero en el modo de gas los motores aún necesitan de diésel “combustible residual” como “combustible piloto” para encender el gas, navegar y proporcionar la electricidad a bordo, y cuando el crucero está en puerto generando cantidades significativas de contaminación e impactando negativa e irreversiblemente el medio ambiente local y global.

La primera parte puedes encontrarla aquí

Tags

PARTICIPA CON NOSOTROS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *