Botón de Boletín

BLOG DE EXPERTOS

  • ¿Estamos listos para la revolución de vehículos autónomos?

    La revolución de los vehículos autónomos

    México presenta carencias y áreas de oportunidad. En políticas y legislación, tiene un bajo puntaje en variables específicas y generales. Carece de reglamentos para pruebas en carreteras públicas. La condición económica y política actual del país crea barreras para tomar acciones que permitan adoptar los vehículos autónomos en un futuro próximo. 

    Los vehículos autónomos (AV, por sus siglas en inglés) están preparados para revolucionar la forma en que la gente vive y trabaja en todo el mundo. Pero, ¿están los países preparados para un futuro impulsado por AV? Debemos estar dispuestos a asumir los cambios que esta tecnología detonará en todos los aspectos de nuestras vidas.

    El Índice de Preparación para Vehículos Autónomos 2018 (AVRI, por sus siglas en inglés), de KPMG International, es el primer estudio que evalúa la preparación en términos de avance y capacidad de 20 países para la introducción de los AV, y destaca las mejores prácticas para acelerar su adopción. Dicho índice evalúa cada país de acuerdo con cuatro pilares integrales: 

    • Política y legislación
    • Tecnología e innovación
    • Infraestructura
    • Aceptación del consumidor

    Estos pilares se componen de variables que reflejan numerosos factores que influyen en la preparación una nación para los AV, desde la disponibilidad de estaciones de carga de vehículos eléctricos y el ambiente regulatorio, hasta la I&D (Investigación & Desarrollo) y la disposición de la población a adoptar tecnología.

    El AVRI destaca algunos atributos que tienen los países más preparados, además de un sólido desarrollo económico, como:  

    1. Gobiernos dispuestos a regular y apoyar el desarrollo AV
    2. Excelente infraestructura de carreteras y redes móviles
    3. Inversión e innovación del sector privado
    4. Pruebas a gran escala impulsadas por una fuerte presencia de la industria automotriz
    5. Un gobierno proactivo que atrae alianzas con los fabricantes

    Planear hoy involucrando a las partes interesadas (gobierno, empresas y ciudadanos) en los AV es esencial. Aceptar asociaciones entre el gobierno y el sector privado puede acelerar el desarrollo tecnológico, al tiempo que ayuda a garantizar que su introducción cumpla las políticas públicas. 

    Según el AVRI, los 10 países más preparados para el futuro del transporte autónomo de los investigados son:

    1. Países Bajos
    2. Singapur
    3. Estados Unidos
    4. Suecia
    5. Reino Unido
    6. Alemania
    7. Canadá
    8. Emiratos Árabes Unidos
    9. Nueva Zelanda
    10. Corea del Sur

    Los Países Bajos se ubican en la cúspide y cuentan con fortalezas como: aceptación generalizada de automóviles eléctricos, alta densidad de estaciones de carga, red de telecomunicaciones robusta, y pruebas planificadas de caminos a gran escala. Otros de los cinco primeros son Singapur (primer lugar en política y legislación, y aceptación del cliente); EEUU y Suecia (primeros lugares en tecnología e innovación); y Reino Unido (en los primeros cinco lugares para tres pilares).

    México presenta carencias y áreas de oportunidad. En políticas y la legislación, tiene un bajo puntaje tanto en variables específicas de AV, como en las generales. Carece de reglamentos aparentes sobre las limitadas pruebas de AV en carreteras públicas. La condición económica y política actual del país crea barreras para tomar acciones que permitan adoptar los AV en un futuro próximo. 

    De igual forma, cuenta con los puntajes más bajos en asociaciones industriales, centros de investigación y desarrollo para AV, patentes e inversiones. En infraestructura, las carreteras reciben una calificación ligeramente inferior a la media en calidad, pero puntuaciones más bajas en otras variables. No hay pruebas AV activas, lo que contribuye a su baja calificación en la aceptación del consumidor.

    Las reformas energéticas actuales tienden a privilegiar la producción de petróleo y gas, algo que afecta a los AV, que son principalmente eléctricos. México enfrenta desafíos en materia de legislación, tecnología e infraestructura a fin de estar listo para los AV. Sin embargo, estas barreras pueden disminuir a medida que el país se integre más con EE.UU. y Canadá. 


    Ignacio García de Presno es Socio Líder de Asesoría en Infraestructura de KPMG en México, y se le puede contactar a través de asesoria@kpmg.com.mx