Botón de Boletín

BLOG DE EXPERTOS

  • Canadá y la UE explican con detalle el acuerdo de libre comercio para reducir los aranceles y abrir el acceso al mercado

    04 . agosto 2017
    Banderas UE y Canadá
    Después de mucho debate, la Unión Europea (UE) y Canadá aprobaron el polémico Acuerdo Económico y Comercial Global (AECG).

    Mientras que algunas partes del acuerdo en materia de inversión extranjera directa aún requieren la aprobación de los gobiernos individuales, un proceso que podría tardar años, el AECG pronto tendrá beneficios tangibles para ambas entidades.

    Tal vez el mayor impacto será por la reducción de los aranceles. Actualmente, sólo el 25 por ciento de las líneas arancelarias que se mueven de Canadá a la UE son libres de impuestos; bajo el AECG, el 98 por ciento de las líneas arancelarias quedan libres de impuestos, con un 1 por ciento adicional en vías de obtener el estado de exención de impuestos durante los próximos siete años.

    Un ejemplo notable es la eliminación de aranceles a los automóviles y una reducción de 4.5 por ciento a los aranceles sobre refacciones relacionadas, lo cual ha hecho que la UE y los fabricantes de automóviles canadienses reconsideren sus mercados objetivo y cadenas de abastecimiento.

    El comercio agrícola entre los dos organismos también logrará un gran impulso. Los aranceles no son lo único que está cambiando; los límites comerciales de algunos productos también se incrementarán.

    Por ejemplo, la cantidad de exportaciones de queso de la UE a Canadá se duplicará. En retribución, las exportaciones canadienses de productos agrícolas tales como la carne de cerdo, la carne de res y el trigo se incrementarán por etapas en los próximos años.

    De especial interés para el sector de la logística es el hecho de que el AECG incluye un lenguaje específico para reducir las restricciones al transporte marítimo, creando un mercado libre más justo. “Un comercio cada vez más fluido significa más y mejores operaciones de transporte marítimo, siendo el flete el principal vector del comercio”, señaló Patrick Verhoeven, secretario general de la Asociación de Navieras de la Comunidad Europea, en una declaración pública.

    “El importante acuerdo también garantiza el libre acceso al mercado en cuanto a los servicios de transporte marítimo internacional. Este acuerdo es uno de los primeros en abrir condicionalmente algunos servicios de buques alimentadores, transporte de contenedores vacíos y dragado”. 

    El acuerdo también abre los mercados de compras gubernamentales nacionales, provinciales y locales de Canadá a los proveedores de la UE, un mercado valorado en más de 3.3 billones de dólares anuales. Esta decisión está haciendo olas porque es algo que Canadá nunca había consentido antes en un acuerdo comercial.

    “Si tenemos éxito, el AECG se convertirá en el modelo de todos los acuerdos comerciales ambiciosos futuros”, comentó el primer ministro canadiense Justin Trudeau en un discurso ante el Parlamento Europeo. “Si no lo tenemos, podría muy bien ser uno de los últimos acuerdos”. “No hay duda de ello, este es un momento importante”, añadió.