Botón de Boletín

BLOG DE EXPERTOS

  • La Felicidad del Gerente Logístico

    La Felicidad del Gerente Logístico

    ¿Por qué un gerente logístico debe sentirse feliz? ¿Qué implicaciones tiene la felicidad en la gerencia de una empresa de logística? En tiempos en los que el Neuroliderazgo y su influencia en la productividad está tomando auge, es pertinente poner el tema sobre la mesa.

    Por: Logixtic *

    ¿Por qué debe sentirse feliz un gerente logístico? Por una cuestión de equilibrio, simplemente.

    La felicidad es un estado personal que se disfruta de forma individual y que trasciende como sentimiento personal a quienes nos rodean. La felicidad también es una decisión del individuo que afecta y también es afectada por el colectivo en el que nos movemos. Las acciones individuales generan consecuencias directas sobre nuestro estado de ánimo y en consecuencia sobre nuestra felicidad.

    Para los cargos como gerentes, encargados de operaciones, responsables ejecutivos, directores, o en general, las personas que ocupan puestos de mando, responsabilidad y confianza en la cadena de suministros, deben guardar su equilibrio entre la búsqueda de los resultados ante el exigente trabajo y el cuidado de la vida personal, para lograr una felicidad balanceada.

    La responsabilidad que tienen estos cargos demanda una alta dosis de concentración; las extensas jornadas que involucran los asuntos operativos por resolver, los asuntos con el personal de base y los temas de cuidado financiero, deben estar mezclados con tiempo de calidad para el mismo ejecutivo y para su familia. Lograr este equilibrio debe ser el objetivo. Bajo este argumento es que debe comprenderse la palabra felicidad, la cual acaba siendo una recompensa y no un fin en sí mismo. Ciertamente, no es tan fácil lograrlo como pudiera parecer escribirlo y leerlo, sin duda representa todo un reto. 

    ¿Cómo es la personalidad de un gerente feliz? Es una persona que practica la sana medianía; observa las circunstancias objetivamente, sin polarizarse en extremos; practica la bonhomía, haciendo el bien; se complace en la virtud; no se deja elevar ni abatir por la fortuna, ni por la posición de mando; no se coloca en contravía por las circunstancias adversas. Una persona con estas características se vale de cinco herramientas prácticas, las cuales describimos a continuación, esperando sean de ayuda para nuestros gerentes lectores.

    1. Desarrollar el ¨Efecto Pigmalión”, moldeando la figura ideal, para que cobre vida.

    El efecto Pigmalión, en psicología y pedagogía, se refiere a la potencial influencia que tiene una persona con relación a otra, según la cual ejerce un efecto directo en el rendimiento de esta última. Supone por tanto, algo importante a conocer y estudiar para los profesionales del ámbito logístico. En el relato de la mitología griega, Pigmalión se encontró con Afrodita, quien conmovida por el deseo del rey escultor, le dijo: "mereces la felicidad, una felicidad que tú mismo has plasmado. Aquí tienes a la reina que has buscado. Ámala y defiéndela del mal". Y es de esta forma que la estatua de Galatea se convirtió en humana.

    El efecto Pigmalión se puede crear a partir de las siguientes premisas:

    • Conózcase a sí mismo. Casi todo se fundamenta en el ejemplo y prestigio. El renombre, la concentración, la asertividad y la credibilidad del líder son cualidades que constituyen el cimiento de los equipos cohesionados; los subalternos lo reconocen en virtud de la observación y los comentarios colectivos.
    • Moldee la felicidad colectiva. Como líder, usted debe articular las condiciones mediante las cuales una persona o un equipo consiga lo que se propone. Su deber como líder es preparar a su personal, sobre la creencia de que puede conseguirlo, y proporcionarle las herramientas apropiadas.
    • Plantee metas claras y posibles. Las metas y expectativas deben ser reales, con base en el rendimiento y objetivos concretos, de manera que la forma como se conduzcan los equipos, determine el éxito.
    • Trace el horizonte. Establezca metas reales y cúmplalas. Los humanos generalmente nos motivamos por los anhelos; establezca expectativas que inciten a las personas a actuar para que las cosas sucedan. Al hacerlo, mantenga la cohesión en el equipo, no se aísle ni suelte a los integrantes del mismo; además, vaya corrigiendo en el camino las cargas.
    • Use siempre lenguaje positivo. Las expectativas del líder se reflejan en el desempeño de sus colaboradores: “Sé que puedes hacerlo”, “siempre creí en ti”, “vamos a lograrlo”.

    Si usted no está plenamente convencido; si usted no esta planamente preparado, si sus actos de liderazgo no son consecuentes con sus palabras, si sólo propone y habla sin ejecutar, entonces su equipo no logrará las metas y obtendrá el efecto contrario. La indecisión, la incertidumbre, la carencia de preparación, el miedo y la falta de sinceridad son evidentes, no se dicen pero se ven, estos sentimientos se transmiten con los hechos. 

    2. Entender el entorno: Como gerente de logística, usted debe desarrollar habilidades y utilizar herramientas para lograr la felicidad, fundamentalmente basándose en el entendimiento preciso de cuatro entornos:

    • El entorno de los dueños. Ya sea que su empresa tenga dueños o que usted sea el dueño empresario, debe tener claro cuál es la meta que hace feliz al propietario: la utilidad. No vaya en contra de esta premisa.
    • El entorno operativo. Usted debe conocer perfectamente el entorno operativo interno y cada centímetro de su espacio “vital”; conozca también la calle, las vías y los riesgos probables alrededor de su operación logística.
    • El entorno del subalterno y su forma de interactuar con el equipo. Existen tres aspectos claves para configurar equipos de alto rendimiento: 1) El respeto por el otro, por el conocimiento individual y colectivo -la única forma de llevarlo a cabo es socializando con el equipo, los gerentes o directores operativos de escritorio tienen vida corta-; 2) La admiración por el equipo y por sus individuos –aspecto que pone en marcha el mecanismo de aprendizaje colectivo, contagiando el entusiasmo, la pasión, la alegría y el reconocimiento permanente-; y 3) Afecto profundo por el equipo y la pasión por lo que se hace a diario -si este factor no existe, el equipo difícilmente se cohesiona-.
    • El entorno de la inteligencia emocional. Los hilos de la dirección o la gerencia son casi invisibles, se tejen con paciencia, se endulzan con preparación y sabiduría, se refuerzan con la dedicación y se disfrutan con el buen ejemplo. Hemos revisado casos en varias empresas, donde se reafirma que la inteligencia emocional, definida como la capacidad de ser feliz y de compartir con otros, es tan importante para el éxito profesional como un doctorado en Logística. Bajo el paraguas de la inteligencia emocional caben temas tan diversos como la capacidad de motivarse a sí mismo, el conocimiento interno del individuo, la autoconfianza, y en general, la posibilidad de manejar el balance entre tener una vida personal y lograr resultados en el trabajo.

    3. Construir y moldear las herramientas de medición logística: Los Indicadores de Gestión son el futuro del juego logístico y la forma más apropiada de darle seguimiento a las actividades claves del negocio. De esta manera, un indicador es una herramienta que muestra indicios o señales de una situación, actividad o resultado. La literatura es abundante respecto a la construcción de indicadores de gestión, no obstante son principalmente tres los aspectos claves para construir unos indicadores apropiados:

    • Debe proporcionar información de manera simple, precisa y sin ambigüedad. No más de cinco indicadores por área operativa.
    • Un indicador es una herramienta cuantitativa o cualitativa que muestra indicios o señales de una situación, actividad o resultado; brinda una señal relacionada con una única información.
    • Los indicadores tienen un objetivo concreto, y dado que éste es único, la información relacionada con el indicador es única.

    Existen varios modelos disponibles tales como: Indicadores de gestión KPI´s, Cuadros de mando, Tableros de control,  Balanced Score Card, y muchos más; empero, para el gerente lo importante no es construir el indicador, sino reconstruirlo o desarrollarlo rápida o automáticamente en cada ciclo de tiempo, pues hemos de recordar que este ejercicio es cíclico, interpretativo a movilidad del tiempo, repetitivo en el cálculo, y su uso es a mediano plazo.

    4. Ahuyentar a los enemigos: Permanezca alerta respecto a sus principales enemigos: la falta de preparación y la procrastinación. El líder de logística es disciplinado y madura sus buenas prácticas. El gerente de logística ha de despreciar las cosas azarosas y los juegos de la suerte, y complacerse en la virtud, o bien contener una fuerza de ánimo invencible, mezclada con una fuerte dosis de conocimientos técnicos, experiencia y serenidad; sus actos han de apelar al humanismo y al cuidado de los detalles. Y si acaso cree que ya lo sabe todo, habrá de buscar los nuevos documentos disponibles en varios idiomas, y mantenerse actualizado.

    La procrastinación o postergación es un trastorno de la voluntad del comportamiento que tiene su raíz en la asociación de la acción por realizar con el cambio, el dolor o la incomodidad (estrés). El término se aplica comúnmente al sentido de ansiedad generado ante una tarea pendiente, sin tener fuerza de voluntad para concluirla. El acto que se pospone puede ser percibido como abrumador, desafiante, inquietante, peligroso, difícil, tedioso o aburrido… en pocas palabras, estresante, por lo cual se puede caer en la autojustificación de su postergación. Si usted ve asomarse a este enemigo, elimínelo de inmediato.

    5. Cultivar el propio talento: A lo largo de estos años, orientando y recuperando operaciones de logística, nos han preguntado mucho por recetas, postulados, leyes o landmarks para sacar adelante operaciones de logística. Tristemente no hay un recetario único, porque virtuosamente esta disciplina del conocimiento siempre es diferente en función de las condiciones operativas, la variedad y la cantidad de los recursos disponibles, entre otros aspectos. Sin embargo, si usted considera cubiertas las cuatro anteriores bases, esta última, -la quinta herramienta- le permite a un gerente de logística ser una nueva especie de alquimista operativo, que trabaja intensamente para producir una espagiria con los ingredientes disponibles del conocimiento y la intuición.

    El ejercicio consiste en que las herramientas anteriores se observen y parametricen en la mente del gerente logístico, ya que es el propio destino el que se encarga de repartir las cartas situacionales. Éste debe estar preparado para hacer sus jugadas de la manera correcta, con práctica, coraje, estudio constante, observación detallada, practicando la honestidad en las transacciones, el buen propósito en las operaciones, la cooperación, la renovación y reinvención permanentes con metas claras.

    Estas virtudes, capacidades y cualidades son las que permiten que se teja una delgada e invisible red de talento entre el gerente y los miembros de su equipo; circunstancia que permite el éxito de las actividades diarias, así como el surgimiento de nuevas posibilidades a nivel práctico; es decir, si de “suerte” hemos de hablar, hablemos entonces de suerte forjada con esfuerzo y trabajo, aquélla que se origina desde el talento.


    * "Logixtic” es el nombre del equipo estratégico para la gestión de felicidad de Grupo Rayuela MX, operador logístico especializado en cadena fría, el cual integra el conocimiento colaborativo y la tecnología sobre sistemas de información, enfocados en la cadena de suministros y operaciones especializadas de logística. Logixtic es un término que fusiona a la palabra “logística” el vocablo “Ix” que significa mago en maya. A este equipo se le puede contactar por medio de: Gerencia@gruporayuelamx.com