Botón de Boletín

BLOG DE EXPERTOS

  • Southamerica Logistics: La integración es la clave

    13 . diciembre 2017
    Logística en sudamérica

    Dadas las complejas cuestiones a enfrentar respecto al desarrollo y la calidad de los servicios, el enfoque integral es clave. En todos los países con mejor desempeño logístico se observa una estrecha colaboración entre los sectores público y privado.

    El comercio internacional y la logística están integradas por sí mismas; por lo tanto, si no integramos cada uno de los factores que los componen, en muy poco tiempo quedaremos afuera del mercado.

    Pero para integrarse hace falta despojarse de hegemonías, envidias, egoísmos, dogmatismo, entre otros aspectos que sólo han ampliado la brecha entre las naciones latinoamericanas, frenando el crecimiento, cuando por tratarse de un continente agroalimentario por excelencia, deberíamos entrelazar estrategias para beneficios recíprocos.

    Las cadenas, cualquiera que sea su naturaleza, están sujetas al riesgo de quiebre en cualquiera de sus eslabones; y normalmente ocurre en el menos esperado, y las cadenas logísticas no son la excepción. Pero, ¿qué pasa si integramos? Cualquier resultado sería positivo.

    ENTONCES… ¡INTEGREMOS!

    Partamos del siguiente parámetro: Alemania lidera el ranking del desempeño logístico global compuesto por 160 países; su puntación de 4.23, es la mejor en la escala 1-5 del Banco Mundial, por lo que su rendimiento puede ser considerado como el máximo a alcanzar (100%).

    A ella le siguen: Luxemburgo 4.22 (99.8%); Suecia 4.20 (99.3%); Holanda 4.19 (98.8%) y Singapur 4.14 (97.4%). Ahora, veamos el desempeño logístico de los países sudamericanos –porción territorial que nos ocupa abordar en este espacio–.

    El mejor situado es Chile, en el puesto 46, con 3.25 (69.7%); le sigue Brasil, en el lugar 55 con 3.09 (64.7%); Uruguay, en el 65, con 2.97 (61.2%); Argentina, en el 66, con 2.96 (60.08%); Perú, en el 69, con 2.89 (58.7%); Ecuador, en el 74, con 2.78 (55.1%); Colombia, en el 94, con 2.61 (50.0%); Paraguay, en el 101, con 2.56 (48.4%); Venezuela, en el 122, con 2.39 (43.1%); y Bolivia, en el 138, con 2.25 (38.8%).

    El mejor país de la región, Chile, se encuentra casi un punto más abajo que el mejor (Alemania), con 30.3% menos de rendimiento, en medio una brecha de 44 países. Y un dato más, es uno de los países de sudamérica situados en el Pacífico.

    Si observamos por el Atlántico, encontramos a Brasil como el segundo mejor calificado y el más destacado en esta porción oceánica; éste se encuentra 1.14 puntos por debajo de Alemania y 0.16 de Chile (en la misma región). Mientras que su rendimiento logístico es 35.3% menos que el primero y 5.5% por debajo de Chile. La brecha con este último está separada por 9 países. Este resultado es el claro ejemplo de la desintegración regional.

    La integración de la Unión Europea, con todos sus ajustes que aún requiere, funciona y se desarrolla apoyada en las potencialidades de cada una de las naciones que la integra. Otras naciones se favorecen directa o indirectamente de la misma, sin formar parte.

    Su sistema logístico se permite el lujo de establecer acuerdos para afianzar y construir nuevos corredores de cargas, sin importar dónde se encuentre el mercado o el socio estratégico, como lo proyectan el tren China-Madrid o China-Francia; e incluso, con esta actitud se potencia el histórico corredor de la “ruta de la seda”. Estamos mencionando recorridos de más de catorce mil kilómetros, atravesando muchas naciones, con sus muchas diferencias.

    En contra partida, nuestra región sudamericana busca establecer acuerdos con diversos bloques comerciales, en especial con aquéllos que demuestran potencial y están enraizados internacionalmente; sirvan de ejemplo: Mercosur, con la Alianza del Pacífico, y Unasur, con la Unión Europea, entre otros tantos.


    LOS PAÍSES CON MEJOR DESEMPEÑO, POR GRUPO DE INGRESO

    • INGRESO ALTO
      • Alemania
      • Luxemburgo
      • Suecia
    • INGRESO MEDIANO-ALTO
      • Sudáfrica
      • China
      • Malasia
    • INGRESO MEDIANO-BAJO
      • India
      • Kenia
      • Egipto
    • INGRESO BAJO
      • Uganda
      • Tanzania
      • Ruanda

    La noticia es que las buenas intenciones y entregas incondicionales de una u otra nación, no son suficientes para alcanzar tremendos acuerdos; pese a estar considerados como “los productores agropecuarios potenciales, para alimentar al mundo”.

    Para lograr esos acuerdos, nuestra región de América del Sur se topa con varios de los aspectos mencionados en el segundo párrafo de este artículo, y para contrarrestarlos necesitamos contar con un consenso, que supone desarrollar competencias de conciliación (coo-petencias), de transparencia, de inclusión social, de una urgente y necesaria construcción de políticas públicas. El sistema logístico sudamericano lo amerita.

    A modo de ejemplo, observemos el gráfico que nos presenta el Banco Mundial, quien nos comunica lo siguiente: “En los últimos seis años, los diez países con mejor desempeño, entre los que se incluyen actores dominantes en el sector de la cadena de suministro, han sido prácticamente los mismos.

    Las economías de ingreso bajo peor clasificadas suelen ser países sin litoral, pequeños Estados insulares o países que salen de un conflicto. Sin embargo, por primera vez en la historia de los inform es de Connecting to Compete, los países sin litoral ya no se encuentran automáticamente en desventaja, como lo muestra el desempeño de Ruanda y Uganda, que se han beneficiado de iniciativas coordinadas a nivel regional, para mejorar los corredores comerciales”.

    “Para alcanzar un buen des empeño logístico, es importante mejor ar la confiabilidad de las cadenas de suministro que vinculan las economías con los mercados. En los país es que sufren más restricciones, las necesidades se centran en fortalecer la infraestructura o introducir mejoras esenciales en la gestión de las aduanas y las fronteras”, afirma el Departamento de Prácticas Mundiales de Comercio y Competitividad del Grupo Banco Mundial.

    “Los países con buen desempeño logístico deben abordar diversas cuestiones complejas centradas en el desarrollo y la calidad de los servicios. Y en todos los países con el mejor desempeño se observa una estrecha colaboración entre los sector es público y privado, en la creación de un enfoque integral en materia de logística eficiente.

    Hoy en día, las políticas de logística no se limitan únicamente al transporte y la facilitación del comercio, sino que forman parte de una agenda más amplia que también incluye servicios, desarrollo de las instalaciones, infraestructura y planificación espacial ”.

    Las prioridades de la agenda logística se modifican constantemente, debido sobre todo, a que la desaceleración y aceleración del crecimiento comercial genera presión sobre el sector de logística para reorganizar sus redes e innovar.

    Las políticas referidas al desempeño logístico ya no se centran tanto en las dificultades relacionadas con la facilitación del comercio y el transporte en las fronteras, sino más bien en los problemas internos de desempeño.

    Asimismo, el sector de logística y el sector público deben encarar desafíos importantes, como la necesidad de aumentar los niveles de aptitudes y competencias, y adaptarse a un ritmo de crecimiento. Actual mente, la gestión del impacto y la sostenibilidad de la cadena de suministro constituyen máximas prioridades.

    En nuestro próximo artículo presentaremos un ejemplo concreto sudamericano y potencialmente observado en el mundo; con el propósito de graficar cuán necesario es integrarse, para alcanzar un objetivo común que contribuya a un real beneficio regional.  

     

    DESCARGA EL ARTÍCULO EN FORMATO PDF