Tecnología RFID es un importante eslabón en la cadena de frío

enero 11, 2017 - Por Fany Palafox
204 0

El mercado de productos frescos siempre ha sido un negocio rentable, sin embargo, esa rentabilidad depende de la calidad y frescura con la que se logre colocar el producto en el mercado. No hay competencia más directa que la que enfrentan dos productos exhibidos en el mismo lugar, uno junto a otro. La decisión final de compra será basada en la apariencia del producto.

Si bien los casos de éxito motivan, los casos de fracaso enseñan. De las historias que más recuerdo durante mi primer acercamiento al sector primario, fue la que me compartió un gran productor de aguacates.

Él me contaba que una vez que había logrado alcanzar cierto nivel de producción y posicionamiento en el mercado local, pensó que el siguiente paso sería el de exportar su producto a Europa, así que después de un arduo trabajo de negociación, logró cerrar un trato con un comprador en Francia.

Muy motivado, hizo la selección de su mejor fruta, la empacó cuidadosamente y envió su embarque partiendo de Lázaro Cárdenas para cruzar por el canal de Panamá y volver a subir hacia el país de destino.

Pero, desafortunadamente jamás consideró que empacar en cámaras de refrigeración no es suficiente para mantener su producto en buen estado; después de varios días de traslado, las cámaras de refrigeración no pudieron evitar la maduración del producto y por ende, que llegara a su destino con una pérdida total del embarque.

Fue en ese momento, que entendió que la cadena de frío requiere de procesos logísticos a un nivel de experto, y que una excelente calidad puede ser mermada si no se consideran factores externos a la producción, como la humedad y la temperatura del ambiente.

CINCO BENEFICIOS DE LA TECNOLOGÍA RFID EN LA CADENA DE FRÍO

Una misma etiqueta permite monitorear en tiempo real la ubicación y condiciones del producto.
Aunque el producto se encuentre en su almacén, en traslado o en su destino final, es posible continuar con el registro de las fluctuaciones de temperatura por las que ha sido expuesto.
Permite tomar decisiones oportunamente sobre mercancía específica; por ejemplo, dar salida primero a los productos que tengan menor vida útil, en vez de aplicar el rudimentario método de despachar por secuencia de entradas (FIFO).
Si se opta por embeber la etiqueta en un embalaje secundario, es posible reutilizarlas una vez que el producto haya concluido su recorrido, reduciendo así los gastos por insumos.
Es una ventaja competitiva que permite garantizar a los socios comerciales que su producto aún conserva las propiedades naturales, lo cual incrementará la confianza y preferencia en su producto.

El mercado de productos frescos siempre ha sido un negocio rentable, sin embargo, esa rentabilidad depende de la calidad y frescura con la que se logre colocar el producto en el mercado.

Probablemente no exista competencia más directa que la que enfrentan dos productos exhibidos en el mismo lugar, uno junto a otro, y donde la decisión final de compra será basada en la apariencia del producto.

Toda cadena de suministro tiene su grado de complejidad; sin embargo, en las cadenas de frío es necesario tener una gran confianza en cada uno de los integrantes involucrados en la cadena, pues en el momento que pierdes visibilidad del producto, cuando ya es responsabilidad de tu socio y aunque tus intereses aún se vean afectados, no queda más que confiar en que tendrán el correcto manejo y almacenamiento durante su trayecto hasta llegar al consumidor final.

Productores y comercializadores de productos frescos, cárnicos, pescados, medicamentos, vinos, entre otros, saben que el menor descuido en el control de la temperatura y la humedad puede ocasionar la deshidratación del producto, pérdida de peso, marchitamiento o la reactivación del desarrollo de microorganismos que provocan su descomposición más temprana, lo cual se traduce en pérdida de dinero.

LA TECNOLOGÍA RFID

Las etiquetas de radiofrecuencia han servido en diversas industrias para identificar y dar seguimiento de forma única al producto o pallet que lo contenga, mediante su chip UHF-RFID, etiquetas que permiten tener mejor control dentro de toda la gestión de la cadena.

Dentro del sector, y en el mundo de los negocios en general, lo importante no es lo que sabes, sino lo que puedes comprobar, los datos duros son lo que determinan si se acepta o rechaza un embarque.

Tradicionalmente, la temperatura de la mercancía se mide en distintos momentos parciales de la cadena de frío, dejando fuera de visibilidad lapsos como el embarque, algunos traslados, los desembarques y tiempos de espera.

Bajo la ideología de que no se puede controlar lo que no se mide, desde el año 2004 la tecnología de RFID incluyó en el diseño de sus etiquetas unos sensores que permiten el monitoreo, registro y documentación continua de las fluctuaciones de temperatura y humedad a la que se expone un producto, permitiendo generar alertas en tiempo real cuando un producto se aproxima a alguno de sus límites preestablecidos, y así responder oportunamente con acciones preventivas que aseguren la calidad del producto, y por ende, la reducción de merma.

Aunque para algunos es considerada como una tecnología costosa -y definitivamente encontraremos diversos precios en el mercado según las características y propiedades de las etiquetas- los beneficios que brinda la tecnología RFID en control de productos y reducción de merma, la convierten en una opción muy viable que blindará su cadena de suministro.

La próxima vez que tenga en sus manos el reporte de ventas y mermas de su producto, pregúntese ¿cuánta “frescura” le está costando tus procesos logísticos actuales?

Fany Palafox es especialista en Proyectos de GS1 México y se le puede contactar por medio de Mario A. Esparza, mesparza@ gs1mexico.org

Escrito por Fany Palafox
mesparza@ gs1mexico.org

Tags

PARTICIPA CON NOSOTROS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *